sábado, 28 de agosto de 2010

Factores vomitivos

Para que no se produzca alguna confusión sobre mi entrada del 25 de agosto sobre los vómitos y esas cosas he decidido escribir esta entrada para platicar como me pinta esta nueva mitad del año.

Mi pasado viaje y los festejos de mi cumpleaños marcaron casi un mes de felicidad pura donde me propuse básicamente pasármela lo mejor posible y creo que lo logré, tanto así lo logré que aún sigo felíz por esos días y pretendo que esa felicidad no se vea interrumpida por algún evento desagradable que de repente pueda presentarse en mi camino.

Y bien, de regreso al Instituto ¡pues nada!, que me encuentro con un ensamble perfectamente sincronizado de profes que nos recordaron a mi y a otros de mis compañeritos que teníamos un pendiente volando en el aire:

"¡¡Pre-doc, pre-doc, pre-doc, pre-doc!!"

Lo cual es sinónimo de:

"¡¡Al matadero, al matadero, al matadero, al matadero!!"

Para ser más clara, a todos los alumnos de 4to semestre por ley nos toca hacer un examen pre-doctoral donde tenemos que exponer los objetivos y avances de nuestro trabajo y defenderlo con fundamentos teóricos y experimentales adecuados. Digamos que es un mini-examencito de grado, bueno, ni tan mini porque igual se hace en el salón de examenes profesionales, con 6 sinodales o jueces de los cuales dos van a ser externos, con público asistente y café y galletitas. Lo cosa es que en lugar de que en esta ocasión yo vaya y me sirva el café y las galletas me va a tocar estar enfrente a merced de lo que quieran "hacerme" los sinodales. Tipo por ejemplo: -¿Y cómo aseguras que tu dopaje por itrio es del 0.4 % atómico?- ¡Zaz! un latigazo, o -¿Y por que estás despreciando efectos de inducción magnética durante la simulación de impulso de rayo normalizado?- ¡Zaz! bofetadón, jejeje. Tipo así va a estar el asunto.

Pero, como ustedes sabrán, tengo un gusto enfermizo por esos retos y suelo llegar con una sonrisa y por mi propio pie a esos eventos, es más, es como un patológico alimento para mi pues me encanta trabajar bajo ese tipo de presiones y me gusta mucho encontrar mis puntos débiles pues el superarlos y rellenar los huecos teóricos que siempre suelen surgir, me llena de una satisfacción indescriptible.

Y será para el mes de octubre que hemos programado gran día, claro, hay quienes hasta llevan a su familia a ese examen pero no será mi caso, ese es un examen propio para que diplomáticamente te hagan añicos y no les voy a dar ese showcito a mis papás jeje. Claro, dicen que si lo repruebas es factor para que te inviten a retirarte del posgrado y, bueno, que yo sepa nunca ha sucedido pero es como un mito urbano que mete miedo y le da algo de solemnidad al asunto.

Ya tengo lista mi presentación, sólo falta ajustarle algunos detalles y seguir con los trámites y veinte mil cartas que hay que hacer para oficializarlo. Pero si todo sale bien, podríamos decir que después de octubre ya sería la Pre-Doc. Myriam P. O., bueno, en realidad ese título no existe.

Hablando de eso de los títulos nobiliarios, esto da pie a otro síntoma vomitivo que me ha aquejado estos últimos días y se los puedo platicar más adelante para no abrumar al amable auditorio de reflexiones locas.

Pues eso era. Esto de los examenes es emocionate y hace que se me revuelva la panza, pero no pasa nada, aún no me vuelvo bulímica, no os preocupeís.


¡Saludos y besos a todos!

viernes, 27 de agosto de 2010

Tango urbano

Espectadores tomándose fotos con unos bailarines de tango de la calle Florida

En una de las caminatas que dí junto a mi amigo Roberto sobre la gran calle Florida en el corazón de Buenos Aires, nos encontramos con una pareja de bailarines de tango y otros géneros semejantes tales como candombés y milongas, bailando en un lugarcito sobre ese paseo peatonal que tanto se me figuró a la calle Madero de la Cd. de México.

