domingo, 26 de septiembre de 2010

I'm nothing special, in fact, I'm a bit of a bore...


Recuerdo una vez que corría el año de ¿2002?, ¿2003? ya no me acuerdo bien, lo que si me acuerdo es que estaba terminando la licenciatura y necesitaba urgentemente una beca o algún tipo de ingreso para sostenerme económicamente mientras estudiaba fuera de mi ciudad.

Entonces uno de mis profesores, uno que me apoyó mucho durante todo ese tiempo de "vivir fuera" y lo considero casi como mi padrino académico, me consiguió ir a dar unos cursos de actualización a profes de secundaria pero allá en la lejanía, allá en una pequeña ciudad donde a ningún otro profe con sueldo fijo le agradaba ir por la distancia (casi 5 horas en autobús por una carretera sinuosa y al lado de barrancas, lo cual descubrí ya estando en el camino), por el clima que realmente era deshidratante, por que eran 6 horas de clase, si no es que más, ya no me acuerdo, porque era un curso "intensivo" y porque era en sábado, había que sacrificar algunos fines de semana. La cosa es acepté la misión, la paga era conveniente para mis necesidades pero había que ir una vez al mes durante cuatro meses, así que fui y vine en más de una ocasión hacia aquellas calurosísimas tierras.

Llegué como a las 22:00 hrs a la ciudad, pasé la noche en un hotelito cercano a la estación de autobuses local, casi ni dormi por afinar los ultimos detalles de la clase y porque estaba algo nerviosa. En la mañana me levanté y me bañé aunque la frescura me duró sólo hasta cuando llegué a la puerta de entrada del hotel porque ahí hace un calor de esos que densifican el aire y la humedad hace que el sudor surja casi inmediatamente. Tomé un transporte y llegué puntual a la escuela. Ahí me enteré que el/la organizador/a no pasó el aviso a los profes que iban a tomar el curso y después de que hice un buen esfuerzo para estar ahí (transportarme, preparar la clase, soportar el calor) simplemente no iba a dictar el curso. Así que le dije amable pero firmemente a la directora de la escuela:

-¿Sabe qué? pues mire, yo ya hice el viaje hasta acá y tenía planeado pasar aquí el fin de semana, así que ahora me voy a quedar, ya tengo los viáticos pagados-

Y la directora mirándome aún con un poco de vergüencita por no haber organizado bien el curso me dijo:

-Pues esta bien Maestra...- (aunque en ese entonces yo todavía ni terminaba la carrera, sólo era de esas ayudantes que resuelven problemas con los alumnitos de licenciatura cuando el profe titular no asiste), -puede quedarse en el hotel, nosotros pagamos la cuenta como si hubiera dado el curso en esta ocasión- (jeje, ahí empezaba a disfrutar de las ventajas de viajar con viáticos pagados por las instituciones, CLARO, siempre avalado por trabajo ¿eh?).

Entonces yo le dije:

-Pues si, pero ya que estoy aquí, dígame ¿qué hay interesante para hacer o visitar por estos lugares?- (...¡glup! hasta este momento caigo en la cuenta que desde ese entonces me gusta salirme a dar la vuelta a la menor provocación)

Y entonces una maestra que estaba ahí, que si se había enterado del curso pero sólamente ella se enteró me dijo:

-Pues si quiere yo la invito a Xilitla, mi pueblo, esta bien bonito y hay muchas cosas interesantes para ver, pero está a dos horas de aquí-

Y, como siempre, sin medir tiempos ni distancias por el entusiasmo le dije:

-Esta bien, ¡vámonos!-

Ahora creo que estoy medio loca o soy muy creyente de la buena voluntad de la gente pues sin conocerla me fui con ella, tomamos el autobús y nos fuimos. Me adentré aún mucho más en la lejanía y durante el camino el clima, ya de por si cálido, se tornó aún más caluroso, tirándole a tropical, la vegetación era encantadora: palmeras, bananos y todo empezó a mostrarse con un verdor propio del Amazonas, pero aquí mismo en México. Y yo sólamente lleva ropa de teacher, ninguna sandalia ni camiseta cómoda, ¡en fin!.

Llegamos al pequeño pueblito, y ella me llevó con otra mujer amiga suya, directora de una escuela privada, la cual, pensando que yo conocía de años a la maestra con la que iba, me dijo:

-Maestra, no se preocupe, nosotros la vamos a alojar en un hotel que esta cerca de aquí-

Y me llevaron a un hotelito rústico, sencillito pero agradable. Yo no supe ni como pero ya estaba a 7 horas de viaje de mi lugar de estudio y a 12 horas de mi ciudad natal, en un lugar que no conocía, con gente que tampoco conocía y en una habitación que pagó alguien que tampoco conocía. Así de la nada. Estaba medio loca... pero lo importante, ya saben, es la diversión y el paseo, y lo mejor de todo es que me la pasé bien, me llevaron a conocer la placita principal del pueblo y ahí estuvimos hasta entrada la noche platicando.

