jueves, 23 de julio de 2009

Desayuno prehispánico

Hace un par de días una de mis mejores amigas me dijo que había encontrado enclavado en el centro de la Ciudad de México, sobre la calle de Tacuba, un lugarcito de reciente apertura donde preparaban algunos platillos ligeros de tipo prehispánico propios para un desayunito confortable y ligeramente fuera de lo común, y digo ligeramente porque en realidad en la gran mayoría de los hogares mexicanos siempre existe alguna receta con toque prehispánico pues casi todos aquí llevamos en la sangre un gusto natural por los alimentos preparados en base al maíz, al chile, al frijol y algunos otros elementos ancestralmente típicos de este país. Así que fuimos.

El lugar era un café-restaurant "azteca", por lo menos así lo denotaba su nombre, y además era como un pequeño escaparate para la observación y venta de artesanías hechas por artistas mexicanos. Me recomendaron mucho el café pero al contrario de lo que pudiera parecer, no soy tan buena consumidora de verdaderos cafés, de esos de mucho aroma, sabor concentrado y altos niveles de cafeína pues facilmente me puedo quedar sin dormir por varias horas, sin embargo me tomé un capuccino con rompope muy sabroso. Aquí un par de fotos del lugar:



El menú estaba escrito sobre papel amate que es un papel hecho de cortezas de árbol el cual era usado por los antiguos mexicanos para hacer sus códices y algunos otros documentos que incluso hoy en día se pueden apreciar en los museos. La sugerencia de comida fue un tamal de carne de venado con salsa de mole, uno podía elegir el tipo de carne y la salsa, pero como me recomendaron probar el venado y soy fanatica del mole, esa fue mi elección.

El mole es como un adobo dulce-picante elaborado a base de muchas especias, chiles, semillas e incluso chocolate que es como la madre de los platillos festivos mexicanos, incluso es común que cuando alguien anda con novio/a la gente pregunte"¿Y para cuando es el mole?", o sea, para cuando la boda y como tradicionalmente las celebraciones típicas mexicanas se celebran dando mole, de ahí la expresión. Bueno, pues como decía soy VERDADERA FANATICA del mole. Como pueden ver el tamal se hace cocinando la masa rellena de carne dentro de una hoja de plátano que le da un gusto ligeramente profundo y perfumado, muy rico.

Luego pedí otro tamal relleno de huitlacoche pero a ese se me olvidó tomarle la foto aunque de afuera se ve igual pero de adentro es un hongo de color negro que se da en la planta de maíz, en algunos lugares lo consideran como plaga de la planta pero en México es un platillo codiciado, claro, no a todos les gusta pero a mi si, aunque yo tengo la teoría de que quizá si alguien no tiene el paladar acostumbrado al sabor de la comida exótica mexicana y de repente la prueba, puede ser que no la aprecie en su total magnitud, la verdad son alimentos que con el tiempo uno llega a disfrutar pues a casi todos en la infancia suele no gustarnos ese tipo de comida TAN mexicana.

Como no nos habíamos llenado pedimos otro platillo ligerito que casualmente corresponde a un acertijo que alguna vez puse en el blog y que nadie contestó: los molletes, a ver si los recuerdan (Nota: no son mis manos):


Que es simplemente un pan llamado bolillo partido a la mitad, untado con frijoles refritos, jamón, queso derretido y una salsa que acá le llamamos "pico de gallo" hecho solo de jitomate, cebolla, chiles verdes picaditos y un poco de sal fácilmente reproducible en cualquier hogar del mundo.

Luego, yo ya me había llenado pero ella pidió de postre un "pastel azteca de manzana y canela" hecho con harina de maíz, muy rico pero ya tanta masa de maíz era una grosería para mi, realmente eso es peligrosamente engordante aunque delicioso.

Y así fue como terminamos el desayunito, muy satisfechas y recordando sabores que de cuando en cuando se nos escapan de la mesa. Al final tomé una foto de un gráfico con motivos aztecas coronado por una máscara de jade como las que usaban los antiguos mexicanos en sus entierros. Creo que un día de estos volveré.

2 comentarios:

Víctor dijo...

He saboreado mucho esta entrada, jeje... sobre todo me ha gustado el tamal de carne con mole. Me gusta mucho la comida mexicana y solemos ir con relativa frecuente a comer a restuarantes mexicanos, pero me temo que lo que nos ponen aquí no debe tener un sabor mexicano "auténtico"... debe pasar lo mismo que con la comida china, que, según dicen, se parece poco a lo que comen los chinos.

Myriam dijo...

Si, debe ser, incluso aqui mismo en México suele haber algunos restaurantes que son franquicias norteamericanas y ofrecen unas comidas híbridas mexicanas que nada tienen que ver con el autentico sabor de la cocina mexicana.

Mas adelante pondré fotos de mas comida mexicana, y ya saben, si alguien algun dia viene de visita para acá me encargaré de que prueben el auténtico sabor de la comida mexicana.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...