sábado, 30 de julio de 2011

Como queriendo reconstruir la Atlántida en la cocina de mi casa


Parte de lo que hago en mi día a día es llevar a cabo retos experimentales intentando que cada vez estén mejor pensados y sean más metódicos para conseguir mis objetivos y al final obtener un material que sirva, que sea bueno y con el cual pueda graduarme de los estudios. Digamos que eso no es novedad.

Para ello hay que preparase informándose cada vez más sobre el tema en cuestión aunque en realidad a cualquier nivel se aplica aquella gran máxima que dice: "echando a perder se aprende" y eso es una ley que dificilmente alguien no cumple al meter las manos en el laboratorio.

En esta ocasión me impuse un reto casero que ya había pospuesto por exactamente un año: recrear en mi casa situada en la Ciudad de México las condiciones adecuadas, ambiente, utensilios y procedimiento correctos para preparar un auténtico mate argentino y, sobre todo, que al final el producto fuese una "muestra" comestible que me provocara un suspiro de añoranza y conmemoración anual de mi visita a la Argentina donde conseguí la materia prima para llevar a cabo "el experimento".

Mi intención era buena, deveras que si, y muy pensada ¿como no si me tardé un año en decidirme en hacerlo? y recordé que alguna vez encontré un esquema ilustrativo de como se prepara un mate, ah no perdón, como se ceba un mate y... la verdad es que si me intimidó. Recordemos un poco:


¡Glups! Mi primer impulso siempre fue echar algo de yerba y agua en un traste de metal, dejar que hierva, colarlo y tomarlo cual té de manzanilla, pero no, así no disfrutaría del verdadero espíritu del mate argentino así que aproveché que la cocina estaba un rato disponible para mi y llevé todo mi material a la mesa y repasando antes el procedimiento mentalmente para no echarlo a perder, me dispuse a empezar.

Cabe aclarar algo. Nunca, ni siquera allá, vi como se prepara el mate, nunca nadié me ha enseñado y todo lo que sé lo sé del Internet y de lo que me han platicado, por eso pienso que es como querer modelar en plastilina algo tan complicado como una mítica ciudad desaparecida pero quería intentarlo ¿por qué no?, quizá alguna vez algún argentino intentó preparar guacamole en molcajete sólo siguiendo instrucciones sacadas de Internet y yo consideraría que sería muy válido su esfuerzo. Entonces no había nada más que pensar, había que empezar a aplicar lo aprendido.

Materiales: Sabía que necesitaba una pava, pero yo no tengo pava y aunque me saliera a buscar una a la calle seguro que regresaría con las manos vacías porque aquí no sé donde vendan pavas por lo menos a unos 5000 km a la redonda. Bueno, seguro que debe haber en algún lugar pero yo no sé donde, así que saqué la tetera que tenemos para calentar el agua para el café ¿es que será lo mismo? porque se parecen. Bueno, pues ya estaba lista la pavatetera.


Después le tocó el turno a mi recipiente de calabaza que me traje de allá y que ya alguna vez les había mostrado. Al verlo ahí en la mesa de la cocina no sé porque me dió la ligera impresión de que antes de usarlo debería lavarlo, porque claro, si estuvo de ornamento en mi librero por un año, quizá le debío haber caído un poquitín de polvo así que me puse a lavarlo. Jamás había lavado un recipiente de ese tipo y vi con interés que además del polvo acumulado se le desprendía como que la pulpa de la calabaza que aún quedaba pegada a la cáscara así que mejor con una cucharita raspé y raspé hasta que se cayó la mayoría.


También lavé la boquilla desarmable (para que vean que si estudié) y lo dejé escurriendo mientras me preparaba para la siguiente parte del procedimiento.



¡Susto! ahora si iba a empezar la parte complicada, y entonces recordé el primer paso del procedimiento:


Por alguna razón leer números fraccionarios en una receta de cocina no me tranquiliza y venciendo la tentación de correr por mi regla de 30 cm como para darme idea de hasta donde debería rellenar, me dispuse a abrir la bolsa de la yerba y "a ojo de buen cubero", como decimos acá, rellenaría el recipiente esperando que no se requiriera tanta precisión:


¡Uff! lo logré. Yo creo que lo mío ya es bloqueo mental porque simplemente hacer eso me inspiró un gran respeto, no me fuera a equivocar.


