martes, 21 de octubre de 2008

Una paseada por NY (Parte 1)

Aquí ando de nuevo narrando la última parte del viaje que hice hace como tres semanas y que concluyó con una vista relámpago a "la capital del mundo" o sea, la ciudad de NY.

Estuvimos aquí un promedio de 10 horas nadamás, pero creo que tomé el triple de todas las fotos que tomé en los días anteriores del congreso, pues aunque Pittsburgh es una ciudad muy bonita, ¡nada que ver con NY!, aún no se cómo definir mi opinión sobre este lugar porque la verdad es que no he tenido mucho tiempo para reflexionar, pero si me ha quedado un sentimiento de todo lo que viví y percibí y sólo puedo decir: ¡ah, que bonito deveras!.

Bueno, pues como dije antes, todo el viaje fue muy accidentado y esta parte no fue la excepción. Resulta que "para ahorrarnos lo del hotel" decidimos pasar la noche viajando en autobús de Pittsburgh a NY y llegar ahí como a las 8:00 am. Bueeeeno, no sabíamos que eso de dormir era una suposicion que inocentemente creamos en nuestras mentes pues ahí es donde nos tocó viajar en un autobús de muy deficientes condiciones de comodidad y salubridad.

Para empezar, como no estaban numerados los asientos habia que subirse y pelearse el lugar (cosa que por supuesto no hicimos) y si había unas cuantas personas (no menciono caracterísiticas físicas específicas) que de plano se sentaban con los pies extendidos sobre los dos asientos de la fila para que uno no se sentara. Total que al sentarnos nos dimos cuenta que el espaciado entre filas era mínimo, los asientos no se reclinaban ni tantito, daba terror recargar la cabeza en el respaldo por que seguro se nos trepaba toda la flora y fauna mili, micro y nanoscópica que uno adivinaba que habitaba ahí, luego las vestiduaras del techo estaban desprendidas y por el aire acondicionado parecía que se iba a propagar una epidemia en cuanto lo encendieran. ¡En fin! ya estabamos arriba y nuestro avión salia el dia siguiente de NY y ¡ni modo! nos teníamos que ir ahí, pero nos advirtieron que cada que se detuviera el autobús, ¡había que revisar que nadie se llevara nuestro equipaje! o sea, una cosa extraña y maléfica que era sinónimo de ¡NI CREAN QUE VAN A DORMIRRRR!. Y así fue, ya ni les cuento más porque podría escribir un pequeño librito de mi desafortunada aventura en el autobús.

Así pues, un adolorimiento de espalda y cuerpo más tarde, así como algunas escalas después, se empezó a vislumbrar luz en el horizonte y me dije: "voy a empezar a observar pues no quiero cerrar los ojos y encontrarme de golpe en NY, hay que analizar el territorio antes". entonces saqué mi camarita y empecé a estudiar y a recoger evidencia gráfica de lo que iba viendo.

Lo que primero pude observar, un poco antes de llegar a NY, es que hay así como muchas fábricas, negocios, máquinas, no se cómo decirlo, se ve que hay mucho movimiento y produccion de algo, se veía como industrializado el panorma y ahí es donde tomé una foto que me llamó la atención. Como les dije alguna vez, quería cotejar mi idea y conocimiento de ese país con la realidad, y si, no me equivocaba, nuestros vecinos del norte si escriben leyendas como la que encontré escrita en una pared al amanecer que les muestro a continuación:


¡Bueno! no comentaré nada al respecto, sólo lo muestro como dato de posible interés cultural. Entonces, antes de NY hicimos una escala en una estación de Newark (foto abajo), ya muy cerca de NY, y ahí confirmé que hay muchos más latinos que los que logré ver en Pennsilvania, eso fue un alivio aunque no se por qué me alivió si ni siquera habíamos interaccionado con alguno de ellos, quien sabe como serían andando en aquellos lugares.
Llegamos a la estación de autobuses de NY (foto de abajo) y ahí es donde empezó mi sentimiento de ¿felicidad? bueno, por lo menos no me sentía tan fuera de mi ambiente como me pasó en Pittsburg, y es que el lugar estaba bonito: una mezcla de estación de autobuses, con estación del metro y de centro comercial. Me gustó, estaba todo bien, pero ¡OH, OH! de repente pasaron las dos últimas semanas de mi vida frente a mis ojos y yo creo que mi estimado amigo Víctor ha de haber sentido que alguien lo invocaba con fuerza pues ¡SE ME OLVIDO APUNTAR LA DIRECCIÓN DEL LUGAR DONDE GUARDAAN LOS EQUIPAJES QUE EL ME PASÓ!, pero juro que si me informé del dato, incluso les escribí para confirmar que existiera el lugar... ¡pero no tenía la dirección conmigo!, y es que nos concentramos tanto en el trabajo del congreso que la verdad descuidé ese dato. Ya no investigamos más, esa idea nos había parecido bien, pero ¡bueno! al final no sabiamos donde ir. Así que imagínenme a mi y a mis dos compañeras rodando con las maletas por la 7th avenue de NY en busca de un lugar de internet para ver la dirección. Al final lo logramos, yo me metí a toda velocidad a investigar al dato y ¡llegamos!, y ahí es donde dije ¡Salve Víctor! ¡te debo una! (Por cierto, saludos a Víctor).

