jueves, 9 de diciembre de 2010

Mi fantasma y yo

Otra vez me enfermé, creo que aunque suelo decir que me gusta mucho el frío, quizá nadamás me gusta verlo de lejos, en las películas o en la tele. O que me platiquén de el, porque la realidad es que no estoy hecha para eso, no lo aguanto. No sé si es que no me tapo bien, aunque a veces parece que se me adelantó la Navidad porque hasta gorro me pongo cuando hay unos 8 o 10°C apenas. Y quisiera creer que el frío y yo somos amigos pero no, soy la más friolenta del mundo.

Es como si quisiera poder ver sin anteojos, aunque incluso eso tiene solución si me operara, pero el frío ininterrumpido que siento ¿cómo me lo quito?. Y me pongo medias largas de lana e incluso otro pantalón abajo del pantalón y ni así.

Ayer me escurría la nariz en el Instituto, aún así terminé de medir ya algo tarde y me vine a casa con la naríz ya medio cocida de tanto pasarme el pañuelo. Claro, había que componerla y el humectante que me unté me ardió hasta el alma pero me aguanté. Ahorita mi naríz ya está mejor pero no me pregunten como me veo porque casi van a dar las 6 de la tarde y yo no me he quitado la pijama. Obvio, no pude ir a trabajar pero aquí tengo mis datos para analizar en la computadora.

No obstante, no me concentro bien. Quizá el estrés del experimento me relajó demasiado ahora que ya lo terminé. Lo que sigue es reportar resultados y eso es otro paquete distinto. Pero me gusta hacerlo, lo malo es que no me concentro.

Hace rato el resfriado todavía me tenía tumbada en la cama y mientras medio dormitaba me puse a pensar que se está yendo otro año, otro año más. Muy bueno y productivo por cierto, pero al fin y al cabo otro año más.

Yo pretendía escaparme esta Navidad a un rincón del Universo donde no tuviera que chutarme nuevamente a la family externa llámense tíos, primitos rebeldes y demás familia política incómoda, pero quizá eso no va a ser posible. Quien sabe, lo que si sé es que en este momento tendría excusa para irme a donde yo quisiera cuando yo quisiera, pero no si se trata de fechas como Navidad y Año Nuevo. Ay Dios Mío, a ver que sorpresitas me tocan en esta ocasión. Eso me pasa por no estar casada.

Y ahí es donde empieza otra vez el malestar de siempre y mi malvado fantasma de la aflicción me nota con pensamientos ociosos y, por tanto, susceptible a sus palabras y aprovecha para venir a perturbarme como a veces lo hace, y en esta ocasión me dice: -Myriam, ¿¡qué onda con tu vida!?, ¿qué haces aquí tirada en la cama? Una chavita de secundaria tiene más vida social que tú. Eso te pasa por andar metida todo el día allá en tu Instituto donde el sol por la tarde te da en la cabeza y en la noche el frío te cala los huesos. Por eso te enfermas-, -¿Por qué no estás ahí chacoteando por la vida con gente de tu edad como lo hace la gente normal?-, y prosigue: -Oye, por cierto, ¿te escribió hace poco una amiga tuya que tiene tu edad y que su hija adolescente acaba de celebrar sus 15 años, verdad?...-
Cuando oigo mencionar este tema, aprieto la almohada en la cabeza para ver si se da cuenta que me está molestando y se va, pero no. Simplemente espera ahí para seguir.

Y en ese momento me acuerdo de la famosísima frase de: "Si quieres que alguien llegue a tu vida (entiéndase pareja), simplemente no pienses en eso y en cualquier momento llegará". Entonces recuerdo que ya varias veces me he visto a mi misma concentrada en otra cosa, olvidándome del tema y cuando me doy cuenta de eso me sobresalto y miro a mi alrededor para ver quien está cerca de ahí con trazas de príncipe... ¡y nada!. Creo que eso no aplica para mi.

