sábado, 30 de julio de 2011

Como queriendo reconstruir la Atlántida en la cocina de mi casa


Parte de lo que hago en mi día a día es llevar a cabo retos experimentales intentando que cada vez estén mejor pensados y sean más metódicos para conseguir mis objetivos y al final obtener un material que sirva, que sea bueno y con el cual pueda graduarme de los estudios. Digamos que eso no es novedad.

Para ello hay que preparase informándose cada vez más sobre el tema en cuestión aunque en realidad a cualquier nivel se aplica aquella gran máxima que dice: "echando a perder se aprende" y eso es una ley que dificilmente alguien no cumple al meter las manos en el laboratorio.

En esta ocasión me impuse un reto casero que ya había pospuesto por exactamente un año: recrear en mi casa situada en la Ciudad de México las condiciones adecuadas, ambiente, utensilios y procedimiento correctos para preparar un auténtico mate argentino y, sobre todo, que al final el producto fuese una "muestra" comestible que me provocara un suspiro de añoranza y conmemoración anual de mi visita a la Argentina donde conseguí la materia prima para llevar a cabo "el experimento".

Mi intención era buena, deveras que si, y muy pensada ¿como no si me tardé un año en decidirme en hacerlo? y recordé que alguna vez encontré un esquema ilustrativo de como se prepara un mate, ah no perdón, como se ceba un mate y... la verdad es que si me intimidó. Recordemos un poco:


¡Glups! Mi primer impulso siempre fue echar algo de yerba y agua en un traste de metal, dejar que hierva, colarlo y tomarlo cual té de manzanilla, pero no, así no disfrutaría del verdadero espíritu del mate argentino así que aproveché que la cocina estaba un rato disponible para mi y llevé todo mi material a la mesa y repasando antes el procedimiento mentalmente para no echarlo a perder, me dispuse a empezar.

Cabe aclarar algo. Nunca, ni siquera allá, vi como se prepara el mate, nunca nadié me ha enseñado y todo lo que sé lo sé del Internet y de lo que me han platicado, por eso pienso que es como querer modelar en plastilina algo tan complicado como una mítica ciudad desaparecida pero quería intentarlo ¿por qué no?, quizá alguna vez algún argentino intentó preparar guacamole en molcajete sólo siguiendo instrucciones sacadas de Internet y yo consideraría que sería muy válido su esfuerzo. Entonces no había nada más que pensar, había que empezar a aplicar lo aprendido.

Materiales: Sabía que necesitaba una pava, pero yo no tengo pava y aunque me saliera a buscar una a la calle seguro que regresaría con las manos vacías porque aquí no sé donde vendan pavas por lo menos a unos 5000 km a la redonda. Bueno, seguro que debe haber en algún lugar pero yo no sé donde, así que saqué la tetera que tenemos para calentar el agua para el café ¿es que será lo mismo? porque se parecen. Bueno, pues ya estaba lista la pavatetera.


Después le tocó el turno a mi recipiente de calabaza que me traje de allá y que ya alguna vez les había mostrado. Al verlo ahí en la mesa de la cocina no sé porque me dió la ligera impresión de que antes de usarlo debería lavarlo, porque claro, si estuvo de ornamento en mi librero por un año, quizá le debío haber caído un poquitín de polvo así que me puse a lavarlo. Jamás había lavado un recipiente de ese tipo y vi con interés que además del polvo acumulado se le desprendía como que la pulpa de la calabaza que aún quedaba pegada a la cáscara así que mejor con una cucharita raspé y raspé hasta que se cayó la mayoría.


También lavé la boquilla desarmable (para que vean que si estudié) y lo dejé escurriendo mientras me preparaba para la siguiente parte del procedimiento.



¡Susto! ahora si iba a empezar la parte complicada, y entonces recordé el primer paso del procedimiento:


Por alguna razón leer números fraccionarios en una receta de cocina no me tranquiliza y venciendo la tentación de correr por mi regla de 30 cm como para darme idea de hasta donde debería rellenar, me dispuse a abrir la bolsa de la yerba y "a ojo de buen cubero", como decimos acá, rellenaría el recipiente esperando que no se requiriera tanta precisión:


¡Uff! lo logré. Yo creo que lo mío ya es bloqueo mental porque simplemente hacer eso me inspiró un gran respeto, no me fuera a equivocar.