A pesar de que era un espectáculo "callejero", fue de bastante calidad a mi parecer y me quedé maravillada con el arte que desplegaron los bailarines en el par de interpretaciones que me tocó ver.

En mi vida han sido pocas veces las que he visto bailar tango y si lo he hecho ha sido más bien por televisión. Pues bien, ahora que lo vi de cerquita y en vivo me sorprendió que aparte de que implica toda una técnica el moverse a ese ritmo, se vería deslucido sin el sentimiento y la pasión que debe imprimírsele para que sea verdaderamente un buen tango.

Considero que aunque son dos personas las involucradas en el baile, definitivamente la que se roba el show es la mujer. Yo sinceramente si me quedé asombrada de como es que, aunque sea durante los pocos minutos en que se desarrolla la canción, el despliegue de sensualidad de la chica pudo ser tan grande pues una que, como yo, vive siempre cuidándose en el metro de los "viejos rabo verde" que suelen encontrarse en el camino y que en mi caso me forza a no usar nada que se pegue demasiado al cuerpo o que deje ver más allá de lo debido, me resulta llamativo el ver que hay mujeres que, por la razón que sea, si tienen la gran fortuna de mostrarse al mundo como lo que son: mujeres, aunque sea durante un baile. Para muestra, la foto de abajo.



¡En fin!, la chica en cuestión bailó sobre un piso de mosaico que me constó que era bastante resbaloso pues un día de esos que andábamos caminando por ahí después de que había llovido, implicaba un peligro latente de un buen resbalón. Sin embargo ella, con sus zapatos de tacón alto y delgado, bailaba, daba giros, brincos y se deslizaba al sonido de la melodía. Me quedé sorprendida.




Los hombres también bailaban bien, por que no decirlo, pero nada que ver con ella. Y yo creo que ¡ufff! es cuando uno se plantea en esta vida (bueno, mas bien YO me lo planteo, para que generalizo) si hay cosas que uno debe sólo ver y dejar pasar como es esto de bailar tangos, o si es que es una cosa que uno debe de hacer antes de morir (como una cuarta encomienda despues de las de escribir un libro, plantar un árbol y tener un hijo). Maldición, no quiero sentirme frustada por no intentarlo alguna vez en mi vida, pero ¡Dios! jamás creo poder moverme así. O quien sabe.

Bueno, mejor ya no me meto más ideas en la cabeza pues antes que hacerme una profesional del tango tengo que determinar las dimensiones de una red cristalina que, no les miento, ya tengo varias semanas sin poder calcular.


Y bueno, en la foto de arriba muestro un bello final a un excelente tango. Claro, la gente alrededor aplaudía con justa razón. Y es que ver bailar un tango, por tangueros de Buenos Aires, en Buenos Aires no pasa todos los días (lástima que ya pasó, snif).

Finalmente les dejo un video de la segunda interpretación de la pareja, no está el baile completo y mi cámara no fue tan eficiente por momentos, pero espero que puedan apreciar un poco como es que estuvieron las cosas.

video

Y ya después de eso, me fuí muy contentita de ahí, que cosa tan linda. Argentinos, que afortunados son... ¡que afortunados son!.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Congestión "estomacal"

Ahí estoy yo justo ahora queriendo "vomitar" muchas cosas...
...a veces uno necesita vomitar.

.

viernes, 20 de agosto de 2010

Tele-diferenciación


Hoy me diferenciaron con respecto a theta una ecuación y lo encantador es que lo hicieron un par de excelentes profes ubicados a 7381 km de mi casa ¡que emoción! eso no siempre sucede, y después de apreciar la simple elegancia del desarrollo, me quedé prendada de los trazos, que, aunque un poco alejados de la horizontal, son igual de lindos por lo que están representando.

