martes, 30 de diciembre de 2008

Por fin de regreso


Después de una semana de viaje por fin estoy de regreso en mi casa. Creo que hay momentos donde uno debe tragarse sus palabras y eso es lo que ya hice pues después de todo no me fue tan mal como yo pensaba.
Lo que si es cierto es que no ibamos a durar tanto tiempo fuera, nos ibamos a regresar el sábado pero nos invitaron a ver un partido de fut de mis primas y nos quedamos, luego un tío agarró la camioneta de mi papá y pasó mal unas vías del tren, golpeó el escape del auto, luego al arreglarlo dañaron la transmisión hidráulica y hasta que compusieron todo pudimos regresarnos, sinceramente ya nos estabamos sintiendo atrapados en Durango pero finalmente todo salió y bien y pudimos estar de vuelta en casa.
Debo decir que la verdad si me divertí, hubo ciertos detallitos incómodos pero en general mi tío y su familia se desvivieron para que la pasáramos bien lo cual agradecemos mucho. Tomé un montón de fotos, bastantes a decir verdad pero ya empecé a hacer una selección de unas cuantas para mostrárselas en el blog. Ahora la cosa es que ya mañana es 31, hoy empiezan los preparativos para la cena y voy a recibir una visita aquí en mi casa así que tendré que estar fuera haciéndola de guía de turistas y no se que tan pronto pueda poner esa entrada, pero ya me haré de algún rato para sentarme a escribir en el blog.
También tengo pendiente terminar un trabajo para mi hermana sobre una presentación en la que me pidió ayuda, y luego, lo mejor de todo: tengo que leer unos artículos para presentar un plan de trabajo para el doctorado la primera semana de enero así que desde ahorita mi vida se ha vuelto vertiginosa y creo que tiempo es lo que va a faltar para hacer tantas cosas que, según yo, iba a hacer en estas vacaciones.
Pero de todos modos me da mucho gusto estar nuevamente entre ustedes y leer con calma por fin todas las novedades que hay por acá. Pronto tendrán más noticias mías y espero que se la pasen muy bien estos días donde sea que estén.

lunes, 22 de diciembre de 2008

Los veo en unos días

Mañana salimos muy temprano allá con los tíos y los primos, haré lo que esté en mis manos para que todo vaya bien y espero de regreso tener buenas noticias (y fotos) de lo que pase y vea por allá, como les dije, si no hay mucho con quien platicar por lo menos iré a hacer trabajo de periodismo gráfico para compartir con todos ustedes.

Sigo en deuda con lo de la entrada dedicada a contarles en que consitió la sorpresa que me dieron mis compañeras el día de mi examen y algunas otras cosas, pero es que la verdad, nadamás me acuerdo del Instituto y hay un instinto natural a no pensar de eso pues inconscientemente revivo toda la tensión de esos días y ahora de momento, sólo quiero relajarme :)

Quería poner un concurso antes de irme, si lo logro lo pongo aunque sea entrada la noche. Ahorita arreglaré un poco de ropa para llevarme y recargaré las pilas y vaciaré las memorias de la cámara para ir lista para tomar fotos.

Quiero contarles que ayer me di un golpazo en la espinilla, bueno, así se le dice aquí a la parte baja de la pierna, por donde esta la tibia y el peroné, muy pegadito al hueso. Si alguna vez se han dado un golpe ahí sabrán que el dolor perdura varios días como en mi caso y me ha salido un enorme moretón, y todo por estar brincando y aventarme a la cama de mi mamá, ni que tuviera 5 años para andar haciendo esas cosas, y sabía que me iba a pegar y aún lo hice, así que ando adolorida. Afortunadamente mis golpes nunca han llegado a ser severos y jamás he sufrido alguna fractura, afortunadamente. Sólo una vez, cuando tenía como 8 años me tuvieron que operar de las amígdalas porque se me inflamaban mucho y no me dejaban respirar, así que me las sacaron, pero realmente es lo único grave que me ha pasado.

Así como estas pequeñas historias supongo que todos deben tener algunas en su haber y no habría algo más divertido para mi que saber de alguna que otra anécdota de sus vidas así que cuando quieran platicar alguna, sepan que seguro me encantará conocerla.

Bueno, pues ya me despido por hoy. A ver que depara el destino para mi estos días, pero estando con mi familia todo lo demás vendrá sobrando.

Les mando un fuerte abrazo a todos ustedes, pásensela bien y espero que luego cuenten en este o en sus propios espacios como les fue de celebraciones. En cuanto pueda volver a escribir aquí lo haré y los dejo con mis mejores deseos hoy y siempre. Hasta la próxima!!

sábado, 20 de diciembre de 2008

Pues si voy a tener que viajar para Navidad

Cuando vi los ojitos ilusionados de mi mamá por ir a ver a sus hermanos, no pude más que quedarme callada. Y entonces nos vamos a ir a pasar la navidad a Durango que es un estado del norte de la República Mexicana y, como les dije, está como a 12 horas de aquí en carretera a paso tranquilo, quizá nos iremos "puebleando" como decimos aquí, o sea, deteniéndonos a comer o ver algunos lugarcitos intermedios, así que andaremos en la carretera casi un día entero.

