martes, 7 de septiembre de 2010

Viaje de trabajo

Hoy martes tenía agendada hacerle una visita a un Dr. que será mi sinodal en mi próximo examen predoctoral pero el no trabaja en mi Instituto y tampoco en la misma ciudad, así que me pareció de lo más conveniente ir yo a buscarlo para platicar de mi trabajo, del examen, de mis dudas y de las suyas así que en la mañana me preparé para ir, cargué con una pequeña bolsa con las cosas más básicas, paraguas, algo para taparme y me fuí a la central de autobuses, había que tomar carretera.

Yo ya he ido muchas veces a esa ciudad pero de paseo, ya saben, salidas a comer, incluso a nadar, etc. por lo que para mi esa ciudad es sinónimo de fin de semana bonito, pero en esta ocasión era netamente "de trabajo" así que eso era lo que tenía en mente, cargué algo para leer, algo para anotar y ¡vámonos!.

Fuí a un enorme Instituto de investigación que depende del gobierno donde se dedican a cuestiones de Ingeniería Eléctrica y temas afines, pero ahí si lo hacen en serio, es decir, esos si son de los que influyen en el manejo y distribución de energía eléctrica en el país, lo mío aún es muy académico.

Les muestro un par de fotos que tomé con el teléfono dentro del Instituto cuando iba por uno de los caminos que me llevaría al edificio donde estaba el Ing. que fui a buscar. No tomé muchas fotos del sitio porque creo que no era muy apropiado, pero pueden ver que está enclavado en el cerro, en una parte alta y ahí el clima es muy distinto al del DF a pesar de que estamos a 1 ó 1.5 horas de camino de la capital, ahí hace calor aunque esté nublado y el nivel de humedad es muy alto, así que, como siempre empecé a sudar, y más con la subidita.



El lugar era interesante y muy grande, luego ya entré en materia con mi sinodal y platicamos poco más de dos horas sobre cosas muy interesantes. Luego me dió un paseo por el laboratorio de alta tensión y me habló sobre lo que se hace ahí. Yo estaba felíz, ahora si que estaba "en mi ambiente" y hablando justo de lo mío :)

Algo que me llamó mucho la atención fueron unos aisladores poliméricos de suspensión a los cuales les habían hecho pruebas, unos estaban contaminados naturalmente y otros a propósito para ver su comportamiento. Debo confesar que contaminados sólo los había visto en fotos y me encantó ver y sentir las capas que se les forman cuando se exponen a factores medioambientales como lluvia, polvo, sal marina, arena, etc. Por eso les tomé muchas fotos que quizá luego me sirvan para ilustrar algun trabajo:









Después de hablar sobre aisladores, pruebas, voltajes y temas afines me despedí del Dr. hasta la próxima vez que lo vea que seguro será en el famoso matadero (o Salón de Actos) de mi escuela, pero quedé muy contenta y muy satisfecha de la visita que le hice.

Lo más fácil hubiera sido tomar un taxi que me llevara nuevamente a la central de autobuses para regresarme pero decidí tomar el transporte público local y, no sé si sólo fue una impresión pero los choferes de los mini buses que circulan por ahí están más relajados que los del DF, no andan como locos e incluso uno de ellos se despidió de una señora que bajaba en una parada como -hasta luego madre- cosa que me sorprendió mucho pues no era realmente su mamá :) y la trató con mucha consideración.

Llegué nuevamente al rumbo del centro, a dos cuadras estaba la central de autobuses pero... ¡que diantres! decidí darme una vueltecita por ahí. Claro, para ese entonces mi chamarra con capucha venía sobrando, pero la amarré bien a mi bolsa para que no se me fuera a caer en la calle y empecé a caminar. Yo... felíz pues estaba teniendo un paseíto propio de fin de semana en pleno martes, ¡total! ya estaba yo por ahí, ¿a quién le afectaba? a nadie, así que ¡a pasear se ha dicho!.



Aquí unas tomas de un quiosco que se encuentra en una de las plazas principales del centro, me senté en una banquita, ví la gente pasar, a las palomas picotear por ahí y por allá y para ello me compré un elote con crema, queso y chile en polvo como botana.




Las de arriba son más tomas de callecitas del centro, se ve que eso en la noche se ha de poner muy bohemio. Y entonces me dije: -¿Pues por qué no nos sentamos a comer algo más en forma?, total ¿quien nos lo impide?-, -¡Nadie!-, me respondí. Así que me metí a un restaurancito con mesas al aire libre y me pedí mi primera michelada "solitaria" y estaba felíz, ¡wow! -vamos progresando- :) me dije.

