miércoles, 11 de febrero de 2009

Mirando alrededor

Es un cuanto difícil poner una nueva entrada cuando las dos últimas semanas en lo único que he podido pensar es en los estudios, ponerme al tanto de lo que debo hacer y en realizar la cantidad interminable de trámites que parece ser que no tienen fin. Estas tardes, en lugar de poder leer mails y blogs a gusto, tengo que llenar formatos en línea y/o formatos en papel, llenarlos, imprimirlos, duplicarlos, ordenarlos, firmarlos y entregarlos para después que me digan que ese papel no era, que me falta una copia, que todavía no me resuelven nada y que pase "en un rato" a ver si ya tienen más información.

Dejando eso de lado, me cuesta algo de trabajo hablar de algo divertido de interés muy general, pero les contaré un poco de lo que ha sido mi vida en estos días en que he vuelto a colgarme el letrero de "estudiante".

Primeramente debo comentar que me encuentro muy contenta de haber podido entrar a hacer el doctorado. Sinceramente aún ni siquiera asimilo que logré terminar la maestría, ha sido tan pero tan rápido que no me termina de entrar la idea. Por otra parte, me habían dicho anteriormente que aunque uno sea de nuevo estudiante ya no es lo mismo que cuando estaba en la primaria, digamos que es obvio que "hay niveles" pero no me refiero al grado en si, sino más bien a la actitud que uno debe tomar ante el estudio, es decir, mi opinión es que cuando uno estudia una maestría o un doctorado lo hace por gusto, porque se está convencido de que es lo mejor y porque uno lo hará con plena conciencia de la responsabilidad que eso acarrea porque, digo, a nadie le gustaría pensar que las contribuciones públicas se gastan en mantener estudiantillos de 4ta que no hacen bien su trabajo, porque eso es lo que es: un trabajo, aunque quizá que un 98% de las personas a las que uno les diga que "sigo estudiando" creerá que sou un individuo sin mucho beneficio y con intención de no ganarse el pan con el sudor de la frente.

Bueno, pues debo decir que es encantador volver a tomar clases, para mi es lo mejor que me puede pasar, hoy platicaba con un profe sobre aislantes para líneas de transmisión y cuando decía cosas que yo tenía algo borrascosas en la mente y de repente me hacía ver la luz, ¡me sentía tan bien! y es que yo creo que de lo mejor que alguien te puede regalar es parte de sus sabiduría, entonces créanme, me siento felíz por eso. He vuelto a sentir la emoción de perderme en un libro y de tardarme hora y media en avanzar a la siguiente página hasta entender y es que para mi entender es un verdadero placer (creo que eso de no traer novio al lado me hace buscar el placer en lugares insospechados). En resumen: estoy feliz.

Desafortunadamente no puedo tomar fotos de: "Myriam en la biblioteca", "Myriam en plena clase", etc. para ilustrar esta entrada (ahí si podría parecer loca) pero espero que con esto que les cuento se lo imaginen un poco.

Como les dije, también he conocido gente pero de momento no tengo mucha energía para eso, no tengo ganas de socializar ni de adentrarme mucho a la vida de los demás, espero que sea pasajero, pero de momento camino y veo de reojo la vida del todo mundo pasar a mi lado, y observo el comportamiendo de las personas en la calle, en la escuela y no dejo de sorprenderme ni un sólo día por lo que veo.

Debo decirlo, sigo sin soportar ver escenas románticas a mi paso porque simplemente de ponerme yo en el papel de alguno de los involucrados hasta se me revuelve el estómago, definitivamente no es mi momento para andar emparejada con alguien (a menos que fuera con el susodicho que les conté días atrás, pero como eso es más improbable que México le gane a EU en el juego que están llevando a cabo en este momento, no lo tomo como una posibilidad).

Voy en la calle, miro a algunas mujeres y me pregunto ¿por qué se visten así, si la mayoría de los hombres de aquí son unos sucios y las ven tan pero tan groseramente que hasta a mi me da pena?, ¿por qué las mujeres no se dan su lugar frente a los hombres?, ¿porqué siempre abundan más los hombres en ámbitos académicos?, ¿por qué la generalidad de las mujeres siempre están a la expectativa de ser reconocidas y codiciadas por los hombres?, ¿por qué los hombres hablan groseramente frente a las mujeres sin guardarles el respeto que merecen?. Quizá es porque las mujeres así lo han provocado. Pero esto es a todos niveles: hombres fachosos y hombres de traje, no hay distinción, la gran mayoría tienen su pizca de suciedad. Que mal, porque si hay algo que a mi me molesta al grado de el hastío es el mal trato que le dan los hombres a las mujeres por causa de lo que ellas mismas provocan.

Así que en mi día a día pongo mi pizca de arena para mandar un mensaje en contra a esa tendencia de maltrato a la mujer: trato de ser más inteligente y más ágil que los hombres con los que compito académicamente, JAMAS les doy oportunidad concientemente de que me miren feo, trato de crear un ambiente de respeto a mi alrededor y trato de romper con el estereotipo de la mujer devaluada por el hombre, es difícil pero trato de hacerlo cada día lo mejor que puedo.
Claro que eso implica esfuerzo, y mucho, quizá por eso me desgasto de más y acabo rendida todos los días. Creo que me importa más el tema de lo que debería pues a cada momento que observo cosas así tengo un pequeño disgusto interno que no me deja en paz.

Ya brinqué mucho en mi reflexión: de lo felíz que me hace estudiar a lo mucho que odio que muchas mujeres sean tan ingenuas y no se den cuenta de que deben valorarse más.

Como verán, a estas horas ya no me queda mucha inspiración para hablar de cosas académicas sino más bien para desahogarme de mi día.

Mis apreciados amigos, aunque me tarde en poner cosas en el blog, yo sigo leyendo todo lo que ponen, porfavor, créanme que estoy taratando de hacer lo mejor para que yo y toda la gente que me aprecia se sientan contentos y orgullosos de lo que hago, siempre trato de ser la mejor y por eso siempre me relaciono con gente de lo mejor, como ustedes. Como se que es algo pasajero, seguramente más pronto de lo que pienso, tendré alguna entrada más divertida y mejor ilustrada que esta, de momento, como me falta ilustración para esta entrada, se me ocurre que les voy a hacer un dibujito en paint para ver si así me disculpan que no haya puesto más entradas en estos días. Se los dedico con gusto y me despido por el momento hasta mi próxima entrada.

3 comentarios:

Myriam dijo...

Me comento yo misma. Hoy que repasaba lo que escribí me doy cuenta que a veces soy víctima de mis principios de neurosis asi que espero que nadie tome a mal lo que digo, y aunque es verdad todo lo que escribo, no es personal hacia alguien en particular.

Finalmente, defiendo mi derecho a expresar mi punto de vista de la vida en mi blog que desafortunadamente es a veces el único lugar donde puedo decir lo que pienso.

Víctor dijo...

Hola Myriam. Te doy toda la razón. El problema es que los hombres descendemos del mono por una vía mucho más directa que las mujeres. Creo que con las prisas nos hemos saltado algún paso evolutivo importante. Y esto se ha puesto de manifiesto en cuanto las mujeres habéis accedido plenamente al sistema educativo. En fin, la cosa ya no tiene solución, así que los hombres sólo podemos maquillarlo con un poco de culturilla... Por tanto, como decimos en España, te digo que ¡valor y al toro! :)

Myriam dijo...

Gracias por tu comentario Víctor, como siempre muy acertado, gracias por no tomar a mal mis arranques de ansiedad.

¡Saludos enormes!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...