martes, 4 de marzo de 2008

Los mejores momentos no se planean

El día de hoy, después de toda una mañana de trabajo, me invitaron a ir al cubículo de uno de mis compañeros porque era su cumpleaños y su novia le llevó un pastel para festejarlo así que mi compañera y yo nos quitamos los guantes de laboratorio, nos lavamos las manos y fuimos. Entramos cantándole una canción de cumpleaños y yo, porsupuesto, tomando fotos. Afortunadamente este día traje mi cámara para tomar fotos de mi experimento y me sirvió perfecto para la ocasión.
En ese momento empezamos a hacer llamadas y de repente ya se había hecho una pequeña reunión en el lugar. Entre todos se empezó a hacer el ambiente, platicamos, reimos y quedamos en reunirnos la próxima semana... y la que sigue también.
En fin! creo que tampoco me puedo quejar, tengo un grupo de compañeros muy bueno, todos nos hablamos, nos divertimos y creo que incluso podría hablar que hay una amistad y tal vez hasta solidaridad entre todos.
Aquí les muestro unas fotos que tome hace apenas un rato. A mi no me agrada tanto como salgo, sobre todo porque, pequeño detalle, no me quité la bata de trabajo, pero bueno, si a ustedes no les molesta, a mi tampoco. Espero que les gusten las fotos.

El festejado (Mitsuo) y su novia.

Partiendo el pastel.

Mis compañeros Memo (de blanco), Mitsuo y Manuel (es de otra generación pero estudia lo mismo).


Yo, demostrándole al mundo entero que el trabajo despeina.

2 comentarios:

Roberto dijo...

Myriam, ¿piensas festejar de algún modo el haber alcanzado las mil visitas en este blog?

Myriam dijo...

Si claro, bueno, todavía no he pensado en ningún evento :), tal vez con alguna reflexión al respecto estaría bien. Saludos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...