La cosa se empezó a complicar más:


¡Ay nanita! a ver si no se me cae todo. ¿Pues que no da lo mismo? ¡pues si al final todo se va a mojar! pero claro, yo no voy a cuestionar siglos de tradición. Ustedes disculparán mi debilidad de espíritu así que mejor sigo y me apego al prcedimiento experimental.


Particularmente en este diagrama no enfatizan que se debe acomodar la yerba dentro del recipiente a 45° de inclinación para comenzar el proceso de "hidratación". Nuevamente, eso de leer ángulos en una receta de cocina despierta cierta angustia en mi, pero a pesar de eso lo hice y traté de mostrarlo en la siguiente foto:


¡Santo dios! esto se pone más interesante:


Unas referencias decían que agua tibia, otros decían que simplemente agua al tiempo, yo le eché agua de una jarra que tenía a la mano pero que no estaba caliente y mojé solo la parte más profunda de la yerba sin perder la inclinación. Bueno, necesitaba las dos manos así que usé una tapita que tenía ahí para no perder la "angularidad" de mi preparación.


Y venía lo mejor:


Mi inexperiencia me hizo dudar de como podría servir el agua, conservar el ángulo y tapar la boquilla al mismo tiempo. No me constaba que el agua estuviera a 80° pero si doy mi palabra que no la dejé hervir. Como pude lo hice pero como verán no pude tapar la boquilla:


Y ¡quedó!... ¿quedó?... pues... por lo menos algo quedó:


La ventaja que yo tenía a mi favor es que como jamás lo había probado no iba a saber si me quedó bien o mal, simplemente lo iba a probar y ya. La costumbre me hizo agitar con la boquilla como si estuviera revolviendo el café... uy, eso no estaba en las instrucciones. Aún así le puse un poco de azúcar, volví a revolver, y me dispuse a irme a mi habitación a degustar de mi mate versión Made in Mexico. Por fin estábamos sólo el mate y yo, por fin yo lo tenía a él y él me tenía a mi:


Haciendo una pequeña inspección ocular de lo que iba a tomar no pude evitar sacar un poco de muestra con la boquilla para ver la consistencia de todo eso:


"Esteee.. ¡Ok, va!" ¡claro que si!, íba a intentarlo... y lo intenté.

Pero como siempre sucede en los experimentos, uno a veces no está listo para los resultados, o quizá simplemente son pequeñas omisiones de logísitica básica. Y mi voz interna me empezó a sermonear como muchas veces lo ha hecho aprovechando para ello los momentos menos propicios como suele ser su costumbre:

"... A ver Myriamcita linda, discúlpame que me meta en lo que no me importa pero debo recordarte que tu naciste aquí por este rumbo... ¿si ubicas más o menos por dónde? (me preguntó moviendo el dedo en círculos señalando la periferia) ok bueno, por tanto tu sentido del gusto no está... ¿como te lo explico? entrenado para apreciar este tipo de sabores tan intensos que son completamente diferentes a lo que has acostumbrado probar en toda tu vida... ¿vamos bien hasta ahí?... Bien. Mira, tu boquita sabe comer estas cosas que básicamente son chiles en tiras sazonado con chiles y si te falta sabor le puedes poner un poco de chile... pero mate no. Discúlpame mamacita, sé que te mueres por probarlo y tomarlo como agua de uso... pero no. En esta ocasión no. Simplemente no".

¡Y bueno! ahí se acabó la historia. Debo decir que si pude probar 0.5 mL de la muestra de mate que preparé fue mucho. No pude, no. Me supo más amargo que la hiel (como suelen decir). Afortunadamente me queda el consuelo de que lo pude haber preparado mal y que algún día alguien que sepa (de preferencia argentino y guapo) venga y me lo prepare, o da igual si voy yo a que me lo prepare, la cosa es que no quiero perder la esperanza de que algún día me lo beberé hasta para pasarme las aspirinas cuando me duela la cabeza.

