viernes, 26 de agosto de 2011

Les comparto

Una foto del domingo pasado. Me gustó porque nunca me habían tomado una foto así en acción. 8 km de pura felicidad:


lunes, 22 de agosto de 2011

El encerrón

Todo mundo le decía que no pensara en esas cosas, que lo importante era disfrutar lo que hacía en ese momento y que ya habría un día en que se debería preocupar por eso, pero que ahora no, según decían aún estaba muy jóven. Un tiempo hizo caso a esas recomendaciones y se la pasó medianamente bien, bueno, ¿para qué engañarse? hubo ocasiones en que si se la pasó completamente bien, pero ya había pasado más de un par de años de eso y ella aún no veía claro.

Secretamente se empezó preocupar pues había cosas que no es que ella no quisiera que sucedieran sino que simplemente no sucedían. Si todo dependiera de ella podría ponerle solución pero en estas cosas uno siempre depende de alguien más.

Se venía el tiempo y ella pensaba que ya se le estaba pasando la hora. A su edad muchas ya habían salido de eso y ahora tenían vidas productivas y ya se dedicaban a educar a otros más pequeños. Pero ella no, en realidad era para preocuparse. Si simplemente pudiera quedarse todo el tiempo feliz ahí entre sus papeles, sus libros y su computadora y de cuando en cuando salir a la calle a tomar un café o a hacer un viajecito todo sería perfecto, pero no, la naturaleza de la vida dictaba que ya se le estaba pasando la hora.

Realmente preocupada por esa situación decidió hacer una cita con el doctor que le había estado dando seguimiento en los últimos años y le explicó su situación. Mientras le contaba no pudo evitar que los ojos se le pusieran rojos pero obedeciendo a su dureza de carácter se tragó esas lágrimas que no iban a resolver nada y menos frente a él.

Entonces, el doctor humanizándose un poco, le dio un consejo que advirtió era muy personal y que sólo obedecía a su experiencia pero que obviamente de manera científica suele funcionar. Ella lo escuchó con atención abriendo cada vez más los ojos. Mientras lo escuchaba ella pensó que todo eso era muy drástico y muy aventurado y que nunca, ni en otros tiempos había hecho algo así por muy apurada que hubiera andado.

Lo que él le recomendó así ya sin más tapujos fue darse un buen encerrón de unos tres días por lo menos. Le recomendó que aprovechara esa época en la que se avecinaban las vacaciones para intentarlo una vez más pues quizá en ese periodo el ambiente veraniego le ayudaría a estar más relajada y podría obtener mejores resultados. Lo importante es que tuviera a la mano todo lo necesario pues estando de vacaciones todos los negocios y servicios estarían cerrados así que difícilmente iba a conseguir algo de emergencia por lo que tenía que planear bien todo, checar el calendario y calcular bien sus tiempos y cuando creyera que era el momento, darse ese encerrón y ¡a fuerza que iba a salir de ahí con eso resuelto!

-¡Glups! Pero… ¿en vacaciones? Yo siempre suelo estar esos días con la familia ahí en la casa… lo van a notar- dijo ella.

-¿¿Ves?? Por eso no resuelves nadaaa- le dijo el doctor perdiendo su compostura habitual porque se empezó a desesperar. -¡Tú sola te estás dando cuenta de cuál es tu problema y si no le pones solución ya será tu responsabilidad!- le dijo en un tono que nunca le había escuchado.

-Pues… está bien- dijo ella un poco avergonzada por toda esa charla. Ahora su preocupación era por cumplir con aquello que le habían encomendado.

E hizo eso: preparó todo, fue a una farmacia del centro a conseguir lo que le hacía falta pues sólo ahí conseguiría de ese tipo de cosas raras que necesitaba y aunque era penoso ir hasta el centro a conseguirlo con tanta gente ahí amontonada sobre los mostradores, eran días de asueto y los proveedores que usualmente llevan esas cosas a domicilio también estaban de vacaciones. Incluso alistó comida para tenerla a mano cuando le diera hambre y estuviera demasiado ocupada tratando de resolver ese asunto.

