sábado, 12 de enero de 2008

Toda una experiencia en compras

El día de hoy era un sábado normal y después de desayunar pintaba medio aburrido, así que mi hermana propuso una ida al cine. A veces no me emociona porque implica estar sentados y a mi se me antojaba mas caminar, moverme. Entonces mi hermano, de 18 años, nos dijo: "acompáñenme al Chopo a comprarme una camiseta". Yo dije "Sale, ¿por que no?" porque recordé que ese lugar es un un tipo mercado sobre rudas o ambulante que se pone de manera informal sobre las calles del centro de la ciudad y podría ser un buen pretexto para salir, caminar y desaburrirnos.

Entonces me dije: -pues me voy así como estoy, con mi pans Wilson, una camiseta blanca, una chamarra de mezclilla (denim) y mis zapatos tenis-. Con una banda en el cabello ya estaba lista en 5 minutos y les dije que los esperaba en la sala.

En eso me ve mi hermano y me dice: -¿Te vas a ir así?- y pues yo dije -si, ¿que tiene?- y me dijo:-¡no!, esperame- y me saca una camiseta desteñida, holgada con un estampado feo que porsupuesto rechazé. Entonces me dijo, -no, es que así no es la onda-.

Entonces......... ¿¿¿¿¿¿¿¿Cuál es la onda????????

A mis tres décadas me sentí de otra época.

La onda consistía en ir toda de negro, fachosa, incluso, si quería, sin arreglar. Algo me sorpeché. Subí a buscar entre mi ropa y tenía una playera negra con un estampado de un comic y me la puse. De momento mi aspecto era más obscuro y creo que logré el objetivo porque mi hermano ya no me dijo nada. ¿Como ven?, mi hermano menor me manda a cambiar.

Cuando llegamos al lugar entendí todo. Habíamos llegado al tianguis cultural del Chopo (Según Wikipedia del náhuatl "tianquiztli" significa mercado entre los habitantes de los pueblos de mesoamérica. Era establecido en periodos determinados, en donde se reunían los vendedores de los pueblos de los alrededores para ofrecer sus productos en una plaza). Un lugar muy conocido en la Ciudad de México pero que yo nunca había visitado. Les anexo una foto.



Dejamos el auto en un estacionamiento y cada vez que nos acercábamos se sentía el ambiente dark. Me empezó a dar miedo pero me aguanté. Definitivamente no era mi lugar y sentía que con la mirada estaba invadiendo el espacio de alguien más.

No se pueden imaginar la cantidad de gente diversa que pude encontrar. Mis ojos no se dejaban de asombrar a cualquier lado que miraba. ¡Que gente!, ¡que ropa!, ¡que cosas!, toda una expriencia para contar. Le pedí mi hermano que me dijera que corrientes se manejaban en ese lugar. Por supuesto, mis hermanas se burlaron de mi. Después me dijo que ahí cohabitaban punks, rockeros, darketos, skatos, etc. Tal vez sea mucho más complejo pero intento explicarlo lo mejor que puedo. Es un lugar diferentísimo en pleno corazón de la ciudad-

Es ahí donde entendí esa frase popular de sentirse como arrocito en el fijol, bueno, aunque aquí no hay buenos o malos, así que también podría ser "como frijolito en el arroz". Que bueno que mi hermano me pidió que me cambiara un poco, me hubiera sentido ridícula con un aspecto de que no mato ni una mosca porque la mayoría de los hombres y mujeres usan ropa negra, largas gabardinas, cabellos parados, rastas, botas, cadenas, etc.

No quiero poner más imágenes del lugar porque mi blog es más bien "fresa" y puede desentonar con lo que suelo subir, pero hay infinidad de información al respecto, imagenes también, y aquí les incluyo una que encontré: http://www.esmas.com/cultura/identidades/99742.html es una cosa fuerte para quienes no salimos de nuestro huevo, pero no por eso malo. Creo.

3 comentarios:

Roberto dijo...

En Buenos Aires también hay lugares así, digamos medio marginales, y los hay de varios tipos diferentes.
Lugares para hacer compras de mercaderías falsificadas, lugares para comprar discos hechos en el garage de la casa, lugares de la cultura punk, etc. El problema es que, de vez en cuando, se arman grescas violentísimas y, la verdad, mejor no andar cerca. Por lo demás, el 99 por ciento de la ciudad es bastante tranquila y, entonces, ¿para que meterse en líos?

Cristian Fieiras dijo...

Hoy pase por retiro y en la villa 31 habia una feria, muchas cosas truchas o robadas, obiamente baratas pero debe ser dificil saber si se vuelve de ahi

un saludo

Cristian

Myriam dijo...

Hola, gracias por sus comentarios, sabía que este post podría ser un poco polémico, de hecho, no es del tipo de cosas de las que me encanta escribir, pero lo hice porque fue una experiencia mucho muy interesante ya que me hizo entender que el mundo es mucho más grande de lo que, por lo menos yo, creía. Hay infinidad de tipos de gente y de pensamiento, y aunque lo oscuro es fácilmente relacionable con lo malo, por lo menos creo que puede haber numerosos casos que rompan con el esquema y que aporten algo bueno a la sociedad aunque sea de una manera poco ortodoxa. Por lo menos en ese lugar el ambiente no es tan tenso, es más bien de convivencia y de intercambio cultural pero siempre hay que tener precaución de no involucrarse tanto en algo que definitivamente para mi si es desconocido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...