sábado, 17 de octubre de 2009

Resumiendo

Maldita sea. Es lo que más sinceramente me nace decir en este sábado de noche que estoy en mi cuarto con mi compu y tomando un café.

La vida no ha estado fácil estos últimos días, me ha resultado difícil mantener el optimismo 24 horas como generalmente lo hago y me ha costado mantener la motivación y la esperanza por momentos, sin embargo en otros tiempos me he convencido tanto de que hay que luchar incansablemente para lograr los objetivos que uno se plantea, que hoy, sin tener muy clara la motivación, sigo adelante pues sé que en algún lugar recóndito en mi mente deben estar esas razones por las que debo esforzarme día a día y no las debo descuidar por una mala racha.

Y digo maldita sea porque algo pasa y no sé por qué. Algo pasa, algo hay en el aire que me rodea y no sé qué es. Siento que soy como una antena que a su paso percibe 20 mil señales distintas, todas al mismo tiempo y todas alterándome a su diferente frecuencia. Por eso a veces me pongo los audífonos y en esos momentos todo cambia: se bloquean mis pensamientos, me siento inmersa en un ambiente donde sólo existe la música y donde todos en el exterior son sordomudos, todos hablan con señas, si no hagan la prueba. Pero en cuanto me los quito todo me vuelve a atacar de manera inmediata así que para mi sólo hay dos opciones para estar bien: o el escándalo absoluto o el silencio abismal.

Y algo pasa, algo pasa con la gente que vive en este mundo cuyas emociones parece que han sido educadas por las telenovelas más corrientes de la televisión, algo pasa que las mujeres recurren a los recursos propios de la feminidad para lograr sus objetivos y que los hombres sacan el instinto macho para seguir menospreciando la sensibilidad de quien aún la tiene.

Vivir la vida es como estar constantemente en un juego de estrategia, tratar a las personas lo es aún más. Difícilmente uno se encuentra hoy en día alguien con quien se pueda pensar en voz alta, alguien que exprese y alguien que no se escandalice.

Todos queremos saber las respuestas a las dudas más profundas que se orignan en nuestro ser pero nadie se anima a preguntar, y si alguien se anima a preguntar, el otro se escandaliza de su atrevimiento.

Algo pasa porque la sinceridad suele ser mal juzgada y nos aferramos a cosas que no tienen sentido y que no nos hacen felices y nadie quiere entenderlo, nos da temor aceptar lo que está mal.

Y yo siempre me digo ¿y si me murera mañana?, ¿y si no le puediera decir a fulano/a que era importante para mi?, ¿y si yo pudiera decirle a alguien una frase que lo marcara positivamente de por vida?, ¿y si yo pudiera dejar en una persona un recuerdo entrañable hasta el día de su muerte?, ¿y si yo pudiera establecer un pacto de sinceridad con alguien y de esa manera lograr saber y vivir cosas que mucha gente no?, ¿y si yo pudiera tener la seguiridad de que tengo a alguien en quien confiar incondicionalmente?, ¿y si yo pudiera hacer justo lo que quiero hacer sin ser mal vista?.

Sin embargo, aunque quisiera, no puedo. Como he dicho antes, esas cosas no dependen sólo de mi. No puedo tener un pacto de sinceridad con alguien que se inventa tragi-comedias en su vida, no puedo ser felíz con alguien que vive por obligación su vida y no puedo decir lo que quisiera decirle a muchas personas porque puedo ser mal juzgada.

¿Por qué yo lucho diario para alcanzar esa libertad y cuando creo que la poseo no hay nadie verdaderamente libre para compartirla?.

Disculpenme la expresión pero debo decir que estoy hasta la madre. Yo no suelo decir groserías pero es que este es el único lugar donde medio puedo hacerlo.

Ayer se me ocurrió revisar una carpeta llena de papeles y me encontré unas "cartas" que alguna vez alguien me escribió ya hace unos años y de repente mi reacción fue decir: "¡Ah caray! ¿¿esto es mío??, ¿¿cuándo fue que alguien me escribió algo así??". Verdaderamente no las reconozco ni las reconocí. Mi vida últimamente ha sido tan áspera en ese sentido que ya ni me acuerdo lo que es leer una carta enamoradamente, con ilusiones fantásticas rondando por la mente. "¿Eso me lo escribieron a miii?" No lo reconocí, de hecho de algunas de ellas ni siquiera me acordaba. Que extraño. Unas de ellas eran verdaderos poemas, ¿cómo alguien...? más bien ¿¿cómo UN HOMBRE pudo haber escrito eso??, mas aún ¿cómo me lo pudo haber escrito A MI? ¡que raro! hoy me parece lo más raro del mundo.