Luego pedí una copita de ceviche de pescado con un toque de salsa "Valentina" y todo iba fabuloso. Mientras me lo traían degusté a pequeños sorbos la michelada acompañándome de la relajante lectura de mi "Paulo Coelho" en turno, como yo les digo a mis libros, de hecho por ahí salió retratada una esquinita del que me acompañó este día :)


Y ya para cerrar con broche de oro pues -vámonos a buscar algún frappuccino para el calor e írnoslo tomando en el camino- me dije, y dicho y hecho. Por cierto que fue un frappuccino muy mexicano como podrán ver, creo que pronto lo pondré en la barra derecha para compartirlo con ustedes en este mes patrio de septiembre (bueno, de mi patria).


Todo fue perfecto. Quizá fue porque yo así lo quise ver. O quizá fue porque sigo cantando esa tonadilla de The way you look tonight que puse en mi entrada pasada, o porque tengo sobre mis ojos una lente que todo lo hace ver mejor, ¿o será realmente que a mis lentes les cayó algo y estoy viendo diferente?. No sé, quizá es sólo que estoy feliz aunque tenga el agua hasta el cuello de trabajo :)

Finalmente tomé el autobús, en lugar de leer me permití mirar una película que pusieron en las pantallas: una cosa rarísima sobre una orquesta de policías egipcios que se quedan varados en un restaurante de paso ¿israelí? en una ciudad más desolada que el desierto de Arizona. Algo rarísimo :)

En el camino pasamos por una subestación eléctrica enorme y como yo ya veo torres de energía hasta en sueños, le tomé fotos con un cielo de tarde cayendo como fondo. Aún me estaba comiendo las últimas chispitas de chocolate de mi café y la felicidad... simplemente ahí estaba.


10 comentarios:

Gamar dijo...

Ah, que placer poder estar en esos lugares.
Para los que nos gusta la tecnología poder entrar en esos laboratorios es una maravilla y poder trabajar ahí haciendo experiencias, como en tu caso, debe ser realmente estimulante.
Hace unos años cuando estudiaba una carrera de producción de alimentos, tuve la oportunidad de visitar un laboratorio del CONICET, que es un centro nacional de ciencia y tecnología, donde pude estar en contacto con microscopios electrónicos y varios aparatos más, que aunque para el resto de los compañeros eran "aparatos raros" a mi me produjeron un rejuvenecimiento espontáneo de unos 30 años. Estaba como un niño rodeado de sus mejores juguetes.
Siempre es bueno viajar. Además la ciudad se ve muy pintorezca entre cerros.
Saludos y que lo sigas pasando tan bien.

Myriam dijo...

Gamar! jeje, aún no acabo la entrada, es que me fui a cenar y dejé inconclusa mi narración. Déjame acabo y te mando de vuelta mi comentario :)

Un beso enorme para ti :)

Myriam dijo...

Gamar ¡terminé! ojalá puedas darle una nueva revisada a la entrada para que le leas completa, me daría mucho gusto.

Comprendo muy bien lo que comentas. Hay veces en que uno entra a lugares que te envuelven y te contagian de ganas de hacer y aprender y me imagino que ese laboratorio que mencionas debió haber sido realmente estimulante como lo es el que yo fui a visitar hoy.

Yo espero que la vida me siga permitiendo estar en este ambiente, claro que eso implica seguir estudiando sin fin, pero, si nos gusta ¿por qué no hacerlo?, como decía en la entrada: ¿quién nos lo impide? :)

¿Sabes? no sé si es algo que prefieras mantener con discreción pero a mi me gustaría mucho saber a qué profesión te dedicas, ¿será algo sobre alimentos? bueno, quizá algún día podamos platicar de eso y para mi será increíble.

Gamar, es un gusto enorme compartir contigo y con todos los demás lectores estos pequeños episodios en mi vida.

¡Beso! :)

Roberto dijo...

Muy bonita entrada, Myriam. Dan muchas ganas de haber estado allí.

Un beso.

Víctor dijo...

Muy bonito este sitio que nos has enseñado hoy, Myriam.

Yo a veces tengo que viajar por razones de trabajo, y siempre que puedo hago algo parecido a lo que cuentas aquí: como en algún sitio con buena pinta, me doy un paseo por la ciudad... en resumen, aprovecho el tiempo.

Un abrazo

Myriam dijo...

Pues si Robertito, fue una linda tarde de paseo y me complace mucho que te haya gustado.