Enfrente de ese hotelito, había un salón de fiestas donde por la noche se celebró un evento, la música estaba a todo lo que daba y, claro, no me podía dormir. Prendí la televisión por cable y ahí estaba: un documental de ABBA. Nunca los había visto, sólo había escuchado sus canciones, y ahí me quedé boquiabierta: ¡qué voces!, ¡qué canciones! ¡que carismáticas mujeres! y pasé una noche excelente escuchando sus mejores temas.

Desde ese día me volví fan y de regreso a mi ciudad de estudio me encargué de comprar su música y algún dvd con videos. Su vestuario en general la verdad es que no me agrada del todo, pero claro, eran otros tiempos, de hecho esta canción en particular fue lanzada cuando yo tenía un año, y claro, yo ni me enteraba en ese entonces, pero si uno no toma en cuenta las ropas y sólo mira a las cantantes, se puede adivinar un gran talento y sensibilidad. Claro, los hombres quizá son el cerebro del grupo pero lo más magnífico de todo para mi son las voces de ellas.

Y toda mi historia del viaje de trabajo de aquella vez es para contarles como conocí a ABBA, uno de los mejores grupos que conozco. No encontré un mejor video de esta canción traducido al español pero creo que este que está subtitulado en inglés se entiende aceptablemente bien, y la letra me encanta porque me identifico cantidades enormes, claro, no porque yo cante bien, no, de hecho no canto nada bien, pero ustedes saben que todos siempre tenemos otros talentos :D

Por cierto, no me pregunten sobre lo cansado del viaje de regreso de esa vez, pero lo paseado y lo cantado ya nadie me lo quitó.

jueves, 23 de septiembre de 2010

Andando de galerías

Uno de los lugares que visité en más de una ocasión con Roberto, sobre todo para comer, fue una plaza comercial muy bonita llamada Galerías Pacífico que se encuentra en la intersección de la calle Florida y la avenida Córdoba. Según me informé es uno de los centros comerciales más importantes y tradicionales de Buenos Aires.

El edificio es obra del ingeniero Emilio Agrelo y el arquitecto parmesano Roland Le Vacher y fue proyectado en 1888 como sede de la tienda por departamentos Au Bon Marché tomando como inspiración las grandes galerías europeas que contaban con algunos adelantos tecnológicos de la época como los ascensores mecánicos, la iluminación y la calefacción centralizadas.



Debo mencionar que uno de esos días hacía tantísimo frío que tuvimos que pasar mucho rato ahí adentro, el clima afuera era insoportable, sobre todo para alguien como yo que no está acostumbrada a los fríos que se manejan por aquellos lugares.

Por otra parte, puedo decir que en cuanto a tiendas, en ese lugar hay unas muy bonitas y de todo un poco, pero lo realmente relevante es el edificio, todo el ambiente es muy artístico y muy europeo, como casi todo en Buenos Aires

En el piso de arriba nos encontramos con algunas salas para exposiciones temporales donde supusimos que nuevos artistas exponen su obra, algunas cosas fueron buenas y de otras todavía no sé bien que pensar, como todo en el arte :)

También entramos al Centro Cultural Borges donde había una gran variedad de información y fotografías de este personaje ilustre de la Argentina.

Aquí arriba yo en la entrada de una de las galerías.


Mas exposiciones, creo que todo mundo decimos esto en algún momento: "eso hasta lo podría haber hecho yo" jeje, una disculpa a la artista, esto es sólo una apreciación de alguien que no entiende mucho de arte.

Y luego una exposición fotográfica...


A continuación, más exposiciones pictóricas y escultóricas, y yo ahí...



Algo interesante fue que en ese mismo lugar se encuentra la llamada "Escuela Argentina de Tango" que incluso ha sido mencionada en reportajes en la televisión mexicana pues hace pocas semanas fue sede de una competencia (de tango, claro) donde una pareja mexicana fue a competir y creo que les fue bien.

Después llegó la hora de comer, y nos acercamos a la zona de fast food, muy bonita por cierto ¿eh? muy bonita, ahí si que superan a las zonas de comida de los shoppings mexicanos que yo conozco. Y pues yo ahí estoy apareciendo otra vez.



¡Bueno! ¿qué les puedo decir? en ese lugar había de todo y para todos los gustos, unos días fueron ensaladas, otros carne, pero en esta ocasión tocaron unas empanadas que mi amigo Roberto clasificó como "picosas" :) y claro, yo accedí a probarlas para conocer el sabor y aspecto de una auténtica empanada argentina y tambien para definir de que nivel de "picor" estábamos hablando :) jejeje. Estaban ¡deliciosas! pero de picante... pues no, realmente no :) :) :)


Vinito para variar, ¡riquísimo! y aunque eran botellitas inocentes, la verdad es que al final si me marearon un poco..


¡Y las empanadas! que cosa más deliciosa...


Y para cerrar magníficamente la cena ¡una tarta de frutas rojas!, o sea, a mi me valió sorbete el peso (y no me refiero a la moneda nacional) y comí como una reina, como si los kilos que se pudieran acumular se fueran a desvanecer por arte de magia una vez de vuelta en México. No saben que cosa más rica y que bien se siente por unos días dejar de ser esclava del me siento gorda y comer como bendita.