Tenía todo listo pero al final se dio cuenta de un pequeño detalle: le estaba haciendo falta un amigo para llevar a cabo su plan. Hubo uno al que se encontró casualmente en el chat, le platicó su proyecto y el otro sin protestar mucho se ofreció a “ayudarle”.

¡Y para que contar el intermedio! sólo basta decir que después de los tres días terminó hecha una piltrafa, cansada, mal comida, mal dormida, sucia y despeinada, ¡y con un dolor de espalda! que sólo se iba a arreglar con un buen masaje, pero con una sonrisa de oreja a oreja de esas que pocas veces le salía natural.

Todo había salido bien y su amigo, que no compartía su preocupación pero que muy “caballerosamente” se había prestado a ayudarle en su proyecto, también estaba contento de haber contribuido a que ella lo lograra y se la pasara bien.

Aunqueee… en realidad para esa hora él ya estaba bien aburrido de haberle enviado mails cada media hora para desearle éxito en su trabajo y para decirle por millonésima vez que confiara en ella misma, que era capaz de llevar a cabo esa maldita reacción, que su proyecto iba a estar terminado para la fecha en que se lo pedían, que los gráficos le estaban quedando muy bien y toda esa linda letanía de palabras de aliento que los amigos se dicen cuando se necesitan en momentos difíciles.

Ella terminó el verano con el trabajo y el reporte terminado y muy feliz de haber sido capaz de salir de ese pendiente que ya le carcomía el ánimo desde hace algunos meses.

Pero claro, por salud mental su amigo después de eso se tuvo que dar vacaciones de ella y la marcó como “bloqueada” en todas sus redes sociales casi hasta la Navidad.


sábado, 20 de agosto de 2011

Frases, frases...

Esto sucedió el mes de mayo por las fechas en que yo ya me inscribía regularmente en carreras y el disfrute era total, claro, lo sigue siendo pero las primeras carreras no se olvidan.

Era una carrera organizada por una marca de agua llamada Bonafont y es una carrera que convoca a puras mujeres a correr 5 km por algunas avenidas principales de la ciudad, pero aparte la convocatoria se hace simultáneamente en otras dos ciudades importantes del país, así que son varios miles de mujeres corriendo al mismo tiempo. La cantidad de mujeres que se reunen ese día es grandísima ya que aparte tiene el plus de que es gratuíta. Para darse una idea de la reunión de mujeres pueden ver este par de fotos que saqué de Internet porque yo no tuve esa perspectiva:



Bien, pues yo me apunté, fui y me encantó desde el día previo porque la entrega de paquetes fue toda una fiesta, había muchísimas mujeres de todos los tipos y, por que no decirlo, de todas las complexiones pero la finalidad era correr o caminar 5 km al mismo tiempo.

Y hubo un detalle en particular que me agradó. Cuando nos entregaron el paquete, teníamos la opción de poner en la espalda de la camisteta una frase animosa que nos acompañara durante la carrera y había un stand donde podíamos ir, elegir nuestra frase y ahí "nos la planchaban" pues eran de esas letras que se adhieren con calor a la tela. Aquí el stand donde se hizo una fila de mujeres de longitud considerable:


Y tenían una camiseta de muestra con varias frases a elegir:


Como no se alcanza a leer muy bien, les digo cuales eran las frases:

"¡Porque si puedo hoy, podré siempre!"
"Porque es mi momento"
"Porque esta ¡va por mi!"
"No vine a intentarlo, vine a lograrlo"
"Porque quiero dejar huella"
"Porque sólo es cuestión de actitud"
"Porque tengo ganas de salir adelante"
"Porque YO soy mi propio RETO"


Y la frase con la que más me identifiqué fue la primera pues para mi significa que en ocasiones sólo es custión de vencer el miedo para dar pasos importantes en la vida y por alguna razón a mi se me presentan de ese tipo de situaciones frecuentemente, que al principio me amedrentan pero que finalmente agarrando un poco de valor suelo superarlas y ya nunca más vuelvo a temer enfrentarme a eso. Entonces esa fue mi frase:


Pero ya para irme, me detiene una persona de las organizadoras y me invita a escribir una frase sobre un gran panel en donde diga por qué me gusta correr.


