jueves, 25 de noviembre de 2010

De conferencia con un Nobel


La mañana de hoy los alumnos de posgrado fuimos invitados a asistir a una conferencia que dictó Peter Agre el cual recibió el Premio Nobel de Química en el año 2003. El personaje en cuestión es un médico y biólogo molecular cuyo principal aportación es el descubrimiento de las acuaporinas las cuales son básicamente proteínas que permiten la circulación de moléculas de agua a través de membranas celulares.

No es precisamente mi área pero siempre es interesante enterarse como es que trabajan en otro tipo de ámbitos científicos, incluso algo que me soprendió es que hay revistas con nombres como The Plant Journal y me pareció simpático, pues las revistas con las que yo convivo tienen nombres con terminajos eléctricos, mecánicos, químicos o computacionales y la verdad es que nunca había reparado en que las plantas también merecían sus propias revistas :).

Bien, pues aquí cuatro fotos que logré hacer, la verdad es que me salieron medio mal porque las condiciones eran adeversas ya que insistieron mucho en la asistencia y que "Drs. envíen a sus alumnos", y que "alumnos no se les olvide asistir", y que "aunque no se hayan registrado vayan", y ¡claro! al final no hubo espacio suficiente.


El Dr. Agre es el que se encuentra en el centro. Cabe mencionar que la plática fue bastante buena, muy amena y el señor mostró una sencillez muy agradable. No cabe duda que la sencillez hace a la gente mucho más grande de lo que es.

Esta foto movida de arriba la tomé desde mi privilegiada ubicación en el auditorio. No lo podía creer, la cita fue a las 10:00 hrs, estuve en la entrada del edificio a las 9:59 y en lo que llegué al auditorio fue suficiente para darme cuenta que aquello estaba abarrotado y mejor nos invitaron amablemente a tomar "asiento" en el pasillo elegantemente alfombrado. Nada de asientito reclinable ni audífonos para traducción simultánea, nos dejaron en el piso para darle a nuestra columna un tratamiento quiropráctico y sin audífonos para que practicáramos nuestro english listening durante la sesión.

Y yo casi en posición de loto, bueno, ya ni sabía como acomodarme porque adelante de mi había otros más sentados en los escalones del lugar. Bueno, por lo menos recordé mis años de estudiante de menor rango cuando me sentaba en el piso, las banquetas o los jardines a leer, comer o platicar jejeje.

Bien, pues ojalá pronto haya un próxima conferencia, siempre se aprende algo nuevo en cada una de ellas.

3 comentarios:

Gamar dijo...

Ver tu foto sentada en el piso me recordó un recital de rock multitudinario en la 9 de Julio, que supongo que habrás pisado, es esa enorme donde está el obelisco de Buenos Aires. Estaba yo sentado en el piso en tu misma posición y como llegaba algo de brisa fresca del río, que está muy cerca de ahí, puse mi remera sobre las rodillas para abrigarme un poco quedando hecho un nudo. En un momento, no se que sucedió delante pero se desató una avalancha de gente y aunque quise pararme rápido para escapar no pude y un amigo me tomó de los hombros y me sacó del lugar donde hubiese quedado aplastado.
Son las ventajas de ser liviano.
Beso

Myriam dijo...

Que buena anécdota Gamar, y si tuve el privilegio de pisar esa avenida, si no me equivoco no muy lejos de ahí quedaba el hotel donde me hospedé y es la primera avenida de la cual mi anfitrión y el taxista me hicieron una descripción más detallada hablándome sobre su longitud y número de carriles.

Ya me imagino la escena tuya y la del concierto de rock ¡ufff! :) pero por otra parte, que bueno que te rescataron de los pisotones, si no quizá no te hubiéramos conocido y eso sería lamentable.

¡Beso!

Víctor dijo...

Está bien que, entre fiesta y fiesta, te pares un rato a escuchar a un Premio Nobel.

Bueno, en serio, me parece muy interesante esa conferencia. A fin de cuentas, gran parte del progreso humano procede de ideas geniales de individuos concretos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...