viernes, 10 de febrero de 2012

Fin de semana en La Paz

Mi amiga mi invitó y no había mucha manera de decirle que no, ya había pagado mi pasaje, estaba entusiasmada con que yo la acompañara y necesitaba a alguien que le sacara las fotos y el video mientras ella se regalaba este viaje de cumpleaños. Su finalidad: el avistamiento de ballenas en las aguas del Pacífico aledañas a Baja California Sur, así que sin mucho preámbulo nos fuimos a disfrutar de la aventura.

La Paz está casi en la parte "más septentrional" (como dirían en mis clases de geografía de la secundaria) del bracito de la República Mexicana, como pueden ver en el mapa, y es la capital de BCS :


Llegamos y nos recibió un clima fresco tirándole a frío, el aire no estaba nada cargado de humedad como sucede en otras playas más sureñas del país, además el sol no quemaba así que podríamos decir que era un clima apto para citadinos templados como los de la Ciudad de México pero con el plus de una cierta calidez y una limpieza de aire que aquí no tenemos. Empezaba todo bien.

Nos hospedamos en un hotel que quedaba justo enfrente de "El Malecón" o paseo a lo largo de la playa más céntrica de la ciudad donde llegan naves pequeñas y donde los pescadores se lanzan en pequeñas balsas a conseguir algunas presas:











Era simplemente hermoso y armonioso y aunque había turistas no los había en las cantidades tan abundantes que hay en otros puntos turísticos del país como Cancún o Los Cabos, este último muy cercano a La Paz.

El Malecón puede ser apto para ir a noviar si se tiene con quien, o a llevar a correr al perro si se tiene uno, a meditar en la playa bajo una pequeña palapa si hay necesidad o a mojarse los pies aunque el agua es fría como ella sola. Sin embargo cuando uno nota que El Malecón también es un camino largo, lindo y con casi nada de interrupciones también se pueden tomar los zapatos de correr e ir a explorar esos nuevos rumbos:













Esa vez disfruté mucho la carrera, tanto que terminé ya en la autopista, yo solo seguía porque habían algunos otros corredores sobre el camino hasta que llegue a un punto donde se acabó. Había un muelle y estuve ahí un rato para contemplar:


También corrí de noche, nunca lo había hecho pero fue encantador:



Y durante esos paseos tomé fotos de las obras artísticas ubicadas de tramo en tramo:







Cumplida la misión, me di un baño y fui a tomar el desayuno. Un cafecito a la orilla del mar... claro, me acordé de ustedes y ese café fue a su salud:



Y por último, a reposar la comida bajo una palapa de palma ¿qué más podría pedir uno en esos momentos? (ahí casi mentalmente escuche la voz de Victor diciendo esa sabia frase suya de "Que bien se vive cuando se vive bien" y no pude más que sonreir. Prometo que cuando me di cuenta ya estaba ahí, soy inocente jajaja ).



Bueno, pues ahí queda la evidencia de mi pasado fin de semana largo, una gran experiencia por donde sea que se le vea. ¡Saludos!

4 comentarios:

Víctor dijo...

aaaaaaaaaaah, ahora se explica esta larga ausencia tuya... Muy bonitas las fotos, parece un lugar muy agradable para pasear respirando aire puro, y sin mucha gente alrededor.

jeje, gracias por la cita, pero eso no "lo digo yo".. eso es una frase común en el idioma castellano que se utiliza para denominar "la vida que se pega Myriam, la Reina de la Fiesta del DF"

Besos

Myriam dijo...

Querido Víctor, de repente la fiesta se acerca a mi de manera inevitable y otras veces se va lejos, lejos y yo estoy más tranquila que un lagartijo bajo el sol.

Si, es un lugar agradabilísimo para pasear, cuando vengas a México después de pasar tus dos que tres rigurosos días en el DF podrías ir a visitar Los Cabos y luego La Paz. Te doy mi palabra que no te arrepentirás.

Besote.

Levemente dijo...

Ballenas... ¡qué envidia!... y delfines... ¡sirenas!

Me quedo con la imagen del muelle... con el final del muelle, frente a esa inmeeeeensa ventana acuática :-)

Myriam dijo...

Si Levecita, esa foto en el muelle representa un momento muy efímero donde uno símbolicamente llega al fin de algo pues no se puede ir más allá, así que sólo queda aspirar aire hondo pensar en lo que se queda y en lo que sí se va de regreso, y emprender la marcha a casa.

Un abrazo amiga!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...