Sinceramente no me emociona, pero no podría pasarmela bien sin mi familia, así que seré solidaria e iré. El tío que vive allá le insistió mucho a mi mamá para que fueramos así que ni como negarse, ni hablar, a la carretera otra vez. A ver que tal nos la pasamos, yo espero que bien. Todos mis primos son más pequeños que nosotros, bueno, ya están grandes pero aún así no hay mucho con quien platicar, claro que no me debo predisponer a que me la voy a pasar mal. Por lo menos sé que me puedo entretener tomando fotos de todo lo que vea por allá, aunque, a decir verdad, no hay tanto que ver, ya hemos ido otras veces y es más bien un lugar seco-frío en esta temporada y seco-caluroso en verano. Bueno, a ver que tal nos va.

viernes, 19 de diciembre de 2008

Reflexión muy cierta

Hace poco me mandaron por mail una publicación que yo creo que ya ha dado la vuelta a todo México y con la que estoy mucho muy de acuerdo:

Esto salió sólo en la TV, en canal 11 y sólo se publicó en el periódico 'La Jornada'.

Una muestra de la vida nacional. El 4 de junio del presente año, Carolina Aranda Cruz, de 11 años, estudiante de quinto de primaria, fue invitada a dar un discurso en el World Trade Center, ante cientos de pediatras y del secretario de Salud. Su discurso terminó con una frase devastadora: 'Pobre México nuestro, tan cerca del fútbol y tan lejos de la ciencia.' Algunos extractos de su discurso son apabullantes.

Carolina dice: "¿Por qué apoyar más a los futbolistas que a los científicos? ¿Son mejores personas? ¿Producen mayor riqueza? ¿Nos divierten más? No creo. Gracias a los científicos también nos divertimos, ellos inventaron las computadoras, los ipods, los simuladores. Además, salvo algunos casos, los jugadores de fútbol nos hacen ver muy mal mundialmente, y nuestros científicos, a quienes nadie apoya, no."

Y en otro segmento de su discurso expone: "Me da pena que nuestro gobierno y nuestros empresarios inviertan tanto en fútbol y seamos tan malos. Me da pena que inviertan tan poco en ciencia y seamos tan buenos. Tenemos la mejor universidad de Hispanoamérica, según la revista Time, y cada vez le damos menos recursos a la UNAM. ¿Por qué no apoyar a lo que ya dé resultados? Un país que no invierte en ciencia y educación siempre será un país pobre. ¿Queremos un México pobre?"

¡Qué les parece! Carolina le dio al clavo, y tiene razón. Ya lo vimos, por poco perdemos en fútbol con Cuba, país donde ese deporte casi no se juega, y perdimos con Honduras. Pero ejemplos como éstos abundan en la historia del fútbol mexicano. Por otro lado, cabe mencionar otra vergüenza. El discurso de Carolina sólo tuvo eco en un medio de comunicación escrito y en uno televisivo. La pobreza noticiosa de los medios de comunicación también se evidenció y las cosas no cambian.

Hace más o menos seis años, tres jóvenes mexicanos ganaron medallas de plata y bronce en una olimpiada científica en Dinamarca, donde compitieron 52 países. Ningún medio de comunicación vio importancia alguna en mencionarlo en algún segmento. Estaban muy ocupados con señalar las medallas de Ana Guevara, de quien también estamos muy orgullosos. Pero tanta diferencia, ¿se vale? Yo pienso que no.

Yo coincido con esta reflexión porque no es secreto para nadie que las asociaciones de fútbol mexicanas hacen derroche de recursos en viajes, productos y publicidad de los equipos y sus encuentros deportivos y siempre es lo mismo: ¡puras vergüenzas!. Yo no soy aficionada al fútbol pero es terrible ver como se crean expectativas en los aficionados los cuales gastan su dinero en entradas a los estadios, incluso viajan a lugares donde se presenta la selección ¡y nada!.

A mi en lo personal me encantó que la selección mexicana no haya ido a las últimas olimpiadas, ya me imagino que ha de haber sido una tragedia para muchas empresas que sortean viajes a los partidos o que venden productos alusivos al futbol. No creo que sea culpa de los directores técnicos a los cuales siempre cambian cuando pasan como tres partidos que pierden de continuo, la razón es la mentalidad del mexicano, bueno, no de todos ¿verdad? pero es que yo creo que esos seleccionados se creen tan pero tan importantes que me dan la impresión que quieren llevarse la gloria personal y no hacen juego de equipo, todo es individualismo. Por eso sólo destacamos en deportes individuales, atletismo, golf, artes marciales, etc.