Y continua mi fantasma: -¡Ejeemmm, ejeeemmm! disculpa que insista con el tema pero ¿recuerdas lo que le contestaste a ese osado chico que hace poco tiempo te dijo que qué hacías los sábados porque si tu querías algún día podían salir a algún lugar?- ...¡ay maldito!, siempre sabes por donde llegarme.

-¡Acuérdate! le dijiste: "me voy al inglés y lo demás del tiempo la paso con mi familia", y continuaste magistralmente con un: "...lo que pasa es que me la paso muy bien con mi familia y la verdad es que estuve tanto tiempo alejada de ellos que ahorita se me hace un desperdicio no estar en casa porque sé que quizá dentro de poco me tendré que volver a ir" y por último, tu mejor remate: "... y es que me la paso tan bien con ellos que me daría flojera hacer otra cosa, difícilmente me la podría pasar mejor con otra persona..." ¡aah! ¡y ya me acordé! también hubo algo más que dijiste como cereza que adorna el pastel: "... y es que en realidad yo ya hice todas esas cosas que uno suele hacer al salir con alguien: sentarse a ver el cielo y los árboles, comer helado y pasar el rato en la contemplación. Sinceramente eso ya no me mueve. Si salgo con alguien es para hacer algo productivo y no andar por ahí dando vueltas nadamás... (una sonrisa) ...¿Qué propones hacer?"-. Claro, el otro se quedó callado.
¡¡ZAAAZZZZ!! :[ ¡GLUP! si yo pudiera embotellar mis palabras las vendería con una etiqueta que dijera: "Repelente eficaz contra pretendientillos osados y otros bichos raros".

Y luego me pregunto por que estoy sola.

Pero esa es la pura verdad. Me la paso tan bien con mi familia, hacemos cosas tan interesantes, comemos en lugares tan ricos y divertidos que ¡caramba! sería difícil que yo dejara un sábado de carne asada o pescado al vapor con buen vino o micheladas en mi casa, por irme a comer una torta de jamón al parque con alguien que, sinceramente, no me aporte nada nuevo.

-Pero Myriam, ¿qué no te das cuenta que la gente interesante de tu edad ya está casada?. Por si no lo sabías hubo mujeres que SI hicieron su labor cuando la tenían que hacer y ahora están con las personas interesantes que había disponibles y en este momento ya no hay nada para ti. ¡Aaay! la verdad es que a veces me desesperas un poco- me dijo algo fastidiado mi fantasma.

¡Snif!, ¡Snif! ¿¿¿por qué soy así???

¿Seré parte de una estadísitca o seré más bien un ser inadaptado a la sociedad?.

Enfrente de mi laboratorio hay unos cubículos de un grupo de trabajo perteneciente a otro proyecto. Y la mayoría son hombres. Pero miran a veces a las mujeres de una manera tan cochinota que no me siento mal por ni siquiera saludarlos. Tengo un problema con los hombres en general, lo sé (¿alguna vez lo mencioné? jeje). Pero no se piense otra cosa de mi, la opción gay tampoco es lo mío.

Simplemente estoy algo desadaptada.

Ayer una tipilla a la cual le llevaré yo unos 9 años estaba trabajando en el Instituto. Y el noviecillo, también del Instituto ahí esperándola. El otro ya nadamás quemando tiempo para esperarla. La niña se podía tardar lo que quisiera pues el inocente palomito trae carro y aunque vive a dos cuadras del Instituto no le importa viajar hora y media para ir y dejar a la novia a su casa. La verdad hablo de pura envidia. Yo con la nariz cortada tuve que agrarrar el metro y hacer mi trayecto de una hora para regresar. La ventaja es que llegando a casa tengo la conciencia tranquila de que no estoy con alguien con quien no quiero realmente estar y aparte tener que aguantarlo.

¡Maldición! ¿por qué no puedo ser interesada y dejar que me paguen las comidas y que me lleven en carro?, ¡maldición!, ¡maldición!, ¡maldición!.