Pasado el susto, me relajé y empezé a tomar fotos. La verdad es que es una ciudad muy,muy linda, muy llena de cosas y gente, y para donde quiera que uno vea hay algo interesante. Entonces empezamos a caminar y a la primera tienda que encontramos ¡a comprar los indispensables souvenirs!. Aqui los dejo con algunas de las primeras fotos que tomé:




Calles de NY, yo en algunas de ellas.

Luego se nos ocurrió afortunadamente la gran idea de subirnos en un autobus turísitico donde nos dejaban hacer tres diferentes toures: al downtown, al bronx y otro que no me acuerdo, total que hicimos primero el del downtown y estuvo excelente, pues a pie no hubiéramos recorrido realmente nada de nada. Aquí abajo una foto del autobús y del guía que nos bombardeó de información, así que no recuerdo la totalidad de lo que nos dijo.


Macy´s, una tienda muy famosa de NY y a la que el guía nos hacía énfasis que podíamos bajar a comprar. Claro, ni tiempo ni dinero para eso.
Foto del Empire State Building. Ese se puede ver casi desde cualquier punto de NY.


Dos tomas de la Zona Cero, y aquí es donde todo mundo se levanta a tomar fotos (la segunda me salió medio chueca). Lo pudimos ver desde lejos y aún así dicen que uno no se puee acercar mucho porque está bardeada.
El "Charging Bull" en el Bowling Green Park en Manhattan visto desde lejitos. Dicen que en 1989 simplemente apareció ahí en la calle frente a una casa de cambio y lo ubicaron después en ese lugar.
Una pequeña plaza donde se antojaba relajarse enmedio del mundanal ajetreo.
El tour en bus incluia un vaijecito en barco para acercarnos a la Liberty Island y ver ¡La Estatua de la Libertad!
Mientras abordábamos el barco, estoy yo comiéndome un clásico hot dog de NY (no podíamos irnos sin probar uno). Aquí hago una pausa para contarles el trauma que me causó haber estado cargando varios días ropa, un par de abrigos y haber usado diario doble pantalón para que cuando llegáramos a NY ¡andaba más fresca que nada! y me tuve que comprar una chamarra (así le decimos en México a lo que traigo puesto encima) unas cuantas tallas más grande porque me faltaba el regalo de mi papá, así que aproveché y la usé. ¡En fin! no imaginé andar medio fachosa en esos lugares, pero es que todo fue tan rápido que mi planeación de la vestimenta se fue al olvido. Y es que hacía mucho frío, con decirles que sólo de la paseadita en el autobús sin techo se me resecó toda la cara y casi me enfermo de la enfriada que nos pusimos.
Desde el muelle se veía el puente de Brooklin.
Yo frente a una embarcación en el mismo muelle.
Ya sobre el barquito todos empezamos a tomar fotos.




Varias tomas de NY vista desde la embarcación. Atrás de donde se ve ese domito en forma circular, está la zona cero.
Yo muerta de frio.

Y aquí es donde empiezan los interminables flashazos: teníamos dibujándose frente a nosotos las Estatua de la Libertad, con su color verdoso producto de la corrosión del cobre del que esta hecha.



Por un poco más de 100 dolares dan un paseo de 15 min. en helicóptero. Ha de ser una gran experiencia, cara pero buena.
De regreso al autobús en el que continuamos nuestro viaje.
Y como tomé una cantidad impresionante de fotos, decidí hacer la Parte 2 de mi relato. ¡Hasta la próxima!

2 comentarios:

Víctor dijo...

Por lo que veo en esta primera entrada que escribes sobre NY, aprovechaste muy bien el tiempo. Muy buena idea lo del autobús turístico, es lo mejor que podías hacer si sólo ibas a estar un día. Me alegro que te sirviese de algo la idea de la consigna, ya ves, ¡un beneficio colateral que has sacado de escribir un blog!

Me han gustado mucho las fotos. Me hace gracia una que tienes en el barco: estás completamente abrigada y a tu lado tienes un tipo en manga corta...se nota que eres friolera.

Y lo del viaje de ida en autobús...vaya aventura. Y eso de ponerte a pensar en los piojos nanoestrucutrados...¡es deformación profesional!

Myriam dijo...

Si aproveché muy bien la verdad pues creo que vi mucho para tan poco tiempo que pasé ahí. Si soy muy friolenta pero me gusta mucho el frío cuando estoy bien abrigada. Por cierto, dicen que en Madrid la mayor parte de tiempo hace frío y sólo un par de meses hace calor, ¿es cierto?.

Oye, hablando de Madrid, me vino a la mente un grupo musical de los 80's-90's que se llamaban "Hombres G" y eran mi adoración, algo así como Aleks Syntek pero de mi adolescencia, ¿tu los conociste?.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...