Hoy mis expectativas están mucho más en lo alto que antes, hoy los traumas y las vivencias me han hecho una fortaleza amurallada donde sólo casi la perfección puede penetrar, donde sólo MIS ÍDOLOS podrían penetrar. Pero mis ídolos son lejanos, irreales y prácticamente inexistentes, además la perfección no existe, eso implica que nadie traspasará la muralla simplemente porque en realidad no hay nadie que eventualmente vaya a hacerlo... no hay nadie que QUIERA hacerlo.

Y la muralla a veces se abre y se encuentra con otras fortalezas cerradas, bien cerradas, y parece que cada quien vive encerrado en su mundo y que nunca se sincronizarán esas aperturas intermitentes y cuando la perfección se impone, nunca más lo ordinario vuelve a satisfacer.

Las expectativas me están matando, la hipotética posibilidad de la ocurrencia de un milagro me mantiene al borde de la ansiedad, siento que necesito estar en el lugar adecuado en el momento adecuado. Me debato entre creer en las coincidencias o el destino. Me cuestiono si dar a manos llenas o sólo en base a lo justo. Me pregunto si debo ser la comprensiva de la historia o esperar cómodamente lo que creo que me he ganado.

Que difícil es todo esto. Que difícil es en verdad. Que difícil es desear una vida "normal" y a la vez aborrecerla. Que difícil es tener que introducir al cuerpo tanta información y vivencias que uno no quiere. Que difícil es enfrentar todo esto sola.

Con esto trato de plasmar mi malestar, la esencia de mi incomodidad con lo que me rodea y con la gente que me priva de ser feliz. No debería depender de los demás pero el hecho es que si dependo. Resumiendo:

¿En qué momento finalmente se empieza en la vida a vivir? ¡pero a vivir deveras!, ¿en qué momento me tocará A MI empezar a vivir?.

Una vida áspera. Esa es la palabra. Y los únicos que realmente aplacan por momentos esos huecos son mis hermanos y mis papás. Son ellos los que mirándome directo a los ojos y acercándome a la mano una taza de café me hacen sentir que hay una razón aún para estar feliz.

Justo como el café que me estoy bebiendo ahora.


Me asombra como es que hasta el salero y el pimientero tienen más suerte ¡tenen un abrazo interminable!.

(Esta foto la tomé del blog de la persona citada en la página web indicada en la imagen).

18 comentarios:

Levemente dijo...

Sí Myriam... ser “libre”, todo lo libre que nos permite nuestra limitada humanidad, es muy difícil y, según me va dictando mi propia experiencia, tarea solitaria porque va ligadamente al ser.

Esa libertad se cobra un precio. En todos tus “Y si...”... aprecio una afirmación clara de lo que te gustaría fuera. Pero... como quiera que no es lo habitual -porque a lo que estamos acostumbrados es a los gritos, a los insultos y similares, a la crispación en definitiva y a que las sociedades modernas tiendan al individualismo- tememos tanto mostrar nuestra verdadera naturaleza como demandar que otros lo hagan. Tenemos miedo, esa es la realidad, sin embargo en el fondo unos, otros en la superficie... estamos ávidos de una comunicación real... de un contacto íntimo; y no estoy pensando en lo carnal precisamente. Me refiero a “cercanía”, pero auténtica.

Tal como yo lo veo son dos las opciones: o se paga el precio siendo libre y damos vida a nuestros “Y si...” importándonos un bledo la opinión del resto, o no lo pagamos y en nuestro genuino ser nos quedamos con las ganas. Ahora bien... la gente, Myriam, siempre nos va a juzgar... e incluso cuando creamos que lo hacen en positivo más de uno-a lo hará mal, aunque no sea lo justo.