Ojalá que cerraran el negocio del futbol nacional un par de añitos en lo que se ubican y enmiendan lo que tengan que enmendar y que los domingos en lugar de futbol pasaran aunque sea la saga de películas de Karate Kid, ahí por lo menos sabemos que Daniel San si va a ganar al final. Es que en serio, da pena ajena ante la comunidad internacional.

jueves, 18 de diciembre de 2008

5to Concurso

Ya quiero entregar el premio prometido y me había tardado en poner el siguiente concurso, así que vámonos rápido con este que he titulado:

Cultura Mexicana

Estos objetos y lugares casi obligadamente que los debe haber visto por lo menos una vez en su vida todo mexicano, así que si lo resuelven serán un poco más conocedores de la cultura de mi país. Y lo que tienen que contestar es lo siguiente:

1. ¿Quién es este personaje? y unos tres renglones de su biografía (0.5 puntos)


2. ¿Cómo se llama esta fruta o verdura? (0.5 puntos)


3. ¿Cuál es este lugar exactamente? (0.5 puntos)


4. ¿Cómo se llama este platillo? (0.5 puntos)


Pueden darme las respuestas que tengan seguras, las demás las puede investigar alguien más pero ya no podrán decirlo ustedes mismos. Suerte a todos! y mexicanos... de momento abstenerse, vamos a ver que tal se las arreglan los concursantes foráneos.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Estamos justo a una semana de Navidad


Así que ya debo dejar atrás el mal humor, y para muestra de mi verdadera voluntad de hacerlo, les voy a poner una foto que tomé de un amiguito. Se llama Campanuco y lo conseguí con 6 tapitas de coca (cola) y 30 pesos, o algo así. Como se acabaron rapidísimo, este es el único que conseguí hace como dos años y me va a ayudar a desearles que tengan un buen inicio de vacaciones de invierno (perdón, verano para el hemisferio sur) y unas mucho mejores fiestas decembrinas.

¡Un beso y un abrazo para todos/as!

martes, 16 de diciembre de 2008

Empezar de nuevo

Obvio, todo se me viene de repente y ahora no puedo parar de escribir. Que mal ese sentimiento de soledad. Que mal que crees que tienes amigos y que también de repente te des cuenta que en lo que respecta a los amigos hay niveles. Si uno no tiene de esos amigos que te pueden ir a buscar hasta en domigo a medianoche... o incluso en miércoles a mediodía... debe ser por algo. Quizá no me lo he ganado... o no he tenido la suerte... o quizá los he alejado de mi lado.

No voy a hablar mal de nadie porque no hay nadie en concreto, es sólo que no tengo con quien hablar todo lo que me pasa, por lo menos no en el mundo "real inmediato" y entonces estoy pensando que el blog se puede volver (si no es que ya se volvió), un oído atento y una palabra amiga. Y eso es con lo único que cuento por el momento.

Una frase dice: "tus papás podrán ser tus amigos pero jamás podrán ser tus mejores amigos" y eso lo decían en el sentido que ellos siempre tendrán el rol de no siempre estar de acuerdo en las ideas, locuras y procederes que a veces a los hijos se nos ocurre tener. Pero dan consejos, yo creo que lo más buenos, o por lo menos los más bien intencionados.

Siento un gran alivio en que mis papás sepan y aprueben mis proyectos, la verdad es que no necesito más. Pero necesito hablar, necesito que alguien sepa que me llega a intimidar la nueva responsabilidad que tengo enfrente, decir que no soy tan autosuficiente y fuerte como ellos me consideran, que tengo miedo de no poder, que tengo que creérmela primero yo misma para que los demás me la crean. En fin, necesito sacar fortaleza, sobre todo ánimo y alegría urgentemente de algún lado.

Si han sido días difíciles, muy difíciles a decir verdad. Lo que me ha ayudado mucho es estar con mi familia, platicar y convivir con ellos. Para mi todavía es como saborear un postre lentamente. Pero yo se que me hace falta algo... quizá alguien. Sé que ya está muy, muy cerca, no se que llegue primero de los dos, yo creo que va a llegar primero "algo" que "alguien", pero seré paciente.

Por otra parte no me quiero sentir como una adicta a la computadora, no quisiera pensar que con las únicas personas que más me conocen son quienes están detrás de una computadora. Enfocarlo así es triste. Creo que prefiero pensar que son personas igual que yo. Cada quien tendrá un interés y un objetivo particular por que estar en su computadora. Yo estoy porque incialmente "tuve" que estar, pero ahora es un gusto estar porque sé que hay personas que son "reales inmediatas" como yo y que comparten conmigo un poco de su tiempo. Son tan difícles las relaciones personales que para que buscarle más complicaciones al asunto. Tomaré y daré lo bueno, y lo demás que se quede atrás. Para que hacer las cosas difíciles si ya de por si son difíciles.