-¿Ya terminaste de lamentarte y auto-recriminarte?, ¡Bravo! bien muy bien pues a ver si ya aprendes algo de todo esto- y continúa diciendo: -Mi consejo es el siguiente: ¡ya olvídate de una vez de que un prícipe va a salir de la nada cuando tu te pongas a pensar diez minutos en la inmortalidad del cangrejo! ¡Yaaa! házle caso a cualquier fulanete que te invite a comer o a salir aunque te aburras como león enjaulado-, -tú ya sabes que las historias increíbles sólo les pasan a los demás pero a ti no ¡y menos con esa actitud tan nefasta que te cargas!-, -y ¡ándale! ya párate que das pena, tiende tu cama, baja a comer y pónte a trabajar porque bien sabes que eso no se hace solo-.

-Estaaaá biennnn...-
le digo casi refunfuñando.

Y mientras iba en pantuflas hasta la planta baja, se me clavó como dardo una frase célebre que me dijo ya hace ¡años! la ilustrísima tía de un ex mío señalándome con el dedo en tono de advertencia:

-¡Si no tienes hijos se te va a secar la matríz!-

¡¡Glups!! y eso fue ya hace años.

No, ¡pues entonces ya valió! :)

10 comentarios:

Gamar dijo...

Te dejo la página del widget que querías
http://www.linkwithin.com/learn
Beso

Gamar dijo...

Cuando se hablaba del tema entre amigos yo decía "no me voy a casar hasta los 50"
Y un día les dije "anoche conocí a la mujer de mi vida y me voy a casar"
Como miles de veces te habrán dicho, aparecerá sin que lo busques y en el momento y lugar menos pensado.
Pero una década después me encontré solo otra vez, sintiéndome ya fuera de todo circuito que posibilitara encontrar a alguien aceptable. También soy de pensar demasiado y siento que no encajo en esta y tal vez ninguna sociedad.
Me imaginé solo de por vida, saliendo de vez en cuando con alguna mujer para pasar el rato.
Y eso de estar en un restaurante, una plaza una heladería con una mujer intentando pasarlo bien, nunca me funcionó. No puedo fingir estar bien cuando estoy incómodo.
Pero cuando te enamores, no va a importar el lugar donde estén ni lo que hagas porque solo vas a querer estar con él. Aunque sea, esperándolo dentro de un auto por horas o sentada en una plaza comiendo una torta de jamón en lugar de una rica cena en tu casa.
Pero claro, eso no se puede forzar.
Cada uno vive sus realidades como puede y a veces envidia la de otros.
Quisieras estar con alguien al lado que te cuide y al cual querer y cuidar. Yo muchas veces quisiera tener tu vida, haciendo lo que me gusta y con la libertad total para poder viajar donde quisiera y conocer gente nueva.
Nunca estaremos conformes a no ser que en algún accidente nuestro lóbulo frontal se destroce y seamos totalmente felices siempre.
Espero que tu fantasma se vaya a molestar a otro, que mejores de salud y puedas ser feliz.
Besos

Rosángel dijo...

