sábado, 2 de febrero de 2008

Regresando al buen camino

Durante todo el día de ayer pude controlar muy bien lo que me comí, todo fue ligero, incluí vegetales y logré irme a la cama sin cenar. En la mañana noté nuevamente que mi estómago se había desinflamado y pude sentir las costillas que todavía hace medio año no sabía que tenía.
Pero para el desayuno mi mamá hizo una comida típica de México que se come específicamente en este día que básicamente es un rollo de masa de maíz con carne y salsa verde picante. ¡Uf! empezamos con problemas aunque la verdad estaba delicioso, y también tomé atole de nuez, muy rico por cierto. Con esto está de más decir que eso fue lo que desayune aunque tambien incluí la fruta y ¡aaah! me vino ese sentimiento de gordura que no me deja en situaciones como esta.

En eso mi hermana sugirió ir al medio día a caminar a un lugar muy bonito en Coyoacán donde la gente asiste a hacer ejercicio de manera profesional o amateur. Yo ordinariamente hago ejercicio en mi casa en con una caminadora que adquirí hace ya casi un año, pero a veces lo dejo por temporadas, de todos modos yo siempre camino mucho debido a que la zona céntrica de la ciudad donde estudio no es muy grande y a todos lados se puede llegar caminando, así que no tuve problema en recorrer dos veces el circuito de ese lugar, partes corriendo y partes caminando. Les incluyo una foto que encontre en Internet del lugar, no soy yo ninguna de las personas en la imagen pero me gustó porque así es exactamente el aspecto comun de ese lugar, exacto como estaba este medio día.

Inmediatamente después de empezar a correr el cuerpo responde de una manera fabulosa: las mejillas toman un color rosado, los poros de la cara respiran, las mejillas se contraen y las articulaciones del cuerpo están al cien. Creo que ese es mi estado físico ideal y me he prometido ya no dejarme envolver por la rutina y la flojera y hacer ejercicio. Tengo que perder un poco más de peso para finalmente sentirme felíz, además prometimos regresar mañana y pasado, después ya no, pues voy de regreso al estudio, pero aunque no está tan bonito el panoarama, en mi casa voy a desquitar el gasto que hice en la caminadora y seguir poniéndome en forma.
Pero el día aún no termina. Al rato iremos a comer a un restaurant para festejar a mi hermano y vamos a comer un platillo mexicano, especificamente de Monterrey llamado "cabrito", es la cosa más exquisita que se imaginen, así con carne suavecita, salsas y tortillas, supongo yo que alguna bebida y postre, ¡Noooooo!. Así como más o menos dice Roberto Carlos en una de sus canciones: "todo lo bueno que nos gusta de la vida casi siempre es ilegal, inmoral o engorda......."

4 comentarios:

Marcelo Ribeiro dijo...

oi Myrian, tudo bem? ACredita que somente agora, depois de muito tempo sem olhar para a fase inicial de meu blog, foi que vi sua mensagem? Vim aqui para agradecer e convidá-la a sempre estar por lá, afinal de contas, é disso que vivem as aspirações poéticas.

beijos

Myriam dijo...

Muito obrigada Marcelo, você e bem-vindo no meu blog. Eu vou depois ao seu que tem muitas coisas boas pra ler.

Gamar dijo...

Trilingüe!!!

Myriam dijo...

¡Jajaja! qué observador Gamar :)

Estudié un tiempo portugués y como no es tan diferente ni tan difícil de pronunciar, se me quedó grabado lo básico. Quizá ya he olvidado vocabulario pero me sé muchas en canciones en portugués ¿te canto alguna? :)

¡Beso!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...