Y después del éxito obtenido y en un acto masoquista, me puse a ver muchas fotos traumáticas que abrieron aún más mi herida. ¿Por qué?, ¿por queeeeé? ellas si y yo no:



Y claro, esa tendencia mía a aparte echarle limón a la herida me hizo darme de topes contra la pared cuando me encontré con esta última:


Sin comentarios.

14 comentarios:

Gamar dijo...

Perdón pero no pude contener algunas carcajadas mientras leía.
No hay dudas que el sabor es un poco fuerte y el primer encuentro sabrá muy raro por que si, es fuerte.
Pero el sabor también cambia con la forma de prepararlo, por lo que se puede preparar un mate suave, que les suele gustar a las damas y entre hombres lo tomamos, en general, amargo.
El error más grave en lo que pude ver fue mover la bombilla.
La bombilla una vez que se coloca, no se debe mover, porque se tapa.
Yo te recomiendo para la próxima, usar agua no tan caliente y con eso quedará un poco más suave.
Algo que tal vez no leíste es que al comenzar a cebar, el primer mate y tal vez el segundo también son muy feos, muy fuertes y fríos porque el mate y la yerba están fríos.
Por esta razón, el cebador, o sea, la persona que lo está preparando, no le convida a nadie los primeros mates. Cuando considera que está rico, comienza a convidar.
Buen intento.
Beso.

Víctor dijo...

jaja, Myriam, ¡¡cómo me he reído con esta entrada!! ¡¡La pelea frenética de una física contra las misteriosas leyes del mate!!

Por favor, cuando vuelvas a probarlo, cuéntanos como te fue el segundo intento.. :-)

Yo tomo mate de vez en cuando, pero en infusión (lo venden en bolsitas, como si fuera té). Seguramente así quede más suave que con hierbas "de verdad".

De todas formas, una vez lo probé en casa de unos argentinos, preparado en condiciones, y no me resultó "imbebible". Estaba fuerte y amargo, pero dejaba una sensación agradable. Probablemente tu experimento no haya salido bien, y debes seguir probando.

Un abrazo

Levemente dijo...

¡Muchacha!... pues nada mal considerando que no eres como esas peques, que seguro que en vez de biberón les enchufaban la bombilla, je.

¿A qué sabe el mate... a qué se parece?

Lo que yo he escuchado, pero no sé si será cierto, es que como verdaderamente sabe rico es compartiéndolo con alguien.

Y juraría que tu teclado es el mismo que el mío.

Leveabrazo.

Roberto dijo...

Je, je, je... Myriam... el mate es efectivamente amargo y fuerte (aun cuando le pongas azúcar...) sobre todo los primeros, como bien dice Gamar que de esto debe saber más que yo. Te cuento que en mi anterior sitio de trabajo se tomaba mucho mate... varias veces por día, pero ahora, la verdad, es que prefiero el mate cocido que es un poco más suave. Un amigo que trabaja en la misma oficina (aquél del que publiqué un elogio de su libro en mi blog) toma mate pero, siceramente, no lo acompañamos y los demás nos hacemos un café o un té o un mate cocido.

Besos desde Buenos Aires.

Myriam dijo...

Ay Gamar, pues con haberte hecho reir me siento bien pagada.

Yo creo que hice todo mal, incluso hasta debí haber abierto la bolsa de la yerba del lado equivocado pero lo quería intentar. Y bueno, pues la cebadora era yo así que supongo que a mi me tocaba tomarme los tragos amargos (como siempre jeje) pero no los pude aguantar.

Dudo si lo volveré a intentar pero no pierdo la esperanza de un día poder llegar a apreciar eso tan especial que disfrutan los sudamericanos al beber mate. Seguro que hice mal lo de la bombilla, mejor le hubiera metido una cuchara al fin que a esas no guardan el aire.

Seguiré en el intento y mientras tanto el misterio y la expectativa sobre todo lo que tenga que ver con el mate va en aumento.

¡Saludo!

Myriam dijo...

Digo lo mismo Víctor, con haberte hecho reir se paga todo "mi mal sabor de boca" jeje.

