miércoles, 1 de octubre de 2008

Cada quien ve su propio arcoiris

Hace unas semanas un apreciado lector de mi blog me sugirió el tema de toda la física involucrada en la formación de los arcoiris, haciendo énfasis en el aspecto de la difracción de la luz visible. Ya me he documentado un poco al respecto y de entre toda la información que encontré, sucede que, efectivamente al final de cuentas, cada quien ve su propio arcoiris, es decir, no hay un único arcoiris y, aunque no voy a hablar sobre ese tema justo ahorita (pero sigo con la promesa de escribir al respecto), me doy cuenta que en serio las leyes de la naturaleza se cumplen en todas las escalas.

Concretamente, sucede que hay días en que los conflictos (que nunca faltan, por lo menos a mi no) nos superan. En mi caso, hay veces que llego a mi casa y sigo manoteando y gritando por algo que a mi parecer estuvo mal y que me afectó durante el día. En ocasiones me tardo bastante en relajarme y poderme dormir por seguir con el problema en la cabeza, y como seguido me suceden situaciones así, me he tenido que inventar un método para arreglar mi mundo cada vez que se desarregla y, dentro de ese mundo, tengo suficientes razones para volver a sonreir.

Por eso digo, que cada quien ve su propio arcoiris si es que lo quiere ver, si no, uno se puede quedar en el ambiente de mala vibra que mucha gente va dejando a su alrededor. Y es cuando me asaltan las dudas como por ejemplo: ¿por qué la gente hace lo que hace sabiendo que está mal, que daña o lastima a la gente?, ¿por qué hay gente descortés, o que hace mal su trabajo?, ¿por qué hay gente que deveras no sabe convivir con la demás?.

A veces quisiera tener una bola de cristal o algo parecido para saber en que estoy fallando yo y si es por eso que la gente falla a mi alrededor, quisiera saber que es lo que se debe hacer todos los días para que al final las cosas resulten de lo mejor, quisiera saber las mejores opciones que debo elegir y si las personas sienten o piensan lo que yo creo. Hay otras preguntas más pesadas como saber que es lo que mi familia espera de mi, que debo darles yo para hacerlos felices, con quien se debe relacionar uno, con quien hay que casarse: con quien te quiera, con quien quieras o si debe ser mitad y mitad (lo cual se me hace más difícil de encontrar), ¡que difícil! en serio que esta para mi es una temporada de desiciones y me quiebro la cabeza en saber que es lo mejor (pero no me voy a casar ¿eh?).

Mientras buscaré razones para seguir estando felíz, tratar de contestar sobre la marcha todas las preguntas que me agobian de rato en rato, y visualizar continuamente mi arcoiris, aunque ya se que al final no voy a hallar ninguna olla de oro, creo que ese tesoro serán las respuestas a mis dudas según se vayan resolviendo.

6 comentarios:

Roberto dijo...

Myriam, ¡qué bien escribes! verdaderamente, ¡qué bien! ¿No has pensado en escribir algo... digamos... profesionalmente?
Un saludo cordial desde lejos.

Myriam dijo...

Jejejeje, ¿lo dices en serio? quizá si me gustaría escribir algo, tal vez sobre introspección personal y pseudopsicología (y digo pseudo porque no soy una profesional en esa área).

Pero de que si me gustaría escribir algo, no hay duda, pero me tienes que prometer que por lo menos tu comprarías mi libro.

¡Saludos!

Roberto dijo...

Tal vez me lo podrías regalar..........?

jeje

Saludo cordial.

Myriam dijo...

Mejor hacemos el siguiente trueque:mi libro autografiado a cambio de una semana intensiva de clases de matemáticas y profesor en ayuda telefónica 24 horas durante esa semana ¿que te parece?. ¡Di que si! :)

Roberto dijo...

Puede ser... hay que arreglar los detalles... pero puede ser.
Saludos!

Víctor dijo...

Esta entrada tuya de hoy sería para comentarla largo y tendido.

En resumidas cuentas, mi opinión es que la conducta de los demás entra en esa categoría de cosas que escapan a nuestro control...y de las que, por tanto, no tiene mucho sentido preocuparse.

Claro que esto es más fácil decirlo, que hacerlo. Pero pienso que si haces un esfuerzo consciente y continuado por olvidar las actitudes negativas de la gente, al final puedes terminar olvidándolas de forma automática e inconsciente, y dejar de hacerte esas preguntas que planteas. Yo creo haberlo conseguido, más o menos...

Y gracias por lo de "apreciado", lo mismo digo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...