domingo, 20 de diciembre de 2009

Un estrecho contacto con la naturaleza

Esta última temporada en que la caraga de trabajo disminuía por momentos, tuve oportunidad de salir con mis compañeros del Instituto a caminar por el campus para tratar de ejercitarnos un poco ya que muchas veces podemos pasar días enteros sentados frente a la compu trabajando y haciendo cosas ahí.

Un día de esos nos fuimos a una ciclopista donde hay un circuito de 3 km además de una pista para corredores, pedí prestada una bici pues ese servicio es gartis para los estudiantes y nos fuimos a dar unas vueltas por el lugar. Ya tenía un buen rato en que no hacía ese tipo de actividades y quedé fascinada al poder hacer ejercicio al aire libre, sintiendo la frescura de la tierra y los árboles a mi alrededor, y sobre todo, que podía convivir con mis amigos mientras hacíamos una actividad saludable.

Fue tanto mi encanto que no dudé y me fui con ellos a buscar una bici en los almacenes más cercanos a la escuela ¡y la encontré! así que desde hace unas semanas tengo una nueva compañera con la que me salgo a pasear (a falta de novio jejeje).

Los días siguientes imperdonablemente me fui a dar mis vueltas al circuito, primero aguantaba solo tres vueltas con mucho esfuerzo pero ahora ya aguanto cuatro sin terminar en tan malas condiciones.

Les voy a mostrar algunas fotos que tomé en días pasados del aspecto del lugar a donde voy. ¡Ahhh! aire fresco, vegetación, humedad y mucha energía que se contagia para ejercitarse.

Parte del circuito donde se ven los carriles para bicis y para corredores. A la izquierda unas chanchas de futbol.

Este es el carril para corredores, claro, uno también se podría ir a sentar ahí en la banquita y descansar mientras los demas se cansan.

Otra parte del carril para corredores (es que ese día iba corriendo, si no me hubiera costado mucho trabajo tomar las fotos jeje).

El cerrito que se ve al fondo es característico de la zona donde está el campus donde estudio. Ahorita no se ve muy claramente pero les diré que está repleto de enormes antenas de transmisión. Un día de estos le saco una foto al cerro para que lo vean en todo su esplendor.

Durante el recorrido se pueden apreciar edificios del Instituto cercanos al área deportiva.

En particular aquí les muestro un centro de "nano-investigación" recién construido en el Instituto y del cual algunos de mis profesores forman parte.

Les cuento que el pasado jueves aún tenía trabajo por presentar al día siguiente pero ándaba de un humor tan incómodo que decidí ir a andar en la bici, uno de mis amigos se quedó porque también tenía mucho trabajo pendiente así que me fui sólo con uno de ellos. La tarde estaba lluviosa, pensé que el paseo se nos iba a arruinar pero cuando aminoró la cantidad de gotitas, dijimos: "es ahora o nunca".

Ibamos en camino, la brizna aún seguía pero me dije: "¿qué tanto pueden afectarme estas inocentes gotitas?". Llegamos al lugar e inmediatamente empezamos el recorrido. De repente las gotitas se hicieron más copiosas y entonces me dije: "¡bueno! pues ya estamos aquí, con que no relampagué todo esta bien". Anduvimos tres vueltas mientras platicábamos de algunas anécdotas, yo tenía un poco de frío pero el ejercicio me calentaba. En eso me dice mi amigo: "Myri, me voy a ir a dar una vuelta a toda velocidad" yo le dije: "Ok, mientras yo me doy otra a mi paso" y se arrancó.

No había yo avanzado ni docientos metros cuando las gotitas se convirtieron en gototas y me tuve que plantear rapidamente la pregunta: "¿Le sigo o me regreso?" y como vi que no había relámpagos decidí seguir paseando "Lo único que puede suceder es que me moje" (¡¡ajá!!).

La lluviecita ahora ya era una Sra. Lluvia con todas las de la ley y yo oficialmente me estaba empapando, sin embargo me estaba haciendo mucha gracia pues es algo que JAMÁS me había sucedido, estaba teniendo un momento de identificación plena con la naturaleza, realmente lo disfruté, incluso pude probar algunas gotitas de agua que caían sobre mi boca. Todo iba bien hasta ahí.

De repente empecé a sentir que las gotas se volvían como muy gordas, como que hacían mucho ruido en mi casco y que caían sobre mi con más violencia. De reojo vi algo blanco sobre mi chamarra ¿algo blanco? ¡por dios!... ¡la inocente lluvia se había vuelto granizo! y entonces ahí fue donde me dije: ¡Myriam, pedalea por tu vidaaaa! jajajaja :) claro que no podía empezar a pedalear como despavorida pues me podía ir peor si me derrapaba, así que hasta a eso le tuve que agarrar el gusto y mientras faltaba poco para llegar al punto de reunión me miraba la ropa, las manos, los lentes todos mojados y empañados a la vez. En fin, era una sopa sobre ruedas.

Llegué a la meta, aún no llegaba mi amigo al que le fue igual. Éstaba COMPLETAMENTE empapada y cuando me bajé de la bici sentí un inmenso dolor en las manos ¡casi no las podía mover! estaban completamente entumidas y enrojecidas y mientras hacía que regresaran a la normalidad me reía de lo que sucedía.

Llegó mi amigo y nos fuimos, igualmente bajo la lluvia. Afortunadamente tenía ropa seca en la escuela y me pude cambiar. Luego nos tomamos un ponche caliente y todo regresó a la normalidad.

Eso no me amedrentó y al día siguiente regresamos aunque hacía igual de frío. En esta ocasión preferí correr y tomar algunas fotos que son las que les muestro en esta entrada. Yo me tomé una foto "desde arriba" mientras corría y se las muestro a ustedes para saludarlos.

Espero seguir contándoles más aventuras en esta nueva etapa de bicicletera y espero también que les agraden las fotos.

Un saludo a todos!

3 comentarios:

Víctor dijo...

Ten cuidado que eso del ejercicio es muy adictivo... ¡a ver si te vas a volver una terminator como tu amiguis!

Considero muy positivo que disminuya la caraga de trabajo para poder ejrcitarse gartis.

:P:P

Myriam dijo...

Si Víctor, el ejercicio es adictivo ya sabes, por aquello de la liberación de endorfinas u "hormonas del bienestar" jejeje.

Sin embargo el hacerlo al aire libre le agrega un plus de emoción.

Espero más adelnate seguir teniendo más historias que contar al respecto. Saludos!

Levemente dijo...

Víctor... ;-PPPPPPPPPPPPPPPPP cuidaito con lo que dices que te leve-extermino. Digo te levetermino.

Myriam... así me gusta... ¡en la vida hay que "mojarse"! Eso sí, con casco pa' evitar descalabros en caso de... granizo (o "granizos" varios).

Se te van a poner unas piernnnnas, y un trasero, y unos pulmones... ¡ánimo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...