viernes, 25 de septiembre de 2009

¿Qué onda con nosotros?


No sé si alguien de ustedes que no sea de México habrá escuchado en las noticias que justo hace una semana en la estación del metro Balderas de la Cd. de México, un tipo se puso a grafittear alguna consigna política en la pared, llegó el guardia en turno y aún sin que este terminara de reprimirlo, simplemente el desequilibrado grafitero le sacó la pistola y lo mató. Luego uno más salió a su ayuda y ¡pum! lo mató también.

Y es ahí donde todos los que a diario pasamos por ahí, muchas veces a la misma hora en que sucedieron los hechos nos preguntamos ¿y si hubiera ido yo en ese tren justo en ese momento? yo creo que a mi por lo menos me trauman si no es que me pasa algo peor.

Y es que uno viene en lo suyo, pensando que es viernes y que llegará a recostarse un rato, en la tarea pendiente, en que si se ve alrededor gente con semblante de que va de fiesta, en la tarde nublada y lluviosa, o en lo buena que está canción que se viene oyendo con los audífonos, pero jamás uno se pone a pensar que presenciará un doble asesinato.

No estuve pero lo siento muy cerca. Cuando he pasado por esa estación siento una vibra extraña, la verdad es que no me quisiera bajar ahí en el futuro. Pero todo mundo se comporta igual que siempre, los andenes están abarrotados, no hay ningúna zona acordonada ni nada fuera de lo común. Simplemente pasó y ya.

Por una parte que bueno porque varios miles de mexicanos dependemos de un servicio eficiente del metro, pero por otra parte que mal que las cosas simplemente pasen ¡y ya! un par de familias se desmoronaron, varias decenas seguro quedaron con afecciones nerviosas, taquicardia, pesadillas recurrentes y sin embargo... la vida sigue su curso.

Y no es que sea muy devota de la religión pero todas las mañanas que salgo de casa me encomiendo a dios y le pido que me permita regresar con bien. El camino de ida y vuelta a mi Instituto no es precisamente corto pues en suma quizá paso alrededor de hora y media diaria en el metro y una hora en otro tipo de transporte.

Y la gente con la que uno se topa a veces es rara, hay que ir bien atentos a lo que sucede alrededor y no tanto porque a diario sucedan cosas malas, no, la verdad es que no, pero siempre queda la duda de si de repente a alguien le van a faltar algunos iones que impidan una buena comunicación entre sus neuronas y se le ocurra algo estúpido como agredir a alguien de la nada. Como sucede en todas las enormes ciudades supongo.

Pero como dicen: cuando te toca, aunque te quites y cuando no, aunque te pongas. Uno nunca sabe. Cada día es como una "prueba superada" de los concursos de televisión. Y es que a veces uno trata de hacer lo mejor con su vida, ser bueno, portarse bien, comer cosas sanas y a un extraño simplemente le puede valer un cacahuate eso y arruinarte la vida para siempre. Eso si me daría mucha rabia.

Bueno, pues aquí termino mi sencilla reflexión social. Educación, comida, trabajo, deporte, eso es lo que le hace falta a la gran mayoría del pueblo mexicano para ya dejarnos de estas aberraciones de la conducta humana. Y como no se lo podemos pedir a los políticos se lo pediremos a diosito yo creo que el en una de esas si nos lo va a complacer.

4 comentarios:

Víctor dijo...

Hace algunas semanas iba yo tranquilamente en el Metro. De repente, un tipo se pone a leer una Biblia a gritos, en concreto un pasaje sangriento que debía proceder del Antiguo Testamento. Pensé que en cuanto terminara sacaría un cuchillo y empezaría a repartir puñaladas. Así que me puse a evaluar disimuladamente a mis compañeros de viaje, para ver si le podríamos reducir entre todos llegado el caso... Al final no pasó nada, menos mal.

Myriam dijo...

Si, que feo que uno no pueda ir tranquilo por la calle, yo también a veces detecto situaciones así y enseguida me pongo en actitud de alerta.

Lo importante es correr con la suerte de no estar en el lugar incorrecto en el momento incorrecto, pero eso es sólo eso: suerte.

Saludos!

Víctor dijo...

Me ha gustado mucho esa frase de "cuando te toca, aunque te quites y cuando no, aunque te pongas", no la conocía.

Myriam dijo...

Ah bueno, pues la puedes usar cuando gustes jeje :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...