Pero ¿recuerdas esa famosa escena casi final de Forrest Gump donde la chava en su lecho de muerte le dice algo así como: Forrest, hubiera querido estar contigo en esos bellos lugares por donde corriste? ah, pues bueno, algo así te contestaría yo: Estuviste Roberto, estuviste :)

Myriam dijo...

Ay mi Victorcito, pensé que me conocías más jeje ¿¿¿Pues de dónde crees que aprendí???

Oye, si te digo que eres mi Sensei no es broma, incluso llevo siempre conmigo una libretita rotulada: "Enseñanzas de mi Sensei" para ponerlas en prácticas en ocasiones como esta.

Y ya que mencionas eso de aprovechar el tiempo y que ahora compartimos la misma filosofía de los viajes de trabajo, sería excelente que aunque fuera un día aprovecháramos el tiempo juntos ¿no crees?

:P

:P

Gamar dijo...

No hay problemas en contarte lo que hago, es más, voy a contarte lo que quisiera hacer y perdón, pero esto va a ser largo.

Desde muy chico me sentí atraído por la ciencia, principalmente por la investigación y la electrónica.
Mi primer radio la armé a los 8 años, solo y a escondidas y cuando mi padre lo vio no podía creerlo.
Mientras todos jugaban a la pelota yo hacía experiencias con juegos de química, la cristalización me fascinaba, y en lugar de leer cuentos recolectaba enciclopedias técnicas y libros de química, electrónica, o lo que fuera que me llamara la atención.
A la hora de elegir escuela secundaria opté por una de mecánica, porque creía que en las de electrónica no me enseñarían nada nuevo y en efecto, un muy amigo estudiaba en la de electrónica y yo le pedía siempre las carpetas para ver que hacían sin encontrar nunca nada nuevo.
Después a la hora de elegir la especialidad de ingeniería dudé mucho.
Me anote en mecánica, por seguir con mis muy buenos amigos, pero obviamente fue un error y al año me cambié a electrónica.
Por desgracia no pude terminar. Después de 4 años abandoné cuando nació mi hija a la que hubo que operar de recién nacida justo en la época de parciales y perdí el cuatrimestre.
Además yo trabajaba, estudiaba y llevaba casado un año, sumado al problema de salud de mi hija decidí abandonar, pero con la ilusión de continuar mas adelante.
No se si estarás muy al tanto de los vaivenes económicos y sociales de mi país, pero en esa época una catástrofe económica con hiper inflación y derrumbe comercial me dejó sin mi primer emprendimiento comercial.
En ese momento decidí dejar la ciudad y me vine a vivir al interior.
Acá no existen universidades, por lo que la esperanza de poder terminar de estudiar se fue diluyendo.
Trabajo como docente en una escuela técnica y tengo mi negocio donde vendo, fabrico y reparo aparatos electrónicos.
O sea, que la electrónica está en mi vida desde siempre y aunque a nivel secundario, puedo trabajar con las ciencias hasta donde se puede.
En el 2000 una importante universidad llegó a la ciudad a ofrecer carreras de tecnicatura y aunque no era lo que yo quería, aproveche la ocasión y me anoté.
El título que tengo es "Técnico Universitario en Emprendimientos Agroalimentarios" Es más largo el título que la carrera.
Al cursar el último año me ofrecieron trabajar como ayudante de cátedra en "Tecnología de alimentos I" y desde ahí quedé trabajando como docente para esa universidad.
Por suerte esa carrera depende del departamento de ingeniería química de la UNS y por eso pude llegar a los laboratorios del CONICET.
Todas las ramas de la ciencia me atrapan y leyendo tu blog veo que haces lo que me hubiese gustado hacer a mi. Por lo tanto tienes un seguidor asegurado.

¿A que nunca te dejaron un comentario tan largo?
Te mando un saludo y te dejo un mail, que es solo para los de confianza gamar3@gmail.com

Myriam dijo...

Gamar, me encanta todo lo que me platicas y aún más que me asegures que me vas a seguir leyendo :)

Trato de ir mezclando los temas de los que platico aquí pero sin duda lo que hago en mis estudios es algo que también me emociona mucho platicarles.

Bueno, pues también cuenta con mi asistencia a tu blog. Te mando un fortísimo abrazo!

Víctor dijo...

Me parece bien tu propuesta.. pero para eso tendrías que venir a Madrid a dar una conferencia de física o, mejor aún, a observar atentamente una torre de alta tensión de esas que hay por el campo, esas que están llenas de esos chismes redondos que tanto te gustan y que dan miedo sólo de verlos.. :-P.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...