¡Ay Myriam! Te leo y describes perfectamente cómo me sentía anoche... y me alivia pensar que no soy la única.
Justo analizaba esto: "Es amable, lindo, me gusta. Pero... no tiene charla interesante. Tiene tatuados los convencionalismos sociales y espera que de mi 'cosas de mujeres', que él hará las 'cosas de hombres'. No entiede mi trabajo. Mejor no. Para qué iniciar algo que, tengo la certeza, terminará en conflicto. Lo peor: él ni se ha dado por enterado de mi interés. ¿Seré invisible? ¿Seré muy exigente? ¿Me conformaré? ¿No es injusto para todos el conformarse?..."
La cosa es que el tiempo pasa y no aparece ningún chico que pudiera ser opción. Los interesantes encontraron su pareja hace más de diez años. ¿Y qué estaba haciendo yo? Ah sí, estudiando. Y ni siquiera entremos al tema de los hijos. Sigh.
Pero te decía que al leerte pienso que no creo que seamos singularidades en el espacio. Y eso libera un poco el "¿qué estoy haciendo mal?" y lo suplanta por "es el tiempo que me ha tocado vivir". El punto es ¿qué voy a hacer al respecto? Yo digo que nada: seguiré haciendo lo que me gusta, disfrutando mi trabajo; seguiré mirándome en el espejo cada mañana porque me encanta el reflejo que me regresa con este color de labios; no me perderé el concierto del domingo; seguiré con mis planes para visitar a mis amigos potosinos. Anoche -luego del rato de desánimo- recordé algo que tiene mucho sentido: nos sentimos atraídos hacia gente interesante y feliz. Cada día tengo la oportunidad de construirme y disfrutar mi vida al máximo. Si alguien interesante pasa a mi lado, sería muy despistado en no sentirse atraído. Y si el despiste le gana y no más no se anima... ¡yo estaré feliz, gozando lo que hago, disfrutando de mi ser yo!

Amiga, créeme que te entiendo. Pero ve el privilegio que es dedicarte a lo que amas. Porque en cualquier momento lo puedes mandar por un tubo y dedicarte a vender bufandas para los tiempos de frío. Pero yo sé cómo deseaste retomar tu camino científico. Y aquí estás ahora. Y lo divertido que es ser Myriam cada día. Porque si no te gustara, podrías usar zapatillas, teñirte el pelo de rubio y cambiar tu práctico reloj por uno de oro delicado y discreto. Pero entonces empezaría a llamarte, digamos... Ceci. Estaría bien, pero la verdad es que muchos extrañaríamos a Myriam.

Si no nos gusta nuestra vida, cambiémosla. Pero mucho me temo que nos ENCANTA hacer lo que hacemos, ser quienes somos. La verdad es que no tengo idea si alguien encontrará atractiva esta vida mía y se acercará con curiosidad o con amor. Pero a mí me gusta. Y mucho.

Un abrazo apretado.

Myriam dijo...

Querido Gamar, a veces hay cosas que cuestan trabajo leer y tu comentario de hoy en definitiva fue uno de ellos, claro, si sucede eso es porque tus palabras tienen un gran contenido y las agradezco.

Lo que ya me han dicho es eso de que de repente un buen día "aparecerá" :) pero yo no lo creo realmente. Una parte de mi ciertamente está convencida que la gente interesante escasea. Abunda la gente linda pero creo que yo prefiero la interesante. Una larga historia que tal vez un día te/les platique.

De todos modos gracias por empatizar conmigo y me gustaría resaltar algo que has dicho que verdaderamente ha movido algo en mi y eso es respecto a que yo tengo una vida que es valiosa y que quizá alguien más podría desear. Claro, algunos la podrían considerar sumamente aburrida pero sé que puede ser valiosa para otro cierto tipo de personas.

En realidad yo valoro mucho mi vida y creo que eso es lo más importante para mi. Creo que las demás necesidades son secundarias y tal vez las veo solo como "curiosidades" que me gustaría experimentar, pero nada que me orillara a dejar de hacer lo que hago, eso si me mataría.

Cierto también es eso de que nunca estaremos conformes con lo que tenemos, por ejemplo, mucho tiempo he querido dejarme el cabello largo y hora que ya está creciendo lamento no tenerlo corto como me gusta independientemente de si me veo mejor o no, pero "creo querer tenerlo largo" aunque realmente no lo sé con seguridad :) Lo único que si sé es que me gusta la mayoría de lo que soy y que no quisiera cambiarlo.

Te contaré que desde hace ya un tiempo he empezado un proceso personal que sé que culminará un día no tan lejano con un gran evento que me hará por fin dejar de pensar en este tema de la soledad y por fin aceptarme como me ha tocado vivir, aún no llego a eso pero me siento ya un poco más cerca y eso lo siento desde hace un tiempo en que ya no me deprimo, ahora sólo me cuestiono con curiosidad inquieta pero ya no me deprimo que es lo bueno.