La cosa se empezó a complicar más:


¡Ay nanita! a ver si no se me cae todo. ¿Pues que no da lo mismo? ¡pues si al final todo se va a mojar! pero claro, yo no voy a cuestionar siglos de tradición. Ustedes disculparán mi debilidad de espíritu así que mejor sigo y me apego al prcedimiento experimental.


Particularmente en este diagrama no enfatizan que se debe acomodar la yerba dentro del recipiente a 45° de inclinación para comenzar el proceso de "hidratación". Nuevamente, eso de leer ángulos en una receta de cocina despierta cierta angustia en mi, pero a pesar de eso lo hice y traté de mostrarlo en la siguiente foto:


¡Santo dios! esto se pone más interesante:


Unas referencias decían que agua tibia, otros decían que simplemente agua al tiempo, yo le eché agua de una jarra que tenía a la mano pero que no estaba caliente y mojé solo la parte más profunda de la yerba sin perder la inclinación. Bueno, necesitaba las dos manos así que usé una tapita que tenía ahí para no perder la "angularidad" de mi preparación.


Y venía lo mejor:


Mi inexperiencia me hizo dudar de como podría servir el agua, conservar el ángulo y tapar la boquilla al mismo tiempo. No me constaba que el agua estuviera a 80° pero si doy mi palabra que no la dejé hervir. Como pude lo hice pero como verán no pude tapar la boquilla:


Y ¡quedó!... ¿quedó?... pues... por lo menos algo quedó:


La ventaja que yo tenía a mi favor es que como jamás lo había probado no iba a saber si me quedó bien o mal, simplemente lo iba a probar y ya. La costumbre me hizo agitar con la boquilla como si estuviera revolviendo el café... uy, eso no estaba en las instrucciones. Aún así le puse un poco de azúcar, volví a revolver, y me dispuse a irme a mi habitación a degustar de mi mate versión Made in Mexico. Por fin estábamos sólo el mate y yo, por fin yo lo tenía a él y él me tenía a mi:


Haciendo una pequeña inspección ocular de lo que iba a tomar no pude evitar sacar un poco de muestra con la boquilla para ver la consistencia de todo eso:


"Esteee.. ¡Ok, va!" ¡claro que si!, íba a intentarlo... y lo intenté.

Pero como siempre sucede en los experimentos, uno a veces no está listo para los resultados, o quizá simplemente son pequeñas omisiones de logísitica básica. Y mi voz interna me empezó a sermonear como muchas veces lo ha hecho aprovechando para ello los momentos menos propicios como suele ser su costumbre:

"... A ver Myriamcita linda, discúlpame que me meta en lo que no me importa pero debo recordarte que tu naciste aquí por este rumbo... ¿si ubicas más o menos por dónde? (me preguntó moviendo el dedo en círculos señalando la periferia) ok bueno, por tanto tu sentido del gusto no está... ¿como te lo explico? entrenado para apreciar este tipo de sabores tan intensos que son completamente diferentes a lo que has acostumbrado probar en toda tu vida... ¿vamos bien hasta ahí?... Bien. Mira, tu boquita sabe comer estas cosas que básicamente son chiles en tiras sazonado con chiles y si te falta sabor le puedes poner un poco de chile... pero mate no. Discúlpame mamacita, sé que te mueres por probarlo y tomarlo como agua de uso... pero no. En esta ocasión no. Simplemente no".

¡Y bueno! ahí se acabó la historia. Debo decir que si pude probar 0.5 mL de la muestra de mate que preparé fue mucho. No pude, no. Me supo más amargo que la hiel (como suelen decir). Afortunadamente me queda el consuelo de que lo pude haber preparado mal y que algún día alguien que sepa (de preferencia argentino y guapo) venga y me lo prepare, o da igual si voy yo a que me lo prepare, la cosa es que no quiero perder la esperanza de que algún día me lo beberé hasta para pasarme las aspirinas cuando me duela la cabeza.

Y después del éxito obtenido y en un acto masoquista, me puse a ver muchas fotos traumáticas que abrieron aún más mi herida. ¿Por qué?, ¿por queeeeé? ellas si y yo no:



Y claro, esa tendencia mía a aparte echarle limón a la herida me hizo darme de topes contra la pared cuando me encontré con esta última:


Sin comentarios.

martes, 26 de julio de 2011

Buena música mexicana

Afortunadamente no siempre se necesita el sonido de la trompeta y el guitarrón para crear música mexicana de calidad.