Por último agradezco a quienes pudieran eventualmente sentir un poco de empatía hacia mi, aunque yo no me llegue a enterar lo agradezco. Hay momentos en que las cosas se dan muy ligeras y hay otros en que deveras cuesta mucho trabajo despertar con la mente clara, para mi este es un día de esos.

Pero en el fondo siento que siempre habrá un final felíz y que las cosas volverán a armonizarse y espero un día retribuirles ese apoyo... aunque ustedes no se enteren.

Ingenua ilusión

Hace apenas algunas semanas me hacía la idea de que al día siguiente que consiguiera el título de la maestría, se me caería un gran peso de encima y que enseguida sería feliz. Hice el examen, terminó todo por ese día y no sentí la tan esperada sensación de bienestar.

Luego vino ese fin de semana y créanme que ha sido de los peorcitos que he tenido, pues la vida que construí en algunos años de estar viviendo en otra ciudad, relativamente lejos de mi familia, se acabó así de rápido como se mata a una mosca descuidada que camina muy bajo sobre la pared. Sin embargo sobreviví pensando que en cuanto terminara eso... finalmente sería felíz.

Con un gran cansancio y concluyendo mil cosas al mismo tiempo por fin abordé el transporte que me regresaría a mi casa. Mucho tiempo imaginé que esas cinco horas de traslado iban a ser las más relajantes y felices de mi vida. Y no fue así. Antes bien, han sido de las más malas que he tenido.

Llegué aquí, pasaron los días y pensé que con una semanita era más que suficiente para sentir que ahora si estaba aquí y empezar a hacer lo que siempre quise: olvidarme de todo y de todos por un rato. La carga de mil compromisos me habían agobiado y quería simplemente olvidar. Y no he podido.

No me arrepiento ni una milésima de las decisiones que he tomado, de hecho me siento felíz de haberme sido leal y defender mis verdaderos deseos y metas. Y estoy aquí ¡y no llega el bienestar!.

Tampoco me siento mal al grado de caer en la cama sin ganas de pensar nada, no es para tanto, pero mi futuro cercano no es tan halagador: en mi casa acaban de amenazar con ir a pasar la Navidad con la familia que se reunirá en una ciudad del norte casi fronteriza a doce horas de camino de aquí y ¡donde hace un frío! ¡y yo no quiero!.

La navidad pasada me tuve que sacrificar porque a mi mamá se le ocurrió la gran idea de que tenía que reunir a la familia como en los viejos tiempos y casi terminaba bien la bendita reunión cuando al final surgieron los mismos problemas familiares. Comprendo que son sus hermanos y los quiere. Quizá yo cuando sea grande inconscientemente obligaré a mis hijos a pasar fiestas con mis hermanos y a ellos no les gustará.

En fin, yo no quiero ir, aparte, mi hermano amenaza también con manejar en la carretera y aunque ya tiene experiencia, yo no quiero ser su conejillo de indias, aparte, si yo quisiera ir, está bien, corro el riesgo ¡pero no quiero ir!.

Yo trato de no ser descortés con mi familia, ya algunos problemas han habido en el pasado y se que debo ser prudente para no descontrolar la armonía. Pero ¡maldita sea! ¡es mi vida y yo no quiero ir!.

La verdad no se que hacer, si me empecino en no ir, de seguro van a decir: "entonces nos quedamos" y me van a poner cara todas las vacaciones. Si voy, voy a estar enojada todo el tiempo. Me da una flojera tremenda estar con la familia. Cuando uno es chico, la misma inocencia y despreocupación hace que uno se adapte a cualquier ambiente, por desagradable que parezca. Te pones a jugar con algún primito y ya. Pero cuando creces te das cuenta de la realidad de las cosas, de la mente medio enferma de algunas personas, de las dobles intenciones, de los problemas maritales de x familiar y de otras tantas cosas de ese tipo.

Digo, si me cuesta tanto trabajo mantener mi vida lo más limpia posible, si los únicos problemas con los que quiero cargar son con los de mis papás y hermanos (por eso me regresé con ellos), si no me interesa que nadie se entere de lo que hago porque nadie se lo merece y además ¡a nadie le importa sinceramente!, digo ¿para que voy?. Siempre es lo mismo, me empiezan a hablar de la escuela, de los estudios y parece que al verme solo ven en mi frente "estudios, estudios" y a mi la verdad es que no me interesa hablar de nada de eso con nadie porque es algo que a mi, a mi familia directa y a mis verdaderos amigos nos ha costado y a nadie de ellos específicamente le debe importar.

La verdad es que no se que hacer. Jamás nunca mi familia se ha separado en una fecha así, ni en año nuevo que a veces es algo más light, respetamos mucho esos días ¿por que si ya soy una persona mayor no me respetan a mi?.

lunes, 15 de diciembre de 2008

Video de mi caminata por Central Park

Después de 4 días de intentos y de casi 5 horas que se tardó en subir, ya está on-line mi famoso video de 1:40 de duración donde les narro brevemente un paseo por el parque central de NY. Ahora que lo veo un poco amplificado, no me convence mucho la calidad pero como casi no ocupo la función de video de mi cámara creo que debo hacer más pruebas para obtener mejores tomas.