Gracias Roberto y Jorge :) aparte de los tres renglones del desarrollo, les agradezco el detalle amable de su voluntad para ayudarme (pero además me encantó el procedimiento).

jueves, 19 de agosto de 2010

Fiesta gaucha

Continuando con la reseña de mi viaje a Argentina le toca el turno a una visita que hice a un rancho llamado "Estancia Santa Susana" ubicada en la localidad de Los Cardales, provincia de Buenos Aires, todo esto debido a un tour que Roberto me ayudó a contratar mientras estuve por allá.

El paseo inició a las 9 de la mañana, aunque realmente fue como a las 10 que partimos ya hacia el lugar, ya saben, siempre sucede que hay que pasar por todos los demás touristas a sus hoteles y en eso se invierte tiempo. Luego tuvimos un recorrido por carretera ("rutas" les dicen allá) y mientras la guía nos iba señalanado algunos puntos turísticos interesantes que en alguna otra entrada les mostraré, dentro de una hora de viaje ya estábamos en el lugar.

Lo interesante de paseos como este es que uno tiene la oportunidad de convivir con gente de varios lugares del planeta, aunque los que predominaron todo el tiempo (y en todos los lugares) fueron los brasileños. Para ese momento yo ya iba un poquitín enferma de las vías respiratorias pero aguanté bastante bien todo el trayecto. Iba sola pero dispuesta a pasarmela lo mejor posible y aprovechar esa oportunidad única de convivir con gente dentro de un ambiente que intentaba recrear la vida gaucha de finales del siglo antepasado.

Bien, empecemos con la descripción de los lugares:


En estas dos primeras fotos les muestro algo de las instalaciones de la Estancia la cual consistía de una cabaña muy grande donde fue el lugar de convivencia de todos los asistentes, y una casa-museo donde se tenían exhibidas muebles y cosas de aquellos años y así uno se imaginaba aún más como se vivía en el campo en la época de auge de los gauchos.

Cuando llegamos tuvimos un recibimiento por hombres gauchos. Yo creo que efectivamente si tenían sangre gaucha pues se notaba que era como un negocio familiar de gente que se dedicaba al campo y eso le dio un encanto especial.

Los anfitriones nos recibieron con una canasta de empanadas y ¡algo increíble! vino tinto y blanco a las 11 de la mañana. También había la opción de jugo de naranja así que en ese momento me llamó más la atención el jugo (pero luego me tomé el vino como podrán ver), fue algo delicioso sin duda.



Aquí hay algunas tomas del lugar y algunas vistas de la campiña y los establos, estar ahí fue muy relajante, sobre todo porque tuve oportunidad de sentarme un rato a la sombra y pensar, conjeturar y concluír varias cosas que pasaban por mi mente en esos momentos.

Luego tomamos un paseo a caballo. Desde mis años infantiles no me subía a uno así que no dejé pasar la oportunidad, fue uno de los momentos más agradables de todo el paseo que me hizo pensar que por momentos así es que se va pagando solito el viaje, realmente valió la pena. La foto de arriba yo la tomé desde mi caballo, claro, me agarré bien para no caerme en una de esas.


video
Aquí un video que tomé desde el caballo. Debo mencionar que persiste la manchita oscura en mi cámara, lo siento mucho pero la mandé a arreglar y la compostura me salía igual de cara que comprarme una cámara nueva así que preferí la opción de la cámara nueva la cual prometo comprarme cuando termine esta temporada de gastos.

Aquí una toma de la fachada de la casa-museo.

Aquí una silla gaucha hecha de huesos de caballo, que cosa tan increíble ¿no?.

La capilla de la Estancia.

Acá arriba algo que le llaman "la Pulpería" aquí una llamada a los amigos argentinos para que nos platiquen que es una pulpería, ¿será como una cantina mexicana, o será algo diferente?.


Un tocadiscos y un fonógrafo perteneciente a la decoración del lugar.

La cocina de época de la Estancia.

Una vista de otro rincón de la Estancia, fuera de las instalaciones del museo.

Y aquí salgo yo, mandando un saludo a todos ustedes desde ese bello lugar.