Bien, pues aquí termino un relato más de esta gran experiencia de andar en rumbos desconocidos pero sintiéndome como en casa, aún sigo feliz por la experiencia.
.

martes, 21 de septiembre de 2010

¡Hay tantos caminos por andar!

Va para los que les gusta esta canción...




...Dime si tu quisieras andar conmigo, ooh, ooh
Cuentame si quisieras andar conmigo, ooh, ooh
Dime si tu quisieras andar conmigo, ooh, ooh
Cuentame si quisieras andar conmigo, ooh, ooh

.
.

sábado, 18 de septiembre de 2010

A veces sueño...

Mucho se dice sobre los sueños: que si reflejan nuestras más profundas preocupaciones, que si son premoniciones de lo que pasará, que si son escenas que nuestro espíritu vive cuando al dormir se separa de nuestro cuerpo, que si son episodios que vivimos en vidas pasadas, que si son ya como estándares que sueñan muchas personas y que pueden ser casi métricamente interpretados, que si nada tienen que ver con nosotoros y sólo son resultado del trabajo neuronal nocturno. Quien sabe.

Sin embargo, cuando yo era chiquita tenía sueños inquietantes:

Una vez soñé con un cementerio de elefantes.
Otra vez soñé que mi hermana era injusta conmigo y me hacía llorar.
Otra vez soñé que volaba.


Cuando crecí un poco mis pesadillas entraron en una época dark y bien podrían servir de apoyo para una película de terror japonés y los sueños, esos, los bonitos, fueron una irrealidad que nunca, nunca se materializaron. Ahí empecé a considerar más seriamente aquello de las vidas pasadas y algo sobre la metafísica de nuestras vidas.

Y ahora que estoy grande mis sueños son distintos.

Ya no sueño que asisto a mi propio entierro como antes.
Ni me sueño explorando un desolado mundo submarino.


Ahora sueño otras cosas que seguramente están influenciadas por llevar tantos años metida en los estudios. Quizá estoy en la etapa de los sueños que son interpretables métricamente y que muchos otras personas pueden soñar porque significan y reflejan lo mismo:

Sueño que de repente me acuerdo que tenía que asistir a una materia de la prepa a la cual nunca asistí y ni siquiera sabía que existía y de repente me acuerdo y me angustio.
O sueño que nunca supe cual era mi horario y que nunca asistí a ninguna clase.
O a veces sueño que a mi edad me obligan a ponerme el uniforme de la secundaria muy en contra de mi voluntad.


Y la prepa ya pasó hace más de quince años y la secu casi hace 20.

Hace unos días soñé que tenía que subirme al auto del profe más maldito de todo mi instituo y eso me incomodaba mucho.
Y hace ya un par de años soñé que me echaban al asiento de atrás de un carro con un profe de la maestría y que lo besaba ¡GUAAAC!
(jajaja, ese si me da risa)

Pero lo interesante viene cuando uno sueña despierto. Cuando uno desea tanto algo que lo visualiza en la mente, le pone color, sonido y hasta aroma. Un ritmo y una secuencia.

Normalmente uno imagina cosas placenteras, algo que quiséramos y que quizá se pueda realizar. O quizá no. Pero nada perdemos con intentarlo.

Por ejemplo, soñar que alguien a quien yo admire me prefiera a mi.
Soñar que existen hombres que no extienden la mano para que yo les dé.
Soñar que vivo con alguien que me habla de cosas interesantes.
Soñar que me impulsan y no que yo tengo que impulsar a alguien más
Soñar que a alguien le importo las 24 horas de una manera seria.

CREO QUE ESO NO ES PARA MI
CREO QUE A LOS HOMBRES SÓLO LES INTERESAN LAS MUJERES GUAPAS
CREO QUE HAY MUJERES ESTÚPIDAS QUE TIENEN A PERSONAS INTERESANTES A SU LADO
CREO QUE YO POR MÁS ESTUDIO QUE TENGA SIEMPRE VOY A ESTAR SOLA
CREO QUE SI YO OSTENTARA DINERO LE IMPORTARÍA MÁS A MI FAMILIA EXTERNA (tíos, primos)
CREO QUE UNO RECIBE MÁS DE QUIEN NO ES TU FAMILIA (tíos, primos)
CREO QUE LO PERFECTO NO ES PARA MÍ
CREO QUE LOS PRÍNCIPES AZULES NO EXISTEN PARA MI PERO SI PARA OTROS MÁS
CREO QUE NUNCA VOY TENER UNA VIDA NORMAL
CREO QUE ALGUIEN SE ENCARGÓ DE MATAR ALGO DENTRO DE MI

Ahora que lo veo así escrito, creo que esto es como un "Credo" que me nace del alma y aunque crean que invento, es la verdad, es lo que creo en lo más profundo y sencero de mi ser. Quizá lo creo tanto que inconcientemente manejo mi vida para que todo siga siendo así. Sin embargo, no pierdo a veces la oportunidad de soñar.

Lo malo de todo esto es cuando ni siquiera somos concientes de que tenemos todo el derecho a soñar. O peor aún: permitimos que entren a nuestras vidas lo que yo llamaría "Rompedores de Sueños".