Gamar, esto da para muuuucha más platica pero ya pasa del plano "comentario en el blog" pues estarás de acuerdo que estas pláticas ya requieren un background de "cafecito y plática presencial por la tarde" :)

Agradezco tus palabras, creeme que han movido sentimientos, pensamientos y cuestionamientos en mi cabeza.

Un abrazo.

Myriam dijo...

P.D. Gamar, como verás ya agregué la aplicación de "Quizá también le interese" :) muchas gracias. Me gusta esta aportación de Ineditables a mi sitio.

Myriam dijo...

Mi querida Rosángel, tienes toda la boca llena de la más pura razón, tu si que sabes poner las ideas en orden :)

Para mi la palabra clave que has mencionado es "conformarse". Esa es la gran disyuntiva: hasta que punto uno debe ambicionar un ideal y en que punto hay que detenerse para no ser soñadoramente idealista.

Es muy cierto eso de que en cualquier momento nos podríamos detener (si quisiéramos) y dedicarnos a tejer bufandas (de hecho estoy tejiendome una en estos días), pero eso será hasta que NOSOTRAS QUERAMOS no cuando alguien más diga que hay que cambiar.

Cierto Rosángel, muy cierto. Junto lo que tu dices con lo que mencionó Gamar y el pretender que lamento ser lo que no soy sería como devaluar lo que si tengo y que me ha costado tanto alcanzar.

Quizá a ti te tocó presenciar una etapa mía "difícil" y cuando uno sale de un cuello de botella como ese, es complicado que por voluntad propia uno se vuelva a meter un lío semejante otra vez.

Y tu también has mencionado la palabra mágica que abriría todas las puertas y esa es "interesante". Como cambian las prioridades al paso del tiempo :)

Rosángel, nuevamente me quedo sin palabras de tener tanto que decir. Lo único que englobaría lo restante sería decir que creo que tu entiendes perfectamente a lo que me refiero y me encantan todas tus palabras porque es como una bocanada de ánimo para creer que no soy yo la que esta mál y desadaptada :)

Prometo en lo fututo ser más fuerte, mas sensata y tratar de no tocar tanto este tema ya ni en broma, pues como dicen: entre broma y broma, la verdad se asoma.

Un fuerte abrazo para ti también.

Víctor dijo...

Vaya, otra vez está el fantasma molestandoooooo…

No te daré consejos (recuerdo que una vez nos lo prohibiste), sólo te comentaré lo que pienso sobre lo que escribes en tu entrada (eso es legal, ¿no? :-P). Y no es nada nuevo, ya te lo he dicho otras veces en entradas tuyas parecidas.

Si uno busca una felicidad completa y permanente, tiene que dirigirse necesariamente a su interior. Rosángel lo explica muy bien en su comentario. Tenemos un impulso natural, instintivo, para encontrar una pareja y tener hijos… y como tal impulso natural debemos seguirlo, por supuesto. Pero esos objetivos pertenecen a nuestra esfera exterior, no dependen sólo de nosotros. Al alcanzarlos obtendremos una felicidad momentánea, pero en absoluto constituyen una garantía de felicidad a largo plazo. La pareja y los hijos pueden ser una enorme fuente de satisfacciones… pero también de sufrimientos. Sólo tenemos que mirar a nuestro alrededor para comprobar que las situaciones que se plantean son muy diversas, y no todas buenas.

Ya es pedirle mucho a la vida pretender un estado de felicidad absoluta… pero si alguna posibilidad existe de llegar a un estado semejante, creo que el camino se encuentra en impedir que nuestra felicidad constituya una mera reacción frente a acontecimientos externos que no podemos controlar; por el contrario, debemos interiorizar la felicidad para que se convierta en nuestra actitud ante la vida.