Aquí la foto de unas florecillas del luigar. En conjunto el arbusto se veía muy colorido.

Un letrero que se encontraba en uno de los muros de la cabaña donde se organizó la comida.


¡Y BUENO! nomás vean esto: una cantidad industrial de cortes de carne, moronga (morcilla o no sé como le llamaban allá), pollo, chorizos, etc. para deleitar a los invitados. Afuera hacía friecito pero adentro el ambiente no podría ser más cálido.

Una vista de todos los asistentes, yo iba como con unas 14 gentes pero en el lugar se reunieron más tours y podráimos decir que éramos unos 100, no sé, incluso más.

Yo aquí en una foto que tomó alguien más, ya saben, de esas que venden por una módica cantidad de 10 dólares. Enfrente de mi un muchacho colombiano que venía de estudiar de Australia y a mi lado un chico de EU que hablaba suficientemente bien español, las demás eran chicas de diferentes lugares, así que ya no me sentí tan solita.

Y yo seguía asombrada: ¡postre con vino! por Dios, eso era increíble, el vino para los argentinos es como el agua de todos los días. Bien, bien.



Luego una muestra de tango, me llamó mucho la atención que no es un baile que consista sólo de mover los pies, no, eso del tango es toda una técnica combinada con arte y mucha pasión, sobre todo las mujeres son las que lucen más, no cabe duda de que como género somos muy bonitas, y bailando esos ritmos la belleza luce aún más.

Luego otros bailes folklóricos.

video
Aquí uno de los anfitriones cantando tangos y yo parecía como la fotógrafa del evento así grabando entre las mesas, creo que debí dejar mi tarjetita para que me contraten para bodas y bautizos, lo malo fue que había otro camarógrafo que me obstruyó la visión, y si no lo alcanzan a ver, hay un señor sentado cantando con acordeón, lo bueno es que el audio se escucha bastante bien que es lo importante. La música: excelente ¡bravo, bravo!.

Aquí la foto de un gaucho haciendo un "Malambo de Boleadoras" (sólo transcribo ¿eh? porque no sé que es un "Malambo"). Alguna vez lo había visto pero no sabía que era una destreza argentina, pero ahora ya lo sé jeje.

video
Aquí un video del mismo señor mostrando su destreza y lo rítmico de sus movimientos.



Despues de comer nos llamaron a todos a una zona techada con muchas sillas alineadas a la orilla de una explanada donde los gauchos hicieron una muestra de sus destrezas campiranas. Aquí arriba pueden ver unas tomas de los jinetes a la hora de demostrar su habilidad con los caballos que consistía en mover todo un conjunto de ellos ordenadamente y regresarlos a su lugar, todo en perfecto orden y hasta clasificando a los animalitos por colores.

video
Aquí una muestra de los caballos y los jinetes en plena acción.

Aquí algo interesantísimo: había una suerte llamada "de las sortijas" la cual consistía que bajo de ese arco de madera se colgaban tres aritos como de llavero de manera que quedaran colgando de unos listones que se pueden apreciar en la foto. Luego, los jinetes se lanzaban en una cabalgata veloz sosteniendo horizontalmente un palito con punta, casi del tamaño de un lápiz con la finalidad de atinarle al centro del anillo o "sortija" y llevarsela ensartada en el palito como trofeo. Pueden mirar el video a continuación para que vean como se desarrollaron las cosas (nuevamente disculpen la mancha oscura):

video

Ya que alguno de los gauchos conseguía alguno de los aritos, se acercaba montado a caballo al público asistente y seleccionaba a una dama para regalárselo a cambio de un beso. Podría pensarse que es un tipo de tradición un cuanto antigua pues a mi me remonta a las épocas de las princesas y los caballeros y como ellos demostraban enfrente de ellas sus destrezas para ganar su amor, ¡ufff! podría decirse que eso ya no existe pero ¡noo! ¡si existe! (sólo que hay que ir hasta allá para comprobarlo), y si ustedes me permiten les muestro algo...