Por cierto, que hay una individua con sweater rojo y blanco que se me atraviesó en una parte del recorrido, no crean que la andaba siguiendo, sólo se atravesó. Y también procuraré evitar en mis próximos videos las tomas a 360º pues pueden ocasionar algún mareo.

Bueno, se los dejo, espero que les guste...

http://video.google.es/googleplayer.swf?docid=1843021532489978206&hl=es&fs=true

sábado, 13 de diciembre de 2008

Seria conclusión...

... Provengo de una familia fiestera

Ayer mis papás recibieron visitas en la noche y mientras ellos bailaban y yo tomaba fotos del evento, me vino a la mente el ya famoso tema de mi tendencia a la fiesta, perdón, al sano esparcimiento. Y entonces empecé a hacer memoria y me percaté que desde que tengo uso de razón, en la casa siempre se han organizado reuniones que generalmente terminan en celebración. En ese momento me dije que como podría pasar por alto aquella vez que en la casa tiraron una pared con ventanales a fin de poner una pared con puertas de vidrio corredizas para que la sala se conectara con el patio y así poder poner mesas y sillas a todo lo largo de la casa. Como ignorar que aquí tenemos una bolsa como para poner toda la compra del mercado pero llena de cd's para el karaoke y que en la pared del patio ya hay clavos específicos para colgar las bocinas del aparato de sonido y que generalmente en la alacena hay platos y vasos desechables para "cuando se ofrezca".

Así las cosas, ya no negaré más "la cruz de mi parroquia"... es cierto que me persigue el espíritu fiestero, aunque no todo en mi vida es así, de hecho estos días no han sido precisamente los más felices que he tenido y me he llegado a cuestionar si hice bien con dejar todo lo bueno de allá para empezar, no de cero, pero si desde abajo a construir un nuevo futuro por acá.

De momento las cosas empiezan a tomar su rumbo y la semana próxima empezaré a decidir lo que será de mi en los siguientes meses. En los días pasados mi única fiesta ha sido con el polvo, la escoba y los productos de limpieza, lo bueno es que creo que ya acabé, ahora tengo un lugar habitable para estar y he tratado de hacer habitable también mi entorno.

Les mando saludos a todos.

jueves, 11 de diciembre de 2008

Trabajos de torno y taladro

Esta entrada no tiene mucho que ver con los últimos eventos que he tratado en el blog, pero me reencontré con estas fotos que tomé hace unos añitos en un laboratorio donde nos enseñaron a utilizar el torno, taladro, esmeriladora y máquinas de soldar.

Las piecesitas que elaboré son las siguientes:

Unos tubos de aluminio con diametros internos y externos exactos (por lo menos eso intenté)

Un destapador de refrescos ¿pueden ver mi nombre grabado? el diseño con el cual fue cortado es mío (¡uy, que original!)

Y finalmente, unas argollas que parecen como de matrimonio, pero creo que unas argollas de acero inoxidable no son muy románticas que digamos (si, ya se que por mostrar esto seré blanco de las especulaciones de que seguro ya me iba a casar, pero no, no fue así jejeje).

Con esto les doy pruebas de que su amiguita también sabe hacer trabajo de taller aunque es algo peligroso, así que es mejor mantenerse alejados de esos artefactos.

Por cierto, no se porque haciéndole clic a la imagen no la veo en su versión amplificada, ¿alguien sabe porque pasa eso?. ¡Saludos a todos y todas!

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Mi examen de la Maestría

Bueno, pues cuando aún no se cumple una semana de dicho evento, me apresuro a poner una breve reseña de lo que fue mi examen. Realmente no es de esos eventos donde uno está del todo concentrado para las fotos y para posar y tratar de salir bien, sin embargo a pesar de la tensión del momento, lo disfruté mucho y casi podría decir que es uno de los momentos memorables que acumularé durante mi vida.

La cosa estuvo así. Ese día como a las 12:00 hrs yo todavía estaba en el Instituto aclarando mis últimas dudas sobre mi trabajo, sobre todo aspectos y terminología química que tanto me hace batallar. Para rematar el estres, mi profe me sugirió que le meteria una gráfica más y ahí me verán volando a mi casa para hacerla y meterla a la presentación. A eso de las 2 de la tarde, me di un baño rápido y me vestí de la manera más presentable pero cómoda que pude, digo, en ese momento lo importante no era si mi cabello estaba perfecto o si andaba de zapato alto ¡sino que no me reprobaran en el examen! entonces mi atuendo fue lo menos distractor que pude, tanto para mi como para los examinadores (como podrán ver en las fotos).