Creo saber a qué te refieres con ese deseo de compartir... pero cuando el deseo se transforma en “necesidad”... también permuta en problema, porque se generan ansiedades, desesperanza, cansancio...

¿Sabes qué hago cuando no tengo unos brazos de otro-a próximos? Me rodeo con los míos que oye... mejor el calorcito de una con una misma, mismamente, que la nada.

Animo y un leveabrazoide para ti, fuerte-fuerte, o flojo-flojo, o mitad y mitad, o cuarto y mitad... en fin, como a usté’ mejor le venga, señorita.

Víctor dijo...

A veces, en entradas tan personales como ésta, te he dejado algún breve comentario si por suerte me venía una idea a la mente. Pero otras veces no te he dejado ninguno, porque no sabía qué decirte; aunque lamentaba que la entrada quedase sin comentarios.

Afortunamente tenemos ahora a Leve entre nosotros, y podrás recibir comentarios tan certeros como éste que te envía... yo me hubiera quedado en un simple "intenta no depender de los demás"

Ale, ánimos.

Myriam dijo...

Si, es algo increible que ahora Leve esté entre nosotros pues si hay algo imprescinidible para una mujer es poder contar con otra amiga mujer para platicar y escudriñar todas las aristas de un mismo tema hasta haberlo analizado concienzudamente a fin de obtener las mejores conclusiones de la situación :) y eso es algo de lo que más me gusta de ser mujer, poder ser así de analítica y, sobre todo, tener temas de sobra para pasar una agradable tarde de café platicando de los temas más insospechados.

Sin embargo Víctor tus palabras también me ayudan pero de otra manera pues aunque no me das consejos sentimentales, siempre haces que me bote de la risa y eso es algo que... no cualquiera jejeje :)

Saludos a los doooooos!! y a todos los que se asomen por aquí.

Víctor dijo...

De modo que no me consideras analítico, ni capaz de mantener una agradable charla de café, sino tan solo un payaso de feria, ¿no?... Anda queeeeeeeeee, vaya cosas más bonitas que me dices..

:P :P

Víctor dijo...

Ahora soy yo el que voy a tener que pedirle a Leve asistencia sentimental, jeje

Myriam dijo...

¡JAJAJAJAJAJA! :) :)

¡Lo dicho! haces surgir las carcajadas sin que lo pueda evitar, lo bueno que ahora me han dejado aquí sola y puedo reír a mi antojo :)

No Víctor, tu si eres analítico y virtuosísismo, tu sabes que si y no te digo más cosas bonitas porque por nada del mundo quisiera tener problemas con la alta autoridad. Mis respetos.

:P

Roberto dijo...

Ya ves Víctor: puede ocurrir que Leve y Myriam pongan un consultorio sentimental en Internet donde, además de atender conflictuadas y conflictuados, hagan DINERO, sí: VERDADERO DINERO, cobrando por sus analíticos servicios. ¿¿¿Cómo no se nos ocurrió a nosotros antes???
¿Servirá también ayudar a resolver problemas legales o de física? ¿qué tal si hacemos un blog, "Ciencia y Jurisprudencia" atendido por sus dueños... obtenga un PRINCIPIO de solución a todos sus problemas por tan solo 2000 euros (se aceptan dólares a la "cross rate" exacta).

Saludos desde Buenos Aires.

Víctor dijo...

Bueno, si me llamas "virtuosísimo" tendré que perdonarte, jeje

Roberto, debo decirte que a mi sí se me había ocurrido ya la idea del blog-consultorio legal... pero por ahora la he descartado, pues los inconvenientes superan con claridad a las ventajas.

Pero no me importaría colaborar en ese consultorio sentimental con Leve y Myriam, como "asesor externo masculino". Y les vendría bien nuestra colaboración, pues por muy listas que sean, no pueden conocer la forma de pensar del "enemigo" tan bien como nosotros mismos.

Roberto dijo...

Pero... nuestra colaboración no sería gratis, ¿no?

Myriam dijo...

¿¿2000 euros Roberto?? ¿seguro que no le estás perdiendo?

Myriam dijo...

Pues yo si te adopto de colaborador Víctor pero tienes que prometer que vas a "develar" todos los secretos de los hombres que todas las mujeres quisieramos saber, y nos lo tienes que explicar "con peras y manzanas" porque verdad de dios que la vez que me quisieron explicar eso del cabello despeinado jamás les entendí.