Verás que si, algún día les platicaré sobre otro acercamiento más que tenga con el mate pero en definitiva me lo tiene que preparar alguien que sepa de estos temas porque lo que yo preparé era imbebible, que bueno que tu tuviste la fortuna de que alguien te introdujera a ese mundo de una manera menos drástica que lo que yo hice. Claro, entre el gremio de los experimentales uno nunca dice que un experimento "no salió" sino más bien se dice "que los resultados fueron otros" y el resultado aquí fue que si quería sentir el espíritu argentino mejor me pusiera a revisar las fotos del viaje.

¡Saludos amiguito!

Myriam dijo...

¡Ay si! que envidia de esas niñas, seguramente eso hacían sus papás Leve, que les adaptaban la bombilla al biberón pues se ven tan frescas y rozagantes tomando su mate y no como yo que sólo hice algunas caras descompuestas con el veintiúnico traguito que le di.

¿Acá entre nos te cuento a que sabe? nadie se me ofenda pero sabe a como si le echaras un puñado grande de orégano a un vaso, luego agua caliente y luego te lo tuvieras que beber con aires de felicidad, difícil ¿no? pero no imposible, un día lo voy a lograr.

Y puede ser que sea igualito el teclado, tu sabes que las Superpoderosas nos surtimos de equipos en las mismas tiendas.

¡Otro abrazo para ti amiguis!

Myriam dijo...

Roberto, no sé si ya lo comenté antes pero es que el mate despierta una extraña fascinación en mi, se me hace algo tan extraño y a la vez tan misterioso pero con encanto que quisiera saber que es ESO que les gusta tanto. Claro, este no fue mi día pero algún día llegará.

¿Entonces tu no eres matero de esos extremos? bien, entonces parece ser que el que va encabezando la lista de candidatos para cebarnos un mate aquí entre amigos es Gamar.

Cabe mencionar que en una charla que tuvimos hace ya un buen tiempo tu fiuste el primero que me mencionó el tema del mate y de ahí en adelante se volvió casi una obsesión, así que ese es parte de tu mérito en toda esta historia.

¡Abrazo y beso para ti!

Gamar dijo...

A los chicos chiquitos no se les da mate, pero ellos de vernos hacerlo cotidianamente quieren probar. Se les suele dar cuando el mate ya está frió y lavado, entonces es suave y no hay peligro de que se quemen.
Pero si hay gente capaz de comer comidas con picante como para aflojar tuercas, por qué no tomar algo amargo?
Besos

angel lago villar dijo...

Que digo yo..¿no lo venden en bolsitas "pa meter" en el agua?
:D

Myriam dijo...

Jajajaja, Gamar, no te aguantaste de decir algo respecto al picante. Pues si, acá a los niños chiquitos se les dan las zanahorias que acompañan a los chiles en vinagre y que tienen saborcito picante y así es como se van introduciendo al mundo del chile, o también hay muchos dulces para niños que tienen mayor o menor grado de picante y ya ellos mismos se van imponiendo nuevos retos y acostumbrando a su panza a la acidez de lo picoso.

Ustedes amargo y acá picante, no cabe duda que nos gusta la mala vida :)

Myriam dijo...

Así es Ángel, pero tengo entendido que esa es una versión más light y el mate en yerba es para los más machos jejeje, por eso es que quiero intentarlo.

Abrazo pra ti :)

angel lago villar dijo...

Es broma, porque a mi me dan un TÉ en bolsita en las cafeterías y no es lo mismo.

Yo quiero mi Té a granel ,con mis mezclas.
Hoy he tomado un Té negro, recién comprado, y le he añadido unas virutas de chocolate y una hoja de menta y ¡¡estoy feliz de la vida!!

¡¡Amiga, un besazo muy, MUY GRANDE!!!

Myriam dijo...

Gracias por el abrazo Angelito, siempre es bueno recibir abrazos.

Pues a mi me encantaría probar de tus mezclas, se me hacen algo muy elegante y delicioso. Verás que el día que tenga mi propio hogar tendré mis botecitos ordenados con tés de los más ricos, ahora no puedo, con una familia grande lo importante es la practicidad y las bolsitas de té comunes y corrientes es a lo más que aspiro, pero bueno, siempre vendrán tiempos cafeteros mejores :)

¡Otro beso y abrazo grande para ti amigo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...