Ésta, al menos, es la teoría… ¡y las teorías son fáciles de escribir, y difíciles de poner en práctica!

Y.. sí, como bien dices, estos temas se tratan mejor en persona y con un café por en medio. Por cierto, que paso a veces frente a un café que se llama “la mexicana”…entraré un día a tomarme uno a tu salud ;-)

Un abrazo... ¡y deja la minifalda y la camiseta de tirantes para el veranoooooooo, que te enfermas!

Myriam dijo...

Víctor, gracias por tus palabras, bien sabes que no les prohibo nada simplemente la petición fue de que no me regañen ni me echen más sermones de los que ya tengo ahí pendientes aún por asimilar. Pero me gustan tus palabras.

Y es que deveras, no es que me quiera casar, te juro que no :) pasó algo curioso hace un rato. Por teléfono hablaba con un amigo que hace algunos meses no veo y me decía que su hermano se iba a casar en marzo y por la iglesia y todo el asunto y mi único sentimiento fue ese de: ¡NOOOoooooo auxilioooo! ¡¡yo nunca dejaré que se diga eso de miiiiiiiií!!.

Por alguna extraña razón (podría ser un trauma) para mi el que yo participara en una boda así "tradiconal" significaría que fallé en algunos de mis preceptos de vida, que me fallé a mi misma, que algo se me interpuso en el camino, o algo así.

A lo mucho por el civil y que casi sin que se enterara nadie. Y como bien dice también Rosángel "Y ni siquiera entremos al tema de los hijos" porque eso es otro mundo bien equidistante del anterior.

Quizá es ese simple hecho de importarle a alguien, pero ya, nada más. Ahí termina empieza y termina mi problema, pero no va más allá.

Ay amigo, es una situación compleja pero agradezco mucho que me dediques unas palabras. Me queda claro que la paciencia de ustedes hacia mi es infinita y no sé que hacer para agradecerles.

y ¡jajajaja! te digo que tu imaginación agarra vuelo y se nos vá jajaja ¿cómo voy a andar yo de minifalda y camiseta de tirantes? JAJAJA :D ni en los calores más calurosos me pongo yo esos atuendos :) ¿pues que no ves que soy una chiquilla seria y pudorosa? ya quisiera yo tener el cuerpo como para andar así de destapadita, pero no Victoricto, yo no dejo ver más piel de la necesaria jajaja :)

Te mando un abrazote muy risueño :)

angel lago villar dijo...

ja,ja...¡¡Con ese humor todo lo verás mucho mejor!!

Uff! Además luego te sale un chavo y ya escribirías menos en el blog.

Y, estarías embobada

Y ¡¡Qué me dices de las cenas con los suegros!!!

¡¡Qué va, que va! estas mejor ahora a tu "bola",haciendo lo que quieres...

Y esas, viejas que te preguntan es ¡¡¡Pura envidia!!!!

Que no, amiga, que no...
¡¡Qué vive la vida!!.. que estando así no solo tienes un hombre...¡¡¡Tienes a todos!!!

:-D

Besotes

Myriam dijo...

Ángel, :) efecivamente, a final de cuentas lo importante es tomarlo todo con humor. Pero te cuento que no soy la única. Tengo un compañero un poco más joven que yo, muy capaz, no feo, buen tipo y tiene la misma suerte que yo.

Es cierto que estando libre uno puede tener a TODOS los chavos/as del mundo jejeje, aunque eso es en teoría porque en la realidad yo por más que volteo y me asomo no veo nada jeje.

Quizá es fácil decirlo para quien ya encontró a esa persona especial, pero quien no, ve las cosas de una manera muy distinta.

Lo importante es tomar las cosas con calma y mejor concentrarse en cosas productivas y eso es lo que trato de hacer, aunque a veces siento que voy contra la corriente, pero al final de cuentas creo que salgo victoriosa y aprendo a vivir como me tocó en esta vida.

Un beso y un abrazo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...