domingo, 1 de agosto de 2010

Mi recibimiento

Imagen colgada en una de las puertas de un restaurante

Bien, pues si pudiera catalogar mi reciente viaje a Argentina lo podría etiquetar como "uno de los grandes eventos de este año en mi vida". Hacer un viaje que me llevó lo más lejos que nunca estuve de mi casa no fue cualquier cosa pero los objetivos eran claros: conocer un lugar distante y a la gente que lo habita, más lo segundo que lo primero.

Uno cree que como es un país latinoamericano donde la lengua oficial es el español, las dificultades se reducirán y todo será "como en casa". Y bueno, podríamos decir que eso es parcialmente cierto. La aerolinea que elegí resultó muy buena, las sobrecargos se portaron aceptablemente bien y la comida del traslado fue buena. Ya en suelo argentino todo marchó bien, la llegada puntual, el equipaje también y mi anfitrión era inmejorable. El hotel lindo, la reservación bien hecha y todo sorprendía por lo bien que estaba funcionando.

Fue hasta que se me ocurrió poner a cargar la batería del teléfono que me dí cuenta que había algo que ahora podría llamar como "el duendecillo malvado de la pared" que hizo que mi primer día se complicara un poco:


Y entonces ahí fue donde me dije: "¿¿Y que cosa es esto??". Inocentemente traté de hacer coincidir mi enchufe "normal" en esas ranuras inclinadas pero obviamente no se iba a poder. Después de solicitar sin éxito a los encargados del lugar un adaptador, fui ayudada heróicamente cuando me lo consiguieron en una tienda y pude finalmente conectar mis aparatos eléctricos. Lo malo fue después que los dioses del Internet quitaron toda conexión del lugar imposibilitándo comunicarme con familiares y amigos por la computadora.

Librada esa dificultad es que empieza toda mi aventura por aquella tierra que si tiene su toque diferente y distintivo si lo comparamos con México. Los próximos días iré narrado las cosas que viví por allá. Ahora me encuentro incorporándome a mis actividades y reponiéndome de una fuerte laringitis que me dio durante el trance verano-invierno-verano. Claro, si uno se enferma por esos motivos, bien vale la enfermada, sigo emocionada por la experiencia que sé me ha dejado grandes enseñanzas y una experiencia nunca antes vivida.

Por el momento los dejo con una canción de Miguel Mateos, argentino también y del cual me traje un CD de por aquellas tierras, esta canción me gusta mucho y aunque ya han pasado los años sigue siendo muy buena su voz y sus canciones son ya unos clásicos de la música en español.

6 comentarios:

angel lago villar dijo...

¡¡Que lindo!!!!

Debiamos concretar cada año una reunion "blogera" y cada año en un pais distinto
...como dice esta magnifica cancion: ..SI TUVIERAMOS ALAS...

Muchos besitos

Levemente dijo...

Vaya vaya... ¿enchufes británicos en Argentina?

El que elegiste para ilustrar es retechulo... aunque la faenita para ti... es otra cuestión.

Que se te alivie pronto esa laringitis amigüi. Entretanto esperaremos con ganitas crónicas de tu gran aventura-viaje :-)

Pd. ¿Entonces Maradona sigue siendo dios allí?

Myriam dijo...

Si Angelito :) eso deberíamos de hacer, estaría muy bien y yo me propondría como organizadora oficial de la primera de las reuniones aquí en Mexico e iría incluido un City-Tour para todos los asistentes.

¡Un abrazote amigo!

Myriam dijo...

Ay Levecita, pues yo no sé si eran europeos, asiáticos o polo-sureños pero jamás en mi vida los había visto y más que el shock cultural, lo que me desequilibró fue darme cuenta que hay lugares donde es normal ese tipo de enchufes eléctricos.

Roberto, amigo del blog, insiste airadamente en que se unifiquen los idiomas y yo creo que es de una urgencia mucho más apremiante que se unifiquen los enchufes, mira que estuve en peligo mortal de quedarme sin poder ocupar la alaciadora de cabello, la computadora y mis pilas recargables, ¿una tragedia no? jejeje.

Beso amiga :)

Roberto dijo...

La alaciadora de pelo, que aquí llamamos planchita, tal vez nos esté privando de unos bellísimos rulitos, ¿no?

:) :) :)

Myriam dijo...

Encontré un mejor video de la misma canción por si lo quieren ver. Que buena canción, es de esas que me llegan, y ese Miguel Mateos es un tipazo.

Saludos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...