Luego, llegué antes de las 4 al salón de examenes y me faltaba una extensión para conectar el proyector, como pude la conseguí y ya estaba yo puntual para empezar. Mis papás llegaron y también una tía que fue desde el DF sólamente a ver mi espectáculo (gracias tía!). Llegaron unos compañeros y hasta la mamá de uno de ellos aunque no la conocía del todo (gracias por el detalle). Raramente, mis compañeras de mil batallas Martha e Imelda no estaban, eso me extrañó mucho pero decidimos comenzar con el examen.

Generalmente cuando uno expone frente a la familia es un poco distinto que cuando se hace sólo frente a los compañeros de estudios que son de más confianza y eso era lo que me daba temor, que me pusieran nerviosa y que me desconcentraran, pero no, curiosamente yo empecé a hablar y me dí cuenta de que cuando hablaba no era dirigiéndome a los jurados sino a la familia y amigos, quizá porque los profes ya habían escuchado mi numerito un par de veces antes e inconscientemente yo quería que los demás entendieran. Ya en la parte de los resultados de mi trabajo me dirigí a los profes y ya de plano ni vi a los invitados cuando inció la sesión de preguntas. Pero no me puse nada nerviosa, la verdad es que yo creo que tenía tantas ganas de acabar con eso que hice lo mejor que pude para que nadie me pusiera objeción en algo.

Durante ese lapso no hubo fotos sino hasta que terminó la sesión de preguntas y los profes pidieron a la concurrencia y a mi que saliéramos del salón para que ellos deliberaran. No se si en otros países sigan el mismo protocolo pero así le hacen aquí, como para darle suspenso a la situación.

Afuera del salón de examenes fue cuando empezaron las fotos y los abrazos (aunque todavía no me habían aprobado). Como los profes se tardaron mucho, hubo tiempo de tomar varias fotos. Aquí debo decir que después me dió algo de enojo ver las fotos que hicieron favor de tomarme: muchas de ellas estaban movidas, tomadas de mal ángulo, no eran tantas como yo hubiera querido y, sinceramente, no quedé complacida, pero de plano no podía yo en esta ocasión estar posando y tomar la foto al mismo tiempo. Aquí algunas fotos:
Imelda dándome su punto de vista sobre el numerito que acababa de escenificar
Aquí con mi compañero Mitsuo y Coco, su novia, los dos lindísimos
Con Martha, su novio, Tere y su hija, ellas dos compañeras mías
Con mi comapñero Iván
Con la mamá de Mitsuo y sus hermanas, buenísima onda todas ellas
Cuando nos mandaron llamar otra vez al salón, la concurrencia se tuvo que quedar de pie para darle solemnidad al asunto (más protocolo) y entonces ya leyeron el acta donde decían que por unanimidad estaba aprobada. En ese momento no pude ser más feliz, pero no lo denoté completamente si no tendría que haber gritado y no creí que fuera conveniente. Entonces me invitaron a pasar a firmar el acta y los papeles y de ahí empezaron las felicitaciones justificadas.
Más fotos:
Aquí, mi asesor de tesis leyéndome el acta
Yo cerrando el negocio
La foto del recuerdo con mis profes examinadores
De ahí nos pasamos a un saloncito de la facultad para hacer un pequeño brindis que me organizaron mis papás, entonces ahí ya todo estuvo más relajado y tuve oportunidad de platicar con los asistentes.
Yo con mi tía, otra vez ¡gracias tía!
Algunos bocadillos para mitigar el hambre del momento...
...Y para complementar no podía faltar el indispensable vinito, cortesía de mi hermana (que no fue a mi examen) ¡gracias hermana!

Y vino el momento de las palabras. No esperaba que me dijeran cosas tan buenas y alentadoras. Mi compañero Mitsuo se aventó un discursito de unos 10 min, porque se le da muy bien eso de las palabras, yo creo que va para político o alto funcionario. Luego familia, profes y amigos también me dedicaron unas palabras, en serio que lo agradezco mucho. Y finalmente más fotos del convivio. Extrañamente ya había pasado lo mero bueno y Martha e Imelda no aparecían otra vez, eran mis compañeras más allegadas y no entendía por que no estaban. De momento pensé que no les importaba...
...Lo que no sabía es que mi profe (foto de abajo) estaba coludido con ellas y él trataba de entretenerme hablándome de proyectos, becas, viajes y todo lo que se le ocurría.
Finalmente llegaron y me dieron una de las mejores sorpresas que pude recibir, pero eso se los cuento en otra entrada del blog. Por último, una foto de mis compañeritos en pleno.

¡GRACIAS AMIGOS!

(locales y foráneos)

martes, 9 de diciembre de 2008

Veinte mil cosas que platicar

Hoy ya me encuentro semi-establecida en el DF, y digo semiestablecida porque aquí están casi todas mis cosas aunque aún estoy en espera de lo que traerá la mudanza, y porque aunque estén aquí ropa, libros, y cosas en general, no sé que tanto puedo considerar que "ya estoy aquí" pues mi bioritmo todavía se está manejando con la rutina que tendría estando en la otra ciudad, en mi mente todavía están los últimos eventos vividos allá y casi no puedo caminar por tantas cajas, bultos y bolsas de mis cosas que están regados por todo el piso.