Hace ya algún tiempo empecé a escuchar a este grupo musical llamado Radaid que cada vez se está volviendo más famoso y he tenido una experiencia grata de escuchar piezas como ésta que les comparto que se titula "Shine".

Radaid es un grupo musical originario de Guadalajara, Jalisco y consultando en Internet me enteré que se dedican a la fusión de la música de diferentes culturas alrededor del mundo, abarcando desde las tradiciones étnicas de diferentes países como Arabia, India, México, África, China, Norteamérica, Sudamérica y Los Balcanes, con sonidos de caracter electrónico y electroacústico. Radaid significa en la lengua árabe egipcia: "hijo o protegido del sol”. El estilo de Radaid va desde el Bel Canto, el Nacionalismo Mexicano, el Minimalismo, Indie Rock, Música Electrónica, y Música Etérea, que le dan al proyecto un carácter occidental que complementa la sonoridad del proyecto.

Bien, pues los dejo con esta melodía de bastante buen escuchar para mi gusto. ¡Saludos!

viernes, 22 de julio de 2011

Desde las alturas

Hace unos días fui a hacer un trámite a un edificio muy alto, quizá era el piso 20 y había una maravillosa vista de la zona de Chapultepec en la Ciudad de México. Hice algo así como un paneo y lo comparto con ustedes.




domingo, 17 de julio de 2011

Pura magia, pura felicidad

Llevo una semana leyendo un maravilloso libro que me regaló uno de mis mejores amigos, espero posteriormente cuando lo termine de leer, hacer una reseña de él pero por el momento les cuento que trata sobre corredores excepcionales y sus carreras increíbles. En ese libro es donde he aprendido palabras muy inquietantes como ultramaratón, corredores de fondo, ultrafondistas y carreras ironman. Casi es como leer la historia de seres humanos superdotados creados por la ficción aunque todos ellos en realidad existen o existieron en algún momento.

A lo que esas personas se dedican es a llevar a cabo competencias de largo millaje en condiciones infrahumanas de calor o frío, a través de terrenos inhóspitos y por largos periodos de tiempo, entiéndase por ello, días enteros con sus respectivas noches de puro correr. A cada página me impresionaba que hubiera quien se impusiera ese tipo de retos y a la vez sentí que entonces mis 5 km de cada quince días en las carreras que me inscribo eran cosita de nada, algo así como andar en bicicleta con rueditas traseras mientras otros se mueven en bicis profesionales con arco de titanio.

Pero a la vez mis niveles de motivación subieron, que increíble sería un día quizá participar en un triatlón, por ejemplo, o en un marathón internacional, o en una carrera de esas donde te tienes que detener a cada tanto para que un médico te cheque y te autorice seguir. Eso si sería llevar el cuerpo al límite y seguramente ahí dolerían músculos y huesos que uno ni siquiera sabe que existen, algo así como lo que hizo nuestro amigo Ángel hace poco tiempo (por cierto, con la lectura del libro mis niveles de admiración por él como corredor y persona se han incrementado).

Y bien, con esa motivación me dije ¿y por qué no? y sin ni siquera considerar si mi preparación era la adecuada sucumbí ante esta invitación:


¡Una carrera a campo traviesa en una de las zonas más elevadas del país! La verdad es que las condiciones más agrestes en las que había corrido era en mis Viveros de Coyoacán un día después de una lluvia nocturna y ahí pensaba que era una verdadera hazaña correr entre los charquitos que se formaban en la grava y además me preocupaba que el aire húmedo me fuera a provocar una pulmonía... ¡JAAA-A!

Me apunté en la de 6 km. Lo más que había corrido sin parar son 5.5 km y en planito, pero en esta ocasión el trayecto iba a ser enmedio de la montaña y a través de un camino apenas trazado entre los árboles y las piedras. La tentación era mucha.

Las dos semanas anteriores había estado trabajando mucho en el Instituto, hasta en sábado, aparte tenía cierto daño en la garganta y algo de malestar estomacal, así que un eventual pretexto ya estaba empezando a rondar por mi cabeza si es que ya estando ahí no me sentía lo suficientemente confiada.

Aún así me levanté temprano, toda mi familia se unió a mi proyecto (lo cual agradezco mucho) ¡y nos lanzamos a la montaña!. La Marquesa se encuentra a 3050 metros de altitud, casi 1000 metros más arriba que la Ciudad de México, ocupa una superficie de 1760 hectáreas y está cubierta de bosques de oyameles, cedros y encinos. Su clima es semifrío-subhumedo con heladas fuertes en invierno y la temperatura media anual es de 12ºC. Pero este día ¡brrrrr! no sé, quizá hacían unos 5°C o menos y eso para mi ya es casi mi punto de congelación. Si no, vean nadamás como estaba el horizonte: con neblina, lluvia finita e interminable, frío y un vientecillo que clavaba las gotas como pequeñas agujas congeladas.