¡ME REGALARON 3! Y no creo que fuera porque yo era la princesa del cuento sino porque creo que más bien estaba sentada en un lugar estratégico y los jinetes se acercaban fácilmente hasta donde yo estaba jeje. Fueron 3 pero le regalé uno al amigo norteamericano que estaba sentado a mi lado pues se notaba que le hubiera gustado que le regalaran uno, pero eso no iba a ser en ningún caso posible pues sólo teníamos ese privilegio las mujeres jejeje.


Y finalmente aquí una foto de todos los jietes al final de la demostración. No cabe duda que fue una excelente tarde y uno de los mejores recuerdos que me traje de ese lugar (entre muchos otros).

¡Saludos!

domingo, 15 de agosto de 2010

Se nos adelantó la Sally

...yo creo que está en un lugar mejor. ¡Gracias por haber sido nuestra perrita!.

sábado, 7 de agosto de 2010

Paseando por la Plaza de Mayo

Uno de los lugares más lindos y a mi parecer más emblemáticos de Buenos Aires es la Plaza de Mayo que se encuentra en el denominado "microcentro porteño" de la ciudad. Esta plaza fue uno de los lugares que quería visitar obligadamente ahora que tuve oportunidad de viajar hacia ese lugar y claro, quedé muy complacida. Las fotos nunca le harán suficiente justicia a lo lindo y agradable del lugar; no obstante tenía la idea de que la explanada principal era más grande aunque, más no por eso dejó de ser muy emocionate estar ahí.

Lo primero que a uno, como turista, le puede venir a la mente en el primer momento en que visualiza un sitio como este a la lejanía podría ser algo así como: "¡Sorprendente! este es un sitio de gran trascendencia, no sólo a nivel local sino a nivel mundial" y es que esta plaza podrá ser chica o grande, tener o no algo de basura en el piso o tener o no en este momento los árboles floridos, pero lo que es cierto es que una parte importante de la historia se ha escrito aquí. Quizá los que nos ubicamos en este mismo continente estamos mucho más familiarizados con el tema o con la historia y es por eso que es indudable que el simple hecho de estar aquí puede ser un buen punto de partida para echar a volar la imaginación y pensar como pudieron haber sido las cosas en ese mismo lugar hace ya muchos años, bueno, quizá no hace muchos años atrás pues ya con imaginarme como es que habrá sido el México de hace muchos años atrás tengo suficiente trabajo mental de abstracción e imaginación.

Bien, pues en cinco días no me hice una experta en la arquitectura del lugar pero ayudándome un poco con la información de Internet les puedo platicar más o menos que es cada cosa que hay en este lugar y, sobre todo, darles mi impresión en cada una de las fotos. Pondré la foto y después la descripción de cada una de ellas.


Esto que tenemos aquí en estas dos primeras fotos es la fachada de la Casa Rosada que es la sede del Poder Ejecutivo de la Nación Argentina desde 1862. La fachada se caracteriza por su particular color rosado, el gran arco central de acceso obra del arquitecto Francisco Tamburini y por la falta de simetría como consecuencia de la demolición parcial del ala sur en 1938.

... y aquí estoy yo posando frente a las rejas de la Casa.

Ahora les muestro una foto de la Plaza de Mayo ya más específicamente. A la izquierda y a lo lejos pueden ver la Pirámide de Mayo, la bandera y la Casa Rosada, y a la derecha hay algunos edificios que rodean el lugar.


Aquí un acercamiento a las pancartas de algunos manifestantes. Bien podrían decir los habitantes de esa ciudad que eso de las manifestaciones políticas no son tan bonitas ni se ven tan bien enmedio de las plazas prinicpales (así como lo decimos los que habitamos en la Cd. de México y que ya aborrecemos tanto plantón y protesta), sin embargo yo lo veo desde un romántico punto de vista político-cultural pues a mi parecer esa costumbre argentina de manifestarse ante el gobierno tiene incluso ya un tinte como de identidad nacional, así que por eso me pareció un buen recuerdo tomar una foto de esa escena.