Hace unas entradas algo esbocé con algo que puse. Algo que hablaba de una súplica para que terminara algo, de un momento de crisis, de una sobreposición y de un nuevo (y raro) estado de felicidad.

Nunca se los dije abiertamente pero yo tenía "un rompedor de sueños" que no me quería dejar. Hace unos días me dejó. Sin embargo ha tenido un vago intento por regresar. Pero no se lo estoy permitiendo.

Es una lucha intermitente. Cada vez se está espaciando más, pero maldición, aún no me deja del todo.

Lo malo de todo esto es que me he quedado con un trauma. De momento no puedo ver sanamente ningún tipo de intención "atadora" rondando en torno a mi. Por eso a veces quiero vomitar. De repente son como unas ganas tremendas de tocar con mi dedo lo más profundo de mi garganta y sacar mi repulsión a todo lo que rompió mis sueños mucho tiempo. No quiero más eso ni nunca más. Y me da tristeza sentir eso.

Al día de hoy ya han pasado algunos días de que "el hueco" me abandonó.

Ya no lo he vuelto a sentir aquí. De momentos me he sentido sola pero no de la misma manera. Mi soledad ya no es interior. Ahora si la ubico más fuera de mi.

Pero me encanta la soledad y ahora mi sueño es estar sola, pero ahora si sola de afuera y no de adentro.

Hace días me entraron me unas ganas de tener dinero y comprar en un futuro una casa y vivir sola.

Comer sola. Caminar sola y ver al mundo desde mi único punto de vista. Digo, si ya de por sí estoy sola, por lo menos disfrutarlo.

No quiero ser dramática pero es como si todo este tiempo me hubieran tenido secuestrada y finalmente llevo poco más de una semana en libertad para soñar. Aún no sé bien que hacer con ella.

No sé que tanto debería atreverme a soñar.

Lo que me queda claro es que lo que resta de mi vida ya no va a ser "normal". Tener 34 años y no tener la mínima intención de pensar en algo "de por vida" no sé si sea normal.

Tengo un profundo resentimiento contra todos los "rompedores de sueños" y nunca más uno de esos entrará en mi vida.

El tiempo va contando en regresiva. El tiempo de estar en mi casa se va agotando. Estoy tomando fuerzas para no se que cosa.

Lo único que sé es que quiero estar sola.

Hace un par de días entendí que no es egoísmo, simplemente en este momento no tengo fuerza para cargar a nadie en mis espaldas. Ya cargué mucho tiempo.

Que mala suerte tuve. Quizá no a todo mundo le sucede así y pueden hacer una vida "normal". Pero yo ya no voy a poder. De momento estoy incapacitada para eso.

Pensé que al escribir esto alguien podría decir ¿Y esto a mi que &@%$#$ me importa?, o que digan "Esa Myriam no es tan excelente como pensé", claro, no es lo más agradable del mundo pero la diferencia es que ahora ya no lo digo con tristeza. Ahora estoy bien. Sólo me pregunto por que desgraciada razón hay de esos que rompen los sueños pululando por ahí. Y por que los dejamos pasar. Y por que dejamos que nos dañen para siempre.

Pero ya he empezado a soñar nuevamente y mi primer sueño es hacer justa y exactamente lo que quiero hacer. Sueño un día sentirme tranquila con llevar a Dios sólo en mi corazón y no en algún certificado de sacramento, sueño con pasar una Navidad con mis papás y hermanos y no con la bola de doble-caras de mi familia más lejana, o sueño con que mis papás acepten que me vaya en esas fechas si ellos insisten en armar, como cada año, la supuesta escenificación de una familia sincera. Sueño con ser siempre autosuficiente y poder ayudar a quien lo necesite y no necesitar a nadie.

Básicamente necesito estar sola un tiempo, hasta que sane.

Pero quien sabe si un día sane.

El martes un amigo sin estar hablando del tema me dijo: "Myriam, tienes un daño fuerte ¿eh?"

Que afortunados son los que están bien, los que no les parece una agresión a sus derechos humanos "pedir permiso" a alguien más para hacer o no hacer algo. Los que dejan de hacer algo para ir por la otra persona. Los que pueden dejar de hacer algo bueno para si mismos por complacer a los demás, pero no una sino muchas y repetidas veces.

Que mal que mi historia halla sido así. Que mal que alguien "quemó todos esos cartuchos" y quien sabe si dejo algo para alguien más. Que mal que se lo permití. ¡Ni modo! no se puede tener todo en esta vida.

jueves, 16 de septiembre de 2010

El subte

.............................Aquí una entrada al subte sobre la Av. de Mayo.

Estando en Argentina pude hacer uso del famoso "Subte" que es la red de suterráneos de la ciudad de Buenos Aires. Buscando información me enteré que este sistema de transporte se inauguró en 1913, siendo el primero en su tipo en Iberoamérica y todo el Hemisferio Sur. Eso se me hizo muy sorprendente, pero algo también muy sorprendente es el dato de que la red se extendió rápidamente durante las primeras décadas del siglo, pero el ritmo de ampliación disminuyó drásticamente tras los años que siguieron a la Segunda Guerra Mundial.