Cuando íbamos llegando por la carretera y entre la neblina empecé a ver como estaban las condiciones climatológicas, me decía secretamente a mi misma llevándome las manos a mi cara de susto y aflicción: "¡Ay-no-maaa...! movilicé a toda mi familia hasta acá y ahora no puedo salir con que ya lo estoy dudando".

Disculpen mis expresiones pero es que lo que sentí en todo este evento fue tan intenso que sólo lo puedo expresar bien así.

¡Glup! pues bueno, aún no llegábamos pero allá a lo lejos se divisaba ya el valle donde estaba armado todo el evento, la gente, los globos y sobre todo el arco de salida era lo más visible. Disculpen si no tomé fotos desde esa perspectiva pero en ese momento créanme... estaba preocupada.

Llegamos al lugar y tuvimos que hacer una hilera de autos antes de entrar, y mis padres me dijeron lo mismo que me dicen en las otras carreras aunque antes no me había importado: "Bueno Myriam, pues si quieres bájate aquí, ya veremos donde encontramos lugar para estacionarnos", o lo que es lo mismo: "¡Largo de aquí!"... ¡Ayyy! aún no sabía bien que estaba haciendo pero mis pies me dirigieron hacia abajo del auto y el ruidito característico de zapatos hundiéndose en el lodo fue lo que me dió la bienvenida. En la siguiente foto aún no había avanzado mucho pero mis súper zapatos de correr que compré con tanto esfuerzo y cuidaba como a la niña de mis ojos, simplemente reconocieron el terreno y se empezaron a fundir con el:


Curiosamente sucedió algo del auto a la zona de calentamiento. Tuve que bajar una ladera de unos 50 metros con pasto y piedras finas... y enlodadas, y ahí sucedió algo metamorfósico (si es que esa palabra existe): mi preocupación e incertidumbre de si sería capaz de completar la misión se empezó a transformar en risa. ¿Risa de qué? pues de mirarme ahí arrojada al frío y a la lluvia. Me estaba mojando como un perro y no había forma de evitarlo, era la primera vez que no me cubría bajo un paraguas o me guarecía abajo de algún techito, no. Por la próxima hora, o más, iba a estar justamente así, como el relleno de un sandwich entre el lodo y el cielo nublado y lluvioso. No había que taparse, no había que quejarse, simplemente había que mojarse... y disfrutar.

Y empecé a disfrutar, en ese momento como una niña abandoné el juicio y la precaución, soy de mucho enfermarme de resfriados pero ¡que diantres! tenía la oportunidad de volver a ser despreocupada como una niña y mojarme en los charcos y enlodarme la ropa... esa oportunidad no siempre se tiene a la mano.

Y aunque el frío me calaba los huesos había que calentar así que hice los movimientos pertinentes y me eché una vuelta de trote para entrar en calor, más que por prevenir lesiones deveras que se antojaba correr porque ahí parado pegaba más duro el frío. He aquí unas imagenes de gente que como yo nos estábamos acoplando a las condiciones del lugar. ¡Unos andaban con shortcito y camiseta de tirantes! eso si se me hizo una exageración.







Aquí un video que tomé del ambiente que se respiraba durante el calentamiento. Los ánimos subían y la gente se acumulaba en el lugar:



Llegó el momento de ir acercándose a la línea de salida, en ese momento mi ánimo ya se había elevado y me dio gusto estar ahí, en verdad me sentí afortunada. Primero iba a correr con una sudadera con gorra abajo de mi chaleco pero después pensé que en unos minutos eso se iba a mojar y a meterse el agua a mi camisteta y luego a mi pecho, además de que me iba a pesar mucho y decidí quitármela y dejarme solo el chaleco.


Y nos aglomeramos en la zona de salida, sólo se veían caras felices y ropas mojadas y eso que aún ni comenzábamos.




Y ahí estaba yo, pletórica de felicidad, pude platicar con un par de personas que estaban ahí a la espera cerca mío y uno de ellos me tomó esta foto:


Aquí les muestro un video donde se aprecia el ambiente ya en la línea de salida, ahí es donde la adrenalina sube y todo mundo lo que quiere es arrancar ¡ya!:



Y bien, en algún momento sonó la señal de salida y abandonamos el lugar.


