viernes, 10 de octubre de 2008

De vuelta en casa

Amigos ¡los extrañé! y me da mucho gusto estar de nuevo aquí escribiendo después de algunos días de no hacerlo debido al viaje que hice durante esta semana. Y mis sospechas fueron ciertas: estoy molida de cansancio y con unas ganas inmensas de no volver a viajar durante un medio año por lo menos, aunque este domingo lo tengo que volver a hacer para regresar al Instituto, pero estoy muy, muy contenta y con una cantidad increíble de anécdotas y situaciones vividas muy interesantes que aún no termino de asimilar del todo; pero de que este viaje me ha dado un nuevo concepto de las cosas, no hay duda.

El viaje estuvo muy bueno aunque desde el principio fue muy accidentado: pasamos de olvidar en un autobús los posters que íbamos a exhibir en el congreso (aunque después si los recuperamos) a correr a todo lo que daban nuestras piernas cuando casi nos deja un avión porque cambiaron la sala de abordaje, hablar en inglés fue algo de lo más intenso que viví pero también fue lo que más nos hacía reír cuando veíamos los esfuerzos que hacíamos para darnos a entender, también una noche estuvimos semi perdidas en medio de un barrio muy feo en Pittsburgh, viajamos en un autobús interestatal ¡horrible!, sucio y lleno de gente rara (prometo no volver a quejarme de los autobuses mexicanos que, comparados con esos, son unas bellezas) y para cerrar con broche de oro, asaltaron a mis compañeras y a un francés sutilmente y en nuestras narices sin que pudiéramos asimilar lo que estaba pasando.

Pero haciendo un balance de lo sucedido, fue una experiencia realmente buena que me dejará marcada de por vida: estuve en un verdadero congreso científico internacional, conocí lugares que sólo en fotos o tele sabía que existían, estuve en una universidad del 1er mundo, fuimos capaces de resolver todas las situaciones que se nos iban presentando, conocí gente de varias partes del mundo como unos vietnamitas mientras hacíamos una fila, hindús en el hotel, un paquistaní en una tienda, que por cierto me dio muy buenos precios y me decía que quería ser mi amigo y que quizá la relación podía llegar hasta el altar ¿¿¿??? (ya con eso mis compañeras tuvieron suficiente material con que hacerme burla durante un buen rato) y aparte me di cuenta de como es la vida y gente en EU ¡en fin! todo un abanico de situaciones muy interesantes que pretendo platicar brevemente aquí en el blog, aunque no creo posible acabar porque en serio que fue demasiado.

Pero voy a empezar y voy a poner algunas fotos de las 540 que tomé en los casi 5 días que duró el viaje.

Una de las salas de espera del aeropuerto internacional de la Cd. de México, donde esperé un rato la salida del avión que nos llevaría a Pittsburgh haciendo escala de dos horas en Detroit.


Llgando al aeropuerto de Detroit uno se encuentra en un pasillo padrísimo donde el color de las paredes cambia continuamente por un juego de luces que hacen de la experiencia de caminar, algo muy divertido.


Algunas imagenes del aeropuerto de Detroit, con su trenecito interno para mover más agilmente a los viajeros ¡sorprendente!

Le saqué foto a un café que tomé en ese aeropuerto mientras esperaba el avión que nos llevaría a nuestro destino final en Pittsburgh, Pennsylvania ya que me acordé de nuestro apreciado blogger-amiguito Javi ¿por qué habrá sido?.






Una vista de noche y varias de día de las ciudad de Pittsburgh vista desde nuestro hotel que se ubicaba en el Boulevard of the Allies. En las dos primeras se puede apreciar una torre que sobresale de todos los demás edificios, (una foto me salió chueca) más adelante les contaré de ese impresionante lugar. Aquí me quedó clara una cosa: que tantas películas no podían estar equivocadas ya que las casas de EU si son como ahí las retratan y tienen patios y garages traseros igualito que como las ve uno en la tele.

La Forbes Avenue, donde tomabamos el transporte para llegar al congreso y donde encontramos un lugarcito de comida mexicana que nos salvó de los subs, hamburguesas y comida china: el "Veracruz".



Un vistazo del exterior e interior de los autobuses públicos de EU, aquí no hay mucha diferencia a los de casi cualquier lugar en cuanto a su fisonomía, lo remarcable es que tenían una maquinita que "succionaba" los billetes con los que uno paga y además tienen un display luminoso donde se va indicando el nombre del lugar donde va haciendo paradas al mismo tiempo que una voz grabada lo dice para que a nadie se le pase su sitio de bajada.




Algunas calles del downtown de Pittsburgh, muy bonita zona y lugar de muchos grandes negocios, bancos, edificios de oficinas y restaurantes.

5 comentarios:

goooooood girl dijo...

Good good good......

Myriam dijo...

¡Hola goooood girl!, que bueno que te haya parecido bien lo que sea que haya sido :)

Saludos!

Víctor dijo...

Hola Myriam!

Me alegro de que hayáis superado bien esas incidencias que se os han presentado, y hayas vuelto contenta del viaje. Lo bueno de viajar no es sólo conocer otras formas de vida, sino también aprender a valorar las cosas buenas que tienes en casa...

Espero sobre todo las fotos de Nueva York, y una foto tuya arengando a los congresistas sobre las excelencias de los compuestos nanoestructurados.

Veo que al pakistaní le dejaste K.O., jaja...

El duende... dijo...

Veo que la señorita Myriam, como siempre, se ha divertido en grande... y eso que no ha contado de las fiestas en las que seguramente participó.
Reciba un beso del duende, Myriam.

Myriam dijo...

¡No, cuáles fiestas! jejeje, aunque a decir verdad si me la pasé bien, pero definitivamente si valoro y ya quería regresar a mi México lindo y querido, y es que ¡si les contará todo lo que sucedió! podría tenerlos horas entretenidos, fue una verdadera aventura que espero transmitirselas mediante las fotografías que vaya poniendo.

Mientras tanto, les mando un afectuoso saludo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...