Junto con Roberto tuve oportunidad de viajar en ese transporte un par de veces, la primera vez el compró el boleto y, si no me equivoco, el lo pasó por el torniquete para ingresar, pero la segunda vez le dije algo así como: -¿Lo puedo comprar yo?, ¿Cómo le digo al de la ventanilla? ¿Cómo se lo pongo para pasar?- así cual niña chiquita que sale por primera vez a la calle. Acá abajo les pongo el boleto que afortunadamente lo pude conservar porque se quedó guardado en mi cartera.

Y entonces empecé a observar y a ver que tan parecido era el subte al metro que yo ocupo acá en México. Lo que pude ver es que en esencia sirven para lo mismo y el sistema es prácticamente igual, pero las dimensiones de los pasillos, las escaleras y los andenes son más pequeños en el subte que en el metro. La verdad es que no sé cuanta cantidad de gente se mueva en un día normal porque yo fui en temporada de vacaciones y haciendo mucho frío así que quizá por eso no había mucha gente. Sin embargo tenía su encanto pues era diferente, todo, aunque semejante, era diferente y había que asimilarlo así. Y mejor que fuera diferente si no no hubiera tenido ese particular encanto.


Acá arriba les muestro una foto de los pasillos del subte por donde anduve con Roberto, el cual aparece parcialmente en la orilla de una foto :).

Le pedí que me tomara una foto en las escaleras para conservarlo como recuerdo y el amablemente accedió.


Las fotos de los interiores no salieron tan buenas, es que las hice con el teléfono y aparte estaba oscuro, obvio que el subte o el metro no son los mejores lugares para tomar fotos pero tenía que intentarlo.

Y ya afuera, una foto más en otra de las estaciones. Debo decirles que lo que estaba en los alrededores de ese lugar estaba igual de lindo así que prometo otras entradas para seguir con el relato de mi paso por allá.

Quiero agregar que en todo ese viaje hubo algo (que aún no sé como explicar) que a mi parecer define a la ciudad desde mi punto de vista. En ratos que tenga oportunidad intentaré reflexionar y llegar a un adjetivo adecuado, quizá para cuando llegue a la última entrada del viaje ya haya encontrado la o las palabras adecuadas. Mientras tanto, trato de no olvidar las cosas buenas que me dejaron buen sabor de todo esa visita.

martes, 14 de septiembre de 2010

Cumpliendo mi misión

Mh: Mi hermano.... Yo: Yo

Mh: -Mamá, mañana voy a la Expo-Can en el World Trade Center-
Yo: (quedándome pensativa unos momentos) -¿Vas a ir con Guadalupe?-, pregunté
Mh: -Si-
Yo: -¿Pues no que te iba a acompañar yo?- le pregunté arriesgándome a que dijera: "Ah si es cierto ¡vamos!"
Mh: (Sólo levantó los hombros haciendo cara de "¿pues que te digo?")
Yo: -Ah órale, pues es que ya no me dijiste nada-
Mh: -Si quieres vamos-
Yo: -¡Ay no! nadamás voy a ir a hacer mal tercio-
Mh: (Con cara de incredulidad fastidiada) -¡Pues si no voy a andar así!- dijo haciendo ademanes de abrazar y besuquear a una novia imaginaria
Yo: (Riendo por dentro pero poniendo cara de descontento) -¡Ay no!-
Mh: -Vamos, y luego ya te regresas- dijo con cierto aire de sincero interés
Yo: -¡¡Ah!! ¡entonces me dejarías sola!-
Mh: (Extendió las manos haciendo cara de ¿Pues qué hago?)
YO: -No, así menos- (me empecé a reír por dentro)

El comía su enorme plato de cereal con chocolate mientras yo pensaba que si me comiera todo eso me pasaría repitiendo la leche toda la noche. Mi mente se iluminó y le hice una pregunta sabia poniendo cara de ávida curiosidad:

Yo: -Oye, ¿y va a haber perros?-
Mh: (Sólo pudo dejar la cuchara y mirarme con cara de una mezcla de compasión y fastidio, como diciendo "No me enojo pero ¡no ma...!")
Yo: (¡JAJAJAJAJA! :-D reí para mis adentros y esbozé una sonrisa). Seguí comiendo mi trozo de queso dejando concluso el tema. Creo que hoy el remate lo dí yo. Me sentí satisfecha.

No importa si hay 14 años de diferencia entre los dos, mi misión como hermana mayor es hacer desatinar de cuando en cuando a mi hermano "pequeño" así como lo hizo mi hermana conmigo y como lo hubiera hecho alguien con ella si hubieramos tenido otra hermana más mayor. Y hoy tuve tiempo y ánimo.

Nos podíamos ir a dormir tranquilos con el espíritu convencido de que verdaderamente somos hermanos, de esos de los de a deveras.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Estoy hasta el gorro de trabajo...

... pero ¡ahhhh!... ME SIENTO BIEN ;)



De repente se le salen sus "gallos" pero creo que eso no me importa mucho.

También ¡ahhhh! por todos pero en especial por el de la batería (...que algún día conoceré por cierto).

