miércoles, 2 de septiembre de 2009

La frase que me hizo el día


Pues bien, heme aquí en mi casa, con la pijama puesta aunque ya van a dar las 2 de la tarde, el cabello medio revuelto y una gripe de esas que hacen que uno se acabe los rollos de papel higiénico y que el cerebro vibre dolorosamente a cada paso que se da.

Yo creo que ya me tocaba, desde los famosos días de la influenza no me había pasado nada pero creo que el hecho de que el sábado me agarrara la lluvia en pleno centro y sin paraguas fué el factor clave para que me enfermara así.

Ayer todavía pude ir al Instituto a tomar mis clases igual que siempre, pero a eso de la 1 de la tarde empecé a notar que mi flujo nasal no era normal, la verdad es que andaba algo desanimada y mis amigos me decían: "¡Ándale Myri, vámonos a comer!", a lo cual yo les dije: "¿Saben qué?, yo creo que hoy no los acompaño porque ni hambre tengo todavía". Y era cierto. Con la enfermedad generalmente se va el hambre, pero es que casi siempre comemos juntos, de hecho muy seguido vamos juntos a todos lados si se puede: al banco, a la papelería, a los trámites, a comprar cosas, etc. Entonces uno de ellos me dijo: "¡Ándale Myri! sin ti nuestras pláticas no son las mismas"... ¡Y ZAZ! que ahí va a dar Myri con toda su humanidad a darse cuenta que sus amigos, sus nuevos amigos ¡la quieren!. A lo cual vencida en mi obstinación no pude más que agregar: "¡Ándenle pues, vamos a comer :)!".

Pasé una noche fatal con lo peor que puede ofrecer un resfriado y en la mañana les dije a mis papás: "tengo todos los ganglios del cuello inflamados", claro, se asustaron un poco y fueron a comprar medicina, y ya que me la había tomado y estando reposando en mi cama sonó mi celular... era uno de mis amigos: "Myri ¿¿dónde estás??" y yo: "Pues en mi casa, estoy bien enferma", y el: "¡Te necesitamooooosss!" y yo: "¿Para qué?" a lo cual me contestó: "Es que fíjate que bla, bla, bla..." y ¡bueno!, al final terminé odiándome por haberme enfermado pero ahora si que no estaba en mis manos ir a la escuela, de hecho estoy escribiendo en la compu con mis anteojos oscuros de vidrios polarizados porque deveras que me lastima la luz.

A final de cuentas lo que aquí importa es que todo parece indicar que mis amigos me quieren ¡snif, snif! lo cual es un gran aliciente para mi pues de cuando en cuando la depresión se apodera de mi ánimo y hace que me cuestione cosas que me deprimen aún más. Sin embargo hoy estoy enferma pero contenta, y aunque hoy si avisé que no iba a asistir a la clase, tengo que esforzarme para mañana estar ahí puntual.

Creo que un punto importante de todo esto es recalcar que es de VITAL IMPORTANCIA decirle a las personas que quieres, que las quieres y no reservarlo sólo para los cumpleaños, navidad, o peor aún, cuando están en el lecho de muerte. Uno nunca sabe en que momento esa sencilla frase o una sutil demostración de afecto pueda valer oro para otra persona que está, quizá sin saberlo, necesitada de sentirse querida.

La verdad es que en este momento me siento mejor, y a pesar de que los individuos en cuestión suelen hacer bromitas medio pasadas de la raya o me inmiscuyen en conversaciones no aptas "para menores", son bien buenos tipos y me siento afortunada de tenerlos como compañeros.

6 comentarios:

RobertoV dijo...

Contra la gripe o por si uno tiene ganas nomás.
Una buen remedio para los estados gripales el tomarse un rico café cargado con whisky o ron, da igual mientras tenga mas de 20º de alcohol. También se puede intentar con un buen trago de vino tinto caliente cortado con limón. Este brebaje lo tomaba mi director cuando estaba resfriado y al menos a él le daba resultado.
Que te mejores.

Víctor dijo...

Pues sí Myriam, que te recuperes de esa gripe... mejor que no fuerces la vuelta a las clases, sólo conseguiras retrasar la recuperación.

Y sí, es muy cierto lo que dices sobre la importancia de decir las cosas a la gente... aunque no puedo decir que predique con el ejemplo.

Myriam dijo...

RobertoV, de las opciones que has propuesto se me antoja la del café con ron, me imagino que si me lo tomo de noche antes de dormir voy a sudar como desesperada en la noche pero supongo que eso es bueno, dicen que asi uno saca la enfermedadmás rápido.

La opción mexicana a eso sería tomarse una copita de tequila con un limón exprimiéndolo en la boca, una vez si me funcionó, es como si te desinfectaras la garganta de todos los bichos y además se queda con una sensación confortablemente calientita.

¡Muchos saludos y gracias!

Myriam dijo...

Ay Víctor, pues una parte de mi me dice: "Myriam, quédate en la casa, total, justificas tus faltas y ya", pero la verdad es que mi instinto de responsabilidad a veces hace que me sienta culpable por estar enferma.

Y bueno, respecto a lo decir a las personas que quieres que las quieres estoy de acuerdo que puede no ser tan fácil ya que lo más inmediatamente posible es que se preste a malos entendidos a ojos de terceros y eso lo comprendo, eso es lo malo del asunto y aún no tengo la solución para remediar eso, yo misma soy víctima, así que no me queda más que aceptar que en ocasiones, yo tampoco predico con el ejemplo aunque quisiera. Saludos!

Roberto dijo...

Myriam, en primer lugar espero que te mejores rápido. En segundo lugar creo que si pruebas todos los remedios que se proponen más arriba no irás a tu escuela mañana, pero por otras razones.
En tercer lugar: que tus amigos te quieren...? Y cómo podría ser de otra manera, Myriam? Si hasta los que te conocemos de lejos y por escrito te queremos mucho.
Así que mejórate pronto para que no hagas infelices a tus nuevos amiguitos del DF.
Besos desde Buenos Aires.

Myriam dijo...

Graciaas Roberto ¡yo también te quiero muchoooo!.

Está bien, de momento no me tomaré los brebajes recomendados sino hasta el fin de semana, pero por lo menos si me estoy tomando muy a gusto los globulitos de homeopatía que me trajeron mis papás hace rato, son inocentes pero aún así tienen su efecto "estimulante".

¡Muchos besos para ti!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...