Lo interesante de todo ocurrió después. Yo empecé a correr a un buen ritmo pero a los pocos metros inció la subida y yo no estoy tan acostumbrada a las subidas corriendo. Aparte de eso había que cuidarse de tropezar pues teníamos que ir sorteando piedras, charcos de lodo y agua, y alguna que otra raíz de árbol en el suelo, pero me di cuenta que lo iba haciendo satisfactoriamente y que no estaba del todo mal aquello.

Pero claro, siempre hay errores de logística y lo que sucedió es que mis anteojos se empañaban por dentro y se empapaban por fuera lo cual disminuía mi visión, así que sacaba mi pequeña toalla y le daba una limpiada, claro, veía pero era imposible secar el agua. Eso lo tuve que hacer casi cada 5 minutos así que ya mejor ni sacaba la toalla para no perder el ritmo, con mis dedos a manera de limpiaparabrisas quitaba el exceso de agua y se aclaraba mi visión por un rato.

Corría y disfrutaba, disfrutaba y corría, y claro, me cuidaba de resbalar y procuraba (aún) no enlodar mucho mis zapatos.

Y llegó un punto en el trayecto donde nos encontramos bajando una ladera verde, húmeda, fresca y despejada de árboles y fue algo tan bello que casi sólo faltaba que aparecieran por ahí Heidi, Pedro y sus cabritas para hacer un cuadro campirano y natural perfecto. Hubo quien hasta levantó las manos en señal de puro disfrute. Disculpen que no sacara fotos pero era un crimen detenerse en una situación así, además no se podía uno detener, lo empinado del terreno lo hacía imposible.

Y a partir de ese momento todo fue magia pura y felicidad, a partir de ahí no me volví a detener, no sentí cansancio alguno y además difruté cada paso, cada piedra y cada caminito estrecho y lodoso. Otro factor que ayudó fue la música que traía en los oídos, me traía inspiración y buenos recuerdos y además evitaba que me distrajera con la gente de alrededor.

Lo mejor de todo fue casi al final, ya se vislumbraba la meta allá a lo lejos cuando de repente ¡oh no! apareció un enorme charco de más de un metro de anchura pero que más que charco era un pequeño riachuelo. No nos podíamos detener a pensar por donde pasábamos, era imposible brincarlo y además veníamos encarrerados, era difícil detenerse. Había solo unos milisegundos para pensar y al final todos pensamos lo mismo: ¡al agua patos!. "¡Ay-ueyyy! ¡No se pasen, no se paseeen!" (acá usamos esa expresión para denotar que a alguien se le está pasando la mano con la severidad) casi que le decía no a la gente sino a la madre naturaleza y a toda su parentela. El agua estaba ¡congelada! y todo lo que me cuidé los zapatos se fue a la basura: metí las patotas hasta arriba del tobillo... y sólo me pude reír.

Y cuando menos me dí cuenta... llegué:


Ahí estaban mis dos hermanas tomándome foto y gritándome: "¡Mimiiii!" la verdad es que sentí bonito y no hubiera querido que aquello acabara pero acabó. Recogí mi medalla y mi paquete con el lunch y estaba feliz al igual que todos los demás que llegamos.



pero faltaba la cereza del pastel... ¡incribí a mi sobrina Camila a la carrera infantil de 25 metros para peques de su edad! aquí ya la andaban visitiendo:


Por un momento me custioné si era conveniente sacarla de la cabañita esa donde estaba con el clima tan feo pero ella ni protestó ni nada, se animó y corrió de mi mano sus 25 metros, y aunque terminó toda empapadita de la cara lo disfrutó. Claro, le tuvieron que poner a su peluche al final de la pista para que se motivara más a correr.


Y al final todos nos sentimos orgullosos de ella, en especial su orgullosa tía que la carga en brazos. Le dieron su medalla y su Gatorade por si se había deshidratado por el esfuerzo jeje.


Y ya de regreso en el auto, calada por el frío hasta los huesos, hice un sondeo del estado de mis "súper zapatos". El diagnóstico: un desastre total, y llegando a la casa era peor, creo que aún traía pasto, lodo y algún grillito del campo que pesqué a mi paso.



Pero si esto no es felicidad, no sé que lo sea.

¡Saludos!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...