.

domingo, 12 de septiembre de 2010

¡Esa es la actitud!


Hoy acompañé a mi papá a comprar unas cosas al centro y después de encontrarnos que gran parte de las avenidas principales están cerradas (por los festejos de la semana que viene) pasamos por "La Merced", uno de los mercados más populosos de la ciudad donde uno consigue de todo a buen precio si se es suficientemente valiente como para meterse entre la muchedumbre.

Ahí vi a este trío encantador que sin mayor problema iban caminando por abajo de la banqueta para evitar las congestiones, y aunque ya venían bastante instalados con el espíritu nacional, se detuvieron en un puesto de adornos mexicanos para complementar su atuendo patriota. A mi me encantaron y les tuve que tomar una foto, eran un verdadero poema mexicano andante.

Por lo menos la pequeña Camila ya ha seguido sus pasos y ya está lista "para echar el grito" que es la tradición en la noche del 15 de septiembre, si no, juzguen ustedes mismos (aunque el águila de su falda parece más bien un polluelo):


Y para complementar, les dejo nuevamente un video de Pedro Fernández (antes Pedrito) interpretando una canción clásica de la música mexicana:

viernes, 10 de septiembre de 2010

Gastar o no gastar

Hoy me llegó el estado de cuenta de la tarjeta y me fui un poco para atrás, claro, uno siempre tiene la opción de pagar por partes pero yo trato de ser cumplida y cada que llega el recibo voy y lo liquido de un solo golpe. Quizá en esta ocasión no podrá ser así y es que la inscripción al congreso de octubre fue un poco cara, casi tan cara como lo que me costaría un modesto fin de semana en Cancún todo incluido (Myriam, ya aleja esos pensamientos de tu cabeza, todo lo quieres contar en función a su equivalencia en días de vacaciones, entiende que esos tiempos ya pasaron).

Y bueno, según el registro de mi inscripción con eso he pagado: One copy of the proceedings with CD-ROM, coffee breaks, reception, and admission to banquet... algo un poco alejado a un all inclusive en Cancún :)

Pero también me emociona el congreso, claro que si, ya está confirmado que aceptaron mi trabajo y ya están hechas las reservaciones. Ahora lo que me preocupa es el congreso en si, o sea, la parte medular del asunto.

No les negaré que cuando me dijeron que voy a presentar en modalidad "poster" y no en presentación oral, en el fondo me sentí aliviada. Claro, hubiera sido aún mucho más emocionate el super reto de dar el tema ante una audiencia pero ya no dependió de mi así que quedó como poster, de todos modos me tengo que preparar.

Y es ahí donde recuerdo mis dificultades y los demonios (bueno, en realidad solamente es uno) que me ha perseguido desde chiquilla, y ya saben cuál es: el fabulosísimo inglés. Aún recuerdo cuando en mis tiernos años de infancia mi primera escuela fue el "Happy Learning School", una escuelita privada (y digo escuelita porque era para puros niños chiquitos) donde nos hablaban en inglés. Aún recuerdo que la maestra nos enseñaba cartones con imágenes y nosotros decíamos a coro: ¡Umbrella!, ¡Mother!, ¡Car!, ¡Water!, dice mi madre que en aquél entonces era buena para eso, luego en la primaria tomaba clases también, en la secundaria igual, y en la prepa lo tomé un año, debo decir que tomé un año de francés y creo que se me daba pero no lo practiqué más y se me olvidó. Luego en la uni también estudié, en la mestría también, luego en el doctorado me metí a clases super-intensivas y ahora incluso estoy en talleres de conversación. ¡Estoy metida hasta fondo con el inglés! pero...¿¡¡Por qué a la hora de la verdad algunos cables se cruzan en mi cerebro y no doy "pie con bola"!!?.
Una chiquilla saliendo del Happy Learning School sosteniendo sus obras maestras.

Y es que para mi no hay nada más chocoso, molestoso y penoso que tener que hablar en inglés. Deveras que es como si me pusieran a cantar "Una furtiva lágrima" a todo pulmón en pleno metro en hora pico. O sea, en pocas palabras, siento que hago "el oso".

Pero me han dicho que no pronuncio mal y que de hecho, lo hago bien, pero ¡Nooo! mi auto-exigencia me dice que si no lo hago perfecto mejor no lo haga (ya estuvo que entonces nunca hablé pues ni mis mismos profes lo hablan perfecto).

Bueno, pues en menos de un mes tendré "la bronca" encima. Yo no sé como diantres le voy a hacer pero tengo que hablar. Ahora si no voy a ir con nadie con quien hacer más pasadero el trago ni con quien reirnos a carcajadas de nuestros "pininos" tratándo de darnos a entender.

Y es que no sé si ya les conté pero mi último paso por una migración gringa fue de película cómica. Si mis padres hubieran visto dirían: -¡Y pa´que tanta bendita escuela de ingles!- si lo único que acerté a decirle al oficial del módulo fue: "Student... three days" (y eso creo que lo escribí mejor que como lo pronuncié) mientras mejor sacaba el papelito de la invitación al congreso para que el oficial lo leyera y le diera las explicaciones por mi, ¡que mal!. Se los conté a mis amigas y nos dolió la panza de tanto reír ¡y eso que yo era "la abusada" de las tres!.