Es una sensación inquietante el no saber por donde empezar cuando de limpiar y poner en orden una habitación se trata. Doy vueltas y vueltas y de plano me confunde tanto desorden. Pero me lo tomaré con calma, yo me doy esta semana para terminar. Lo bueno de todo es que ya estoy en mi casa como hace ya un tiempo, años para ser más exacta, quería, y aunque ayer no fue un día fácil pues pasé por el doloroso desprendimiento al cual le tenía tanto temor, hoy estoy levemente más repuesta. No puedo negar que soy presa de la nostalgia pero lo que más me duele son las personas a las que les hice daño con mi retirada, creo que si sólo fuera por mi, estaría casi perfecta, pero me duele que a los demás les duela. De todos modos todos tenemos que hacer nuestra vida, todos tenemos que ser autosuficientes para generar nuestra propia felicidad porque lo peor de todo es depositar todo tu bienestar en una sola persona o cosa. Esto de la vida es un juego de mucha estrategia y sólo de uno depende sentirse ganador o perdedor con el juego que le tocó jugar.

Debo confesar que las ideas se agolpan en mi cabeza y quisiera no tener este pendiente del levantamiento de mi habitación desde las ruinas, bueno, ruinas sería algo porque ahora mismo está casi completamente vacío, pero sé que esta será una temporada muy buena para mi. He sido muy feliz ya durante un buen tiempo como persona responsable y estudiosa, ahora seré feliz (por aproximadamente un mes) como mujer que ha cumplido con su misión y que se tomará unas merecidas vacaciones.

Es curiosa la sensación de no tener casi nada pendiente por hacer, bueno, si tengo que empezar a mandar papeleria y curriculums por mail pero eso está tranquilo. Me refiero a no tener nada realmente pendiente, nada que urja, nada que obligue, en serio que lo voy a disfrutar.

Claro que a menos de 12 horas de llegada al DF mi mamita me ha hecho sentir como en casa... literalmente. Imaginen este diálogo:

Mamá: Myriam, tu papá al rato va a traer carne para la comida, ¿que te gustaría? ¿tortas de carne o albóndigas?
Myriam: Pues albóndigas, no son tan secas
Mamá: Bueno, pues entonces porfavor hazlas para que coman tu hermano y tú
(y después de que me pasó las indicaciones para la receta y pasado un rato)
Mamá: Oye, me voy a trabajar, le voy a decir a tu hermano que vaya a pagar el recibo de la luz
Myriam: Está bien, si el no puede voy yo
(ya que mi hermano le dijo que no podía porque estaba estudiando para un examen)
Mamá: Tu hermano no puede ¿cómo ves si vas a pagar tu?
Myriam: Está bien ma, (y como estaba con un atuendo más propio de limpieza y no para salir) ¿puedo ir mañana o ya se venció?
(Y como adiviné con su mirada que quería que se pagara ya)
Myriam: Está bien, ahorita voy.

Así que no hubo nada de protocolos de bienvenida ni concesiones para la hija pródiga, me temo que entre todos se encargarán de "integrarme" rápidamente a la vida productiva hogareña, es evidente que les viene sobrando el recién adquirido tutulito de Maestra pues para los queaceres caseros con tener dos manos es suficiente. Y aunque tuve que tomar transporte y caminar como unas 10 cuadras para llegar a la oficina de la luz, me sentía felíz de encontrarme nuevamente y ahora si indefinidamente en mis terrenos.

Así pues, doy por inaugurada una nueva época en mi vida y en el blog y prometo que tendré muchas y nuevas cosas interesantes que contar. Mi próxima entrada será el evento de mi examen pues se que hay quienes deben estar esperándolo.

De momento les mando un saludo a todos esperando que sean felices, y que tengan en cuenta una sabia frase que me decía me hermano cuando era pequeñito: "Lo que importa es la diversión"

sábado, 6 de diciembre de 2008

El verdadero significado de estar hasta la coronilla

Pues por fin terminó todo. La presión del examen y los preparativos terminaron, el estudio y redacción de la tesis terminaron y, ¡por fin! obtuve el grado de Maestra en Ciencias... bueno... por lo menos eso es lo que dice el papelito porque yo en realidad me siento con las mismas aptitudes y deficiencias que ayer en la mañana antes de hacer el examen, así que me queda claro que eso sólo fue un mero trámite, penoso, tortuoso, pero nada más que eso.

