sábado, 7 de marzo de 2009

Tarde de sabadito

Esta semana estuvo muy cansada porque ya me encuentro en plena actividad escolar y las tareas han hecho que me haya amanecido ya varias veces dejándome agotada como en esta ocasión.

Mi hermana me había invitado a asistir a una sesión de meditación que se llama Deeksha, es como una cosa así de transmisión de energías mezclado con cosas de tipo hindú que, sinceramente no entiendo mucho, pero me ha dado una pereza increible ir y solamente mi mamá asistió a la invitación. No debo negar que traigo un poco de cargo de conciencia pues ya me había invitado desde tiempo y yo nadamás que no me decido a ir. Debo argumentar que yo no soy mucho de esa onda y en este momento de mi vida dificilmente creo que me puedo ir a relejar a un lugar donde haya gente que no conozco. Un día ella y un amigo suyo organizaron una sesión de meditación con un amigo suyo aquí en mi casa con toda mi familia, tios, primos, etc. y debo aceptar que, a pesar de que no soy tan espiritual, si logré sentir cosas curiosas. Por ejemplo, al hacer como una especie de "barrido" a través de los chacras (si, los famosos chacras) se logran sentir vibraciones, algo así como ondulaciones en partes específicas del cuerpo y también les diré que sentí que mi visión se oscureció de un lado de donde tenia tomado de la mano a un integrante de la familia con dudosa serenidad interior. Así que no creo que sea algo vanal, debe ser algo muy bueno pero la verdad es que como que no es lo mío.

En fin, dejaré de pensar en eso y les cuento que son acá casi las 13:30 hrs y yo todavía ando con el pantalón de la pijama, es que deveras ando muy cansada. Ayer tuve que ir a hacer más trámites del otro lado de la ciudad y regresar a donde estoy estudiando después de atravesar rumbos que yo ni conocía, la novedad es que utilicé el metrobús que es un sistema de transporte relativamente nuevo que mezcla algo de la infraestructura del metro con vehículos tipo autobus. Les adjunto una foto. Iba yo un cuanto temerosa porque era un transporte nuevo y rumbos nuevos para mi, además de que por momentos se saturó de gente, pero al final llegué a mi destino aunque me tardé más de una hora en hacerlo

Y hoy, aqui ando, víctima del cansancio y de la flojerita, y tengo que hacer tarea, investigar, leer, escribir y todas las cosas que se hacen cuando se estudia, pero estoy muy contenta salvo algunos tramites que se atraviesan en mi camino incesantemente, estoy muy contenta porque lo estoy disfrutando, digamos que es la misma presión, o más, que cuando se estudia la licenciatura, pero es más el gusto con el que se hace.

En fin, me doy cuenta que la ropa limpia se quedó en la lavadora y hay que sacarla, que el piso de la casa esta sucio gracias a las patitas de la perrita y que al rato vene de regreso mi familia y habrá que ayudar a parar la comida, así que mejor ya me voy sacudiendo la pereza y sigo con mis obligaciones.
Procuraré no sentirme culpable por darme un rato de ocio, al fin y al cabo no podré quitarme de encima las tareas escolares que tengo pendientes. Lo que si es cierto que ahorita voy a ir por unas rebanadas de sandía con limón y chile para el antojo del mediodía, si alguien gusta, está completamente invitado.

4 comentarios:

Trenzas dijo...

Gracias por la invitación :)
Todos andamos como perezosos por lo que veo, a pesar de que tú, con todo y esa pereza que cuentas, haces muchas cosas.
No así yo, que sí que agarré una bien fuerte; como una gripe :DDD
Me alegro de que esta sea una ciudad relativamente pequeña que se puede recorrer a pie sin mayores complicaciones ni mucho cansancio. Me fatigo sólo de oírte esos largos desplazamientos para llevar a cabo trámites :(
Ánimos, que ya falta menos...
:)
Un gran beso, amiga.

Myriam dijo...

Si, de cuando en cuando hay que dejarse llevar por la pereza, no quitarse la pijama y ver la telenovela de la noche para estabilizar los niveles de estrés a los que todos estamos expuestos sin importar a que nos dediquemos. Saludos!

Víctor dijo...

Bueno Myriam, estamos a miércoles, espero que a estas alturas de la semana hayas conseguido desperezarte y salir de la cama... y claro, sólo hace falta que Trenzas te anime a seguir descansando... nada de eso, piensa en todas esas maravillosas gestiones intrascendentes que te quedan por hacer, ese enriquecedor papeleo burocrático, esa estimulante lucha contra el funcionario cara-de-cartón que te espera parapetado tras la ventanilla y que conoce esa póliza rarísima que le falta justamente a tu impreso... si eso es la salsa de la vida, mujer... y si encima tienes poderes mentales, no te digo lo que te puedes divertir.. ¿Que me falta un papel, dice Usted? Pues Usted ¡FULMINADO!

Myriam dijo...

Jejeje, si ganas no me faltan de que se hiciera realidad eso! fijate que he llegado al punto de prometer una penitencia y ser buena a cambio de que ya se termine mi diario martirio con un trámite que no puedo concluir. De hecho, ya le dije al Licenciado que me lo lleva: ¿Pues qué estaré pagando, qué mal hice que la vida me lo cobra así? :) en fin! mejor lo tomo con filosofía y confio en que todo va a salir bien.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...