Bueno, pues espero haber mejorado de aquél antonces para acá pero yo puedo calificar eso que me pasa como un "pánico escénico" a la hora de tener que emitir sonidos guturales que me resultan extraños. Trato siempre de practicar cantando canciones en inglés. Cuando me gusta una busco la letra, la imprimo y de repente la saco en la calle para irla repitiendo al mismo tiempo que la escucho y esa es una forma divertida de practicar, como por ejemplo aquella que dice:

I want your love
And I want your revenge
I want your love
I don’t wanna be frieeeends...

Esa es una buena canción que me hace recordar mi situación de deudora porque hace unos días anunciaron que Lady Gaga viene a México y fue ahí donde empecé a preguntarme: ¿Gastar o no gastar?... ¿gastar o no gastar? porque para comprar esos boletos en preventa exclusiva hay que dar tarjetazo forzoso. Y entonces pensé que no debería hacer más rico a quien es ya rico de por si.

...Pero es Lady Gaga y quien sabe cuando más vendrá. ¡Total!, ahuyenté esos pensamientos de mi mente y con el dolor de mi corazón me enteré que se agotaron los lugares. Pero mi hermano le echó sal a la herida: -¡Pues los hubieras comprado!, total, si no vas los vendes y le ganas- y yo: -¿ah pues si verdad?-. Pasó.

Pero ayer me entero que se abrió una nueva fecha y el 13 y 14 será la venta. Mi bolsillo está en un momento difícil y yo estoy sufriendo un poquito porque quisiera ir.

I want your love and
All your lover’s revenge
You and me could write a bad romance
¡Oh-oh-oh-oh-ooooh!

Todo puede pasar y no descarto la posibilidad pero la sensatez me dice que no sea abusiva con la vida, ya bastantes buenos momentos tengo como para codiciar otros más, sobre todo cuando son un poco caros.

Bueno, mientras me conformaré con escuchar las joyas musicales de Lady Gaga y este video que me encanta. Yo no sé por que las mujeres nos ponemos tan locas cuando vemos a los hombres ejecutando bailes que muestran la parte sensible que hay en su interior. Bueno, si yo viera a un novio mío bailando así, inmediatamente me le aventaría encima (aunque no sea una varita de nardo como los del video) jejeje.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

7mo Concurso

Bien, pues ya han visto mi entrada anterior y si lo notaron jamás dije a que que ciudad fuí ni tampoco el Instituto que visité, así que con los datos que les dí durante la narración y las fotografías con las que la ilustré, les planteo este concurso que consiste en que determinen el nombre de la ciudad a la que fuí y el premio será esta bonita tarjeta postal que traje de ahí, claro, le "borré" el nombre que venía escrito en la franjita central para no darles el dato.


Yo supongo que no está exageradamente difícil el concurso, sólo quiero el nombre de la ciudad y se llevan a casa la postal, ahora que si también me dicen el nombre correcto del instituto no será una ¡sino dos postales! (diferentes claro).

Así que si alguien se anima espero sus respuestas aquí en el blog, el primero que atine es el ganador.

Y como nota al márgen les digo que al último concursante que acumuló tres concursos ganados ya se le entregaron sus respectivos premios y por eso es que lo borré de la lista de ganadores y tiene que empezar de nuevo a acumular, y a Roberto y a Angel sólo les falta ganar un concurso más para que se les hagan llegar sus premios acumulados a sus manos.

Así que ¡manos a la obra! y ojalá que se animen a participar. No digo "mexicanos abstenerse" porque no hay mexicanos que participen en los concursos, pero si alguien de aquí quisiera participar será bienvenido, aunque no creo que les motive mucho ganar una postal de un sitio al que quizá fueron a comer el domingo pasado, y el antepasado también jejeje.

martes, 7 de septiembre de 2010

Viaje de trabajo

Hoy martes tenía agendada hacerle una visita a un Dr. que será mi sinodal en mi próximo examen predoctoral pero el no trabaja en mi Instituto y tampoco en la misma ciudad, así que me pareció de lo más conveniente ir yo a buscarlo para platicar de mi trabajo, del examen, de mis dudas y de las suyas así que en la mañana me preparé para ir, cargué con una pequeña bolsa con las cosas más básicas, paraguas, algo para taparme y me fuí a la central de autobuses, había que tomar carretera.

Yo ya he ido muchas veces a esa ciudad pero de paseo, ya saben, salidas a comer, incluso a nadar, etc. por lo que para mi esa ciudad es sinónimo de fin de semana bonito, pero en esta ocasión era netamente "de trabajo" así que eso era lo que tenía en mente, cargué algo para leer, algo para anotar y ¡vámonos!.

Fuí a un enorme Instituto de investigación que depende del gobierno donde se dedican a cuestiones de Ingeniería Eléctrica y temas afines, pero ahí si lo hacen en serio, es decir, esos si son de los que influyen en el manejo y distribución de energía eléctrica en el país, lo mío aún es muy académico.