Decir "porque me siento viva" supongo que podría haber sido ya escrito por lo menos por unas cien personas antes que yo y decidí no escribir esa frase para no ser repetitiva... aunque esa es la verdad.

Tampoco podía decir la segunda frase más popular que era la de "lo hago por mis hijos" porque no los tengo.

Ya con el plumón en la mano y preguntándome ¿¿que pongo?? recordé una frase célebre de una célebre persona que alguna vez comentó algo al respecto en mi blog:


¡Y bueno! me fuí con esa frase alterandolo sólo un poquitín pero es que tampoco tengo memoria fotográfica:


Como verán, cambie "chute" por "chutazo" pero creo que eso obedede a que la segunda es mucho más común de escucharse por acá, "chute" casi no tanto pero para el caso, la idea es la misma.

Por tanto, podemos decire que la Leveinspiración filosófica de nuestra amiga Leve trascendió fronteras y ese día estuvo ahí en pleno Paseo de la Reforma de la Ciudad de México animando a todas las competidoras que ese día estabamos ahí haciendo nuestro mejor esfuerzo y pasándonosla requete bien. Debo decir que estoy muy de acuerdo en que correr da felicidad de manera casi instantantánea, por eso es que uno se hace adicto tan rápido a esto. Imgínenese, una adicción que te hace feliz y es buena para la salud ¡increíble!.

Sin embargo ya al final cuando terminamos la carrera y pasamos por hidratación y fruta que regalan, se me apareció simbólicamente por ahí el espíritu de mi Runner-Sensei (recordemos que tengo Senseis para cada uno de los aspectos de mi vida) ahí en letras grandotas, adivinen por que jeje:


Y bueno, ese fue un gran día porque me acordé mucho de mis amigos los cuales siempre me apoyan y empatizan con mi felicidad. Incluso hasta el final fue simbólica pues nos dieron una medalla algo extraña:


¡Se partía en dos! la idea era que compartiéramos ese logro con quien quisieramos así que en esta ocasión decidí compartirla con todos ustedes mis amigos del blog para que vean cuan estimados son por mi y cuando influye su buena vibra en mi día a día.

Así que aunque esto fue en mayo, esperé un poco para contarles toda esta historia que a mi gusto ha sido una de las más bonitas que he tenido en esta nueva vida de aprendiz de runnera. ¡Saludos!

jueves, 18 de agosto de 2011

Sin una ley, sin un horario

Como cuchillo en la matequilla
entraste en mi vida cuando me moría,
como la luna por la rendija
así te metiste entre mis pupilas.

Y así te fui queriendo a diario
sin una ley, sin un horario,
y así me fuiste despertando
de cada sueño donde estabas tú.

Y nadie lo buscaba,
y nadie lo planeó así,
en mi destino estaba
que fueras para mí.

Y nadie le apostaba
a que yo fuera tan feliz
pero Cupido se apiadó de mí.



lunes, 15 de agosto de 2011

Juguetes mexicanos


Esta foto la tomé con el teléfono al pasar por un puesto de juguetes mexicanos. Era un puesto como cualquier otro pero ya viendo la foto me pareció una composición muy bonita y representativa de México. Yo creo que aquí todos los niños hemos tenido alguna vez por lo menos un juguete típico mexicano aunque inevitablemente algún terminajo en inglés se escapa por ahí.

¡Saludos!

martes, 9 de agosto de 2011

Con ganas de salir corriendo


Mi amiga Rosángel me envió esta tira de Liniers y me dijo que se acordó de mi al verla.

¡Muchas gracias amiga! es un gusto y un honor saber que te acuerdas de mi. Te mando un abrazo bien grande.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...