Ahora ya un acercamiento a la increíble Pirámide de Mayo que fue el primer monumento patrio que tuvo la Ciudad de Buenos Aires. Fue construído en 1811 para celebrar el primer aniversario de la Revolución de Mayo. En la parte superior se encuentra la imagen de la Libertad, obra del escultor francés Joseph Dubourdieu, y desde el suelo hasta la parte superior de la imagen hay 18.76 m. Como verán, me esforcé en hacer una toma detallada de la escultura, miren que si la agrandan hasta pueden ver su textura, ¿quién les da tanto detalle de los sitios? ya saben, su amiguita que tanto los quiere.

Aquí les muestro un monumento ecuestre al General Manuel Belgrano que se encuentra sobre la misma plaza. La elaboración del prócer fue encomendada al escultor francés Albert-Ernest Carrier-Belleuse y Manuel de Santa Coloma se encargó de la realización del caballo, el cual se convirtió en el primer monumento realizado por un escultor argentino.

Atrás de la escultura ecuestre se encuentra el asta con la bandera argentina ondeando muy llamativamente. Traté de hacerle un zoom y esto fue lo mejor que pude obtener.

En la base de la bandera se pueden apreciar un par de leyendas, claro, con un poco de dificultad porque alguien (o algunos) se han robado algunas letras, pero si no se puede leer fácilmente la placa dice así:

"Este será el color de la nueva divisa con que marcharán al combate los defensores de la Patria"
Manuel Belgrano, 13 de febrero de 1813

"Será peculiar de las Provincias Unidas la Bandera celeste y blanca de que ha usado hasta el presente y se usará en los ejércitos, buques y fortalezas"
Decreto del Congreso de Tucumán, 25 de Julio de 1816

(Hasta ahorita caigo en la cuenta de que arriba dice 25 de julio, ¡el día de mi cumpleaños!).

Arriba les muestro el Cabildo de Buenos Aires que durante siglos fue la máxima autoridad de la ciudad. Parte de su fachada fue demolida para la ampliación de la Avenida de Mayo y la Diagonal Sur, quitándole seis de sus once arcos. Lo que quedó de él fue reconstruido totalmente por el arquitecto Mario Buschiazzo en 1940, para darle una fisonomía similar a la que tenía en 1810.

Luego, un edificio sobre la Av. Julio A. Roca que funciona como Palacio de Gobierno y sede del Poder Ejecutivo de la Ciudad de Buenos Aires. Fue construido entre 1891 y 1902, en base a un proyecto del arquitecto Juan Antonio Buschiazzo, combinando elementos de la arquitectura francesa, italiana y alemana.

Esta es una imagen, un poco borrosita por el sol, de otro imponente edificio que se encuentra a las orillas de la Plaza de Mayo albergando al Banco de la Nación Argentina. El edificio fue diseñado por Alejandro Bustillo y entre 1857 y 1888 funcionó como el primer Teatro Colón. El recinto está cubierto con una bóveda que es de las mayores del mundo ya que sus dimensiones son de 50 metros de diámetro por 36 de altura.

Aquí les muestro el edificio Martínez de Hoz, donde se ha establecido la Secretaría de Inteligencia (SI), antes denominada Secretaría de Inteligencia de Estado (SIDE). Es el mayor servicio de inteligencia de la República Argentina desde donde se dirige el Sistema de Inteligencia Nacional el cual se maneja por leyes y decretos de carácter constitucional secreto.



Finalmente unas tomas de esta bella plaza cuando caía la tarde: la Casa Rosada se veía más rosa y todo adquiría un nuevo aspecto. El airecito frío rodeaba el lugar y uno en ese momento bien se podía encaminar a algún cálido lugar a tomar un café con un pastelillo o un vinito con empanadas mientras se disfruta la amena charla de algún amigo. Y así lo hice yo textualmente. No cabe duda que fue una fortuna haber ido para allá.

Más adelante les platico más sobre este encantador viaje. ¡Saludos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...