Les muestro un par de fotos que tomé con el teléfono dentro del Instituto cuando iba por uno de los caminos que me llevaría al edificio donde estaba el Ing. que fui a buscar. No tomé muchas fotos del sitio porque creo que no era muy apropiado, pero pueden ver que está enclavado en el cerro, en una parte alta y ahí el clima es muy distinto al del DF a pesar de que estamos a 1 ó 1.5 horas de camino de la capital, ahí hace calor aunque esté nublado y el nivel de humedad es muy alto, así que, como siempre empecé a sudar, y más con la subidita.



El lugar era interesante y muy grande, luego ya entré en materia con mi sinodal y platicamos poco más de dos horas sobre cosas muy interesantes. Luego me dió un paseo por el laboratorio de alta tensión y me habló sobre lo que se hace ahí. Yo estaba felíz, ahora si que estaba "en mi ambiente" y hablando justo de lo mío :)

Algo que me llamó mucho la atención fueron unos aisladores poliméricos de suspensión a los cuales les habían hecho pruebas, unos estaban contaminados naturalmente y otros a propósito para ver su comportamiento. Debo confesar que contaminados sólo los había visto en fotos y me encantó ver y sentir las capas que se les forman cuando se exponen a factores medioambientales como lluvia, polvo, sal marina, arena, etc. Por eso les tomé muchas fotos que quizá luego me sirvan para ilustrar algun trabajo:









Después de hablar sobre aisladores, pruebas, voltajes y temas afines me despedí del Dr. hasta la próxima vez que lo vea que seguro será en el famoso matadero (o Salón de Actos) de mi escuela, pero quedé muy contenta y muy satisfecha de la visita que le hice.

Lo más fácil hubiera sido tomar un taxi que me llevara nuevamente a la central de autobuses para regresarme pero decidí tomar el transporte público local y, no sé si sólo fue una impresión pero los choferes de los mini buses que circulan por ahí están más relajados que los del DF, no andan como locos e incluso uno de ellos se despidió de una señora que bajaba en una parada como -hasta luego madre- cosa que me sorprendió mucho pues no era realmente su mamá :) y la trató con mucha consideración.

Llegué nuevamente al rumbo del centro, a dos cuadras estaba la central de autobuses pero... ¡que diantres! decidí darme una vueltecita por ahí. Claro, para ese entonces mi chamarra con capucha venía sobrando, pero la amarré bien a mi bolsa para que no se me fuera a caer en la calle y empecé a caminar. Yo... felíz pues estaba teniendo un paseíto propio de fin de semana en pleno martes, ¡total! ya estaba yo por ahí, ¿a quién le afectaba? a nadie, así que ¡a pasear se ha dicho!.



Aquí unas tomas de un quiosco que se encuentra en una de las plazas principales del centro, me senté en una banquita, ví la gente pasar, a las palomas picotear por ahí y por allá y para ello me compré un elote con crema, queso y chile en polvo como botana.




Las de arriba son más tomas de callecitas del centro, se ve que eso en la noche se ha de poner muy bohemio. Y entonces me dije: -¿Pues por qué no nos sentamos a comer algo más en forma?, total ¿quien nos lo impide?-, -¡Nadie!-, me respondí. Así que me metí a un restaurancito con mesas al aire libre y me pedí mi primera michelada "solitaria" y estaba felíz, ¡wow! -vamos progresando- :) me dije.

Luego pedí una copita de ceviche de pescado con un toque de salsa "Valentina" y todo iba fabuloso. Mientras me lo traían degusté a pequeños sorbos la michelada acompañándome de la relajante lectura de mi "Paulo Coelho" en turno, como yo les digo a mis libros, de hecho por ahí salió retratada una esquinita del que me acompañó este día :)


Y ya para cerrar con broche de oro pues -vámonos a buscar algún frappuccino para el calor e írnoslo tomando en el camino- me dije, y dicho y hecho. Por cierto que fue un frappuccino muy mexicano como podrán ver, creo que pronto lo pondré en la barra derecha para compartirlo con ustedes en este mes patrio de septiembre (bueno, de mi patria).


Todo fue perfecto. Quizá fue porque yo así lo quise ver. O quizá fue porque sigo cantando esa tonadilla de The way you look tonight que puse en mi entrada pasada, o porque tengo sobre mis ojos una lente que todo lo hace ver mejor, ¿o será realmente que a mis lentes les cayó algo y estoy viendo diferente?. No sé, quizá es sólo que estoy feliz aunque tenga el agua hasta el cuello de trabajo :)

Finalmente tomé el autobús, en lugar de leer me permití mirar una película que pusieron en las pantallas: una cosa rarísima sobre una orquesta de policías egipcios que se quedan varados en un restaurante de paso ¿israelí? en una ciudad más desolada que el desierto de Arizona. Algo rarísimo :)

En el camino pasamos por una subestación eléctrica enorme y como yo ya veo torres de energía hasta en sueños, le tomé fotos con un cielo de tarde cayendo como fondo. Aún me estaba comiendo las últimas chispitas de chocolate de mi café y la felicidad... simplemente ahí estaba.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...