Por supuesto que haré una entrada en el blog para contarles sobre el evento y lo documentaré con fotos pero, aunque me encantaría hacerlo hoy, me resulta difícil. Sería demasiado bello para ser verdad porque no me imaginaba que después de lo de ayer, se me vendría otra bola de problemas encima (como si no hubiera tenido ya BASTANTES hasta el día de ayer). Y es que resulta que yo les dije a mis papás que de plano ya no tengo ingenio para saber que será de mi vida dentro de las próximas 72 hrs, contando desde ayer cuando terminé el examen y que definitivamente me quiero regresar a la casa de la familia, ya no quiero más estár fuera, ya fueron varios años viviendo sola y como todo tiene un límite, yo ya llegué al mío y lo único que quiero es saber una vez más lo que se siente que mi mamá me llame a comer, que no tenga que preocuparme de pagar renta o la luz o el gas. Tampoco quiero ya perderme cumpleaños familiares ni ocasiones especiales... aunque sea por un mes o dos.

Yo me conozco y se que no aguantaría mucho tiempo metida en mi casa, pero de momento lo único que quiero es estar en mi habitación, tirarme a la cama y no pensar en nada. Sentir que alguien me cuida y no que yo me tengo que estar cuidando sola todo el tiempo. La verdad es que ya fue mucho batallar, claro, no me la pasé tan mal, pero quiero descansar un poco de la carga para retomar fuerzas.

Pero, el camino aún sigue siendo difícil. Aún no se como llegué a acumular tantas cosas durante este tiempo y ahora la dificultad reside en moverlas al DF (Distrito Federal ó Ciudad de México). La mudanza viene el lunes, mi departamento está volteado, yo ya estoy cansada y aún así tengo que seguir echándole ganas.

Creo que si no fuera por estos momentos de relajación (debo decir que me les escapé un ratito a mis papás del ajetreo de la mudanza) en los cuales escribiendo puedo sacar un poco el estrés que traigo dentro, el sentirme acompañada por amigos sinceros repartidos (ahora puedo decirlo) en muchos rincones del planeta y por la musiquita de bossa nova que envuelve este café cercano a mi casa, me costaría mucho más trabajo salir adelante con tanta cosa.

Por eso, y sin importar que alguien me pudiera haber visto raro al tomarle foto a mi bebida con la cámara de la lap, quiero compartir con ustedes este momento y, por que no, hacer de cuenta que estoy rodeada de amigos, tomando un café y comentando los pormenores de nuestras vidas durante las últimas 24 horas.



martes, 2 de diciembre de 2008

Dedicado con cariño al individuo que me bateó lejos de su vida

Cuando el sueño se va por pensar en ti
y la necesidad de tu presencia se aparece a cada instante.
Cuando la música es lo único que te puede definir
y tu voz es el sonido de la felicidad misma,
significa que es tiempo de hablar
e intentar decir lo que siento por ti,
pues aunque no lo quieras
estás en mi vida, en mi mente y en mi irrealidad misma...
y tristemente
eso es lo único que me hace feliz.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Viendo la luz al final del camino

Pues resulta que es muy cierto ese refrán que dice "no hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague". Afortunadamente para mi todo parece indicar que el viernes no sólo sera un día, sino EL día pues este viernes 5 ¡por fin! hago mi examen de grado para obtener el tan ansiado título de Maestra en Metalurgia e Ingeniería de Materiales.

Les contaré que el camino ha sido difícil, como todos los caminos que te llevan a algo bueno. Estas últimas semanas me las he pasado con bastantes dificultades ya que entre trámites, correcciones al trabajo, idas y venidas, y alguno que otro round que me he tenido que aventar con algunos profes, finalmente ya tengo fecha y hora para concluir con esta etapa.

Así pues, el viernes en la tarde de México, noche en el hemisferio sur americano y madrugada en el viejo continente, estaré siendo examinada, académicamente hablando, por unos tres profes y algunos compañeros y gente que se llegue a agregar. Seguramente tomaré (más bien me tomarán) algunas fotografías, claro que no son de las fotos que realmente disfrute que me tomen, pero es importante dejar constancia del evento y si hay algo decente para compartir con ustedes mis amigos del blog, lo haré, no lo duden.

Pero si, este fin de semana que pasó me dije: "al traste con todo esto" y me fui de sana convivencia (no digo fiesta porque pronto me lo toman a mal jejeje) con mis amigos del Instituto, comimos, cantamos, bailamos y platicamos un buen rato. Eso me sirvió de relax pero el problema es que ya empezaron los comentarios de "no te vayas" y "sigue el doctorado aquí" y yo lo que de verdad quiero es ya cambiar de lugar, hacer otras cosas e interaccionar con más gente. Aún así se queda una parte de mi corazón aquí y aunque es una etapa que ya pronto terminará, sé que me espera algo bueno en otro lugar, así que voy a luchar por conseguirlo.



Carne asada del convivio, es la única foto presentable del evento, ahora si les debo alguna donde salga yo, pero quizá con la comida puedan extrapolar lo que resta de la fiesta, perdón, convivencia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...