miércoles, 1 de octubre de 2008

Inocentes experimentos


Como estoy de buenas les pongo una foto que prometí, soy yo hace algunos años (no muchos) cuando hacía unos inocentes experimentos de calorimetría en la licenciatura, me la tomó un amiguito llamado Humberto al cual le mando saludos desde aquí donde sea que esté. Ahí tenía el cabello mucho más largo. ¿Verdad que no he cambiado tanto? (digan que no, que sigo igual de jovencita).

2 comentarios:

Javi dijo...

Haber... todos nos hacemos viejos, en la foto estás más jovencilla y has cambiado! pero eso nos pasa a todos, que a mí, los estragos de la edad también me afectan, hasta tal punto que ahora tengo que llevar gafas para ver a distancias que antes veía sin ningún tipo de problemas y otros estragos que permanecen ahí des de que Javi salió de la barriga de su mamá, por ejemplo, la vergüenza que tengo para hablar con el sector femenino... xDDDDD más que verguenza, pánico, pero que se le va a hacer!Intento ir haciendo poco a poco.

Acabo de leer la última entrada. Es evidente que cuando uno tiene problemas, sean de la índole que sean, acaban afectandote a ti y a los de tu alrededor, eso es inevitable. Cuando es personal intento estar solo, si más no, ir a hacer deporte para relajarme y cuando es un problema de alguna materia me pongo a andar por mi habitación hablándole al que me escuche para ver qué falla.

Así que poco a poco y con buena letra. No te hace falta ninguna bola de cristal ni nada, el ser humano es imperfecto y no podemos estar de buenas todos los días, aunque no hay nada como intentar ser uno mismo, con sus imperfecciones y sus virtudes, al menos 360 días al año!

pd: será este el blog donde hago más reflexiones filosóficas? Es curioso...!

Myriam dijo...

Está muy bien que hagas reflexiones filósoficas pues también de las experiencias de los demás se aprende y a mi en lo personal me encanta que la gente me platique de cualquier tema.

En eso de que nos hacemos viejos, no hay duda ni se puede negar, creo que lo importante es siempre mantener un ánimo jóven y dispuesto a nuevas experiencias. Lo que si es cierto es que hace unos días que arreglé un pequeño desperfecto en el baño de mi departamento y me enderezé, me dolió mucho la cintura y me dije: los años no pasan en vano aunque yo no quisiera.

Respecto a lo de tus gafas, quien sabe cuanto te moleste usarlas, ojalá que no mucho, a todo se acostumbra uno, te lo digo yo que desde los 10 años las uso y ya a veces ni me acuerdo que las traigo.

Y con respecto de la dificultad para hablarle a las niñas, velo de esta manera: a ellas igual les da pena hablar con los hombres, te lo digo yo que soy mujer. Pero bueno, a mi también me suele suceder eso así que no soy la mas calificada para dar mas consejos.

Aprovecho también para mandarte un afectuoso saludo hasta España.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...