martes, 18 de enero de 2011

De safari sin desplazarme mucho

Este fin de semana salí con mi familia a un lugar llamado Bio-Parque Estrella el cual se autodenomina como un "centro de interpretación de la naturaleza" y que se encuentra en el Estado de México, a casi dos horas de recorrido en auto desde la Cd. de México. Tiene una extensión de 300 hectáreas en el cual conviven especies silvestres de animales los cuales pueden interaccionar con las personas bajo ciertas precauciones escenciales.

El atractivo principal del parque ecológico, el cual es realmente como un zoológico sin jaulas, es el paseo que se da a todos los vistantes en un camioncito que permite acercarse mucho a los animales e incluso tocarlos pues al parecer ellos ya están bastante acostumbrados a las personas y puede haber contacto entre ambos sin mayor problema.

El camioncito era muy llamativo e incluso fue confortable para fines del paseo, les pongo una imagen del transporte y de como es que los animales libres podían acercarse a ellos.

Claro, se acercan porque uno compra unos botecitos de un preparado de semillas que se les van ofreciendo en las paradas que hace el camión y de esa manera se acercan al punto en que uno los puede sentir de una manera en que casi nunca se tiene oportunidad.


Y los animales empezaron a acercarse...





Y a otros tantos les tomé fotos desde lejos...






Los paisajes encantadores...


Mas animales...







Finalmente, una foto de mi sobrinita tratando de tocar a un conejo...

... Y la tía de la sobrinita capturada en el momento donde se trataba de resguardar del aire frío, ya no sabía ni que ponerme para taparme (¡y olvidé mi bufandaaa!)...

Por último un par de videos que tomé durante el recorrido. En ellos pueden apreciar el bullicio sobre los camioncitos. En particular yo iba bastante divertida con un niñito tremendo que iba con su familia y estaba sentado a mi derecha, a ratos el camión iba por pendientes y casi que al niño lo traía yo encima, pero por lo menos amenizó mi paseo :)

video

video

¡Saludos!

4 comentarios:

Gamar dijo...

Me gustan esos paseos y que bueno que tengan móvil en el que moverse. Acá hay varios de ese estilo y lo malo de ellos es que hay que caminar demasiado.
¿Cómo que olvidaste tu bufanda?
Eso es de no creer.
Saludos

Víctor dijo...

No sale la carita de la tía de la sobrinita. Eso mal. Por lo demás, muy chula la entrada. Al dromedario le conquistaste completamente, ¿verdad?

Te cuento. Aquí cerca de Madrid había un sitio parecido hace muchos años, aunque era un poco más bestia: ibas con tu propio coche y tenían leones por allí sueltos. Estuve de pequeñajo y todavía guardo la impresión. Creo que lo cerraron después de que los leones se comieran a nosecuantos visitantes. (Bueno, ahora ya no sé si fue así o son imaginaciones mías, tendré que enterearme... jaja, primero hablo y luego investigo, vaya poca seriedad bloguística).

Un abrazo

Myriam dijo...

Gamar: efectivamente tíene una buena planeación y ese recorrido se hace completamente sobre el transporte, supongo que también por cuestiones de seguiridad. Luego se puede caminar todo lo que uno quiera por otros lugares del parque, ¡pero hacía frío! y teníamos hambre, así que caminamos sólo un poquito más y nos regresamos parando a comer en un restaurancito que encontramos.

Te mando un abrazo :D

Myriam dijo...

Así es Victorcito, hace varios años yo también fui a un lugar como el que describes y se estilaba pasear con el auto. Yo creo que si era peligroso tanto para los paseantes como para los animalitos.

¿Tienes alguna foto de ese paseo? si tu me muestras una foto tuya así cuando estabas pequeñajo yo te muestro una mía, por ahí tengo unas en un album.

¡Besitos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...