Tu Roberto, creo que no serás contratado hasta que el consultorio sea una empresa boyante pues con lo de que seguramente vas a pedir como sueldo nosotros echamos a andar el negocio y hasta le pagamos vacaciones a los empleados.

Roberto dijo...

El último párrafo es cierto, Myriam. Hagan que la empresa crezca y luego me contratan.
Con respecto al primer párrafo, ahora que has crecido (un poco) ya te lo puedo explicar: Lo de la atracción que genera una damita no muy bien peinada sobre los caballeritos es... ¿cómo decirlo...? es... que pudiera estar bastante despeinada debido a una situación algo distinta a la real de ese preciso momento. ¿No sé si me explico...?
Creo que, de a poco y siempre a pedido, con los lectores que quieran colaborar te iremos revelando las verdades de la vida.

Un beso desde Buenos Aires.

Víctor dijo...

Myriam, si no recuerdo mal, ya te expliqué el secreto de la diferencia entre hombres y mujeres con "peras y manzanas"... Repasa tu blog, y lo encontrarás.

Roberto, muy atinado tu comentario, también vas a ser el Maestro del consultorio sentimental, jeje..

Levemente dijo...

Pues si me llamaran “payaso” (payasa más bien) me sentiría muy, pero que muy halagada. Hablo en serio. Creo que hacer reír a los demás es un gran don. E incluso arrancar alguna que otra lágrima de pura emoción... ídem.

Oye Myriam... igual tenemos que estudiar seriamente la idea que apunta Roberto sobre un consultorio on line, je. ¿Cómo no se nos ocurrió antes?

Víctor... te puedo hacer descuento por la teleasistencia sentimental, je-je. A propósito... ciertamente no sabemos como piensa el enemigo, pero me late que estamos puestííííísimas (al menos yo) en saber cómo actúa... en sus estrategias, que a fin de cuentas es lo verdaderamente importante.

¡Hasta otra!

Myriam dijo...

Si Leve, yo también estoy puestísima para dar marcha con el consultorio que proponen estos muchachos.

Víctor, si recuerdo bien la explicación de la pera y la manzana, la mujer y el hombre, etc, pero ahí te había comentado que toda esa vasta filosofía que plasmaste no la pude relacionar con el cabello despeinado.

Roberto como que ya MEDIO me hizo entender la idea central lo cual me sorprendió y me hizo poner cara de ¿¿¿¡Robertoooooo!??? ya que para mi él es como el emblema universal de rectitud y decencia, pero por lo menos hizo que entendiera por donde iba la flecha.

Así que Víctor, yo te pido que para una próxima ocasión mejor omitamos las filosofías y las parábolas existencialistas jejeje para que le entienda.

Víctor dijo...

Myriam, utilicé el ejemplo de las peras y las manzanas porque fue lo que me ordenaste.

Si prefieres que hable CLARO, también puedo hacerlo, pero no vale luego borrarme el mensaje so pretexto de que tu recién estrenada sobrina no puede tener una tía con un blog indecente..

Leve, te tomo la palabra con esos bonos-descuento para la teleasistencia. Y si a cambio no puedo enseñarte nada sobre estrategias masculinas te enseñaré... mmmmm ¿alguna receta de cocina?.. no sé, pero algo tendrás por tu amabilidad.

Levemente dijo...

Víctor... pues casi prefiero alguna lección de mecánica, que según leí en algunas de tus entradas se te da bastante bien.

Pero si te metes en faena... que sea algo más que cambiar una rueda, mirar el aceite... sustituir la bombilla del intermitente... ¡que en eso ya estoy puesta!

Víctor dijo...

Leve... creo que, como lectora, tu ojos sacaron una impresión errónea de mis palabras.. :P

He repasado el comentario en cuestión, y sólo dije que tuve que aprender un truco para arrancar un coche viejo que tenía entonces (a la fuerza ahorcan, un coche que no arranca es como el que tiene un tío en Alcalá -que ni tiene tío ni tiene ná-). Pero que no me atrevería a enredar en el motor de un coche moderno.

¿De verdad sabes cambiar una rueda?.. apúntate un megapoint.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...