viernes, 30 de marzo de 2012

Jacarandas al amanecer para Roberto

... o jacarandás como les dice él.


Era muy de mañanita y al verlas (¿o verlo? porque aquí aquí es más bien sustantivo femenino) me acordé de mi buen y querido amigo Roberto.

Mira, hoy mientras corría también encontré estas para ti:


Ojalá te gusten amigo.

Le mando un abrazo grande desde acá.

viernes, 23 de marzo de 2012

Demuestra que no eres un robot

Te lo piden decentemente en blogger...


pero en otros sitios se quieren asegurar mucho mejor...


¡Buenísimo, me encantó! :)

sábado, 10 de marzo de 2012

Corriendo entre soldados

El pasado 26 de febrero participé en una carrera que organizó la Secretaría de la Defensa Nacional de México. Es la segunda edición y como es gratuíta tiene gran demanda. Se ofrecieron la nada despreciable cantidad de algo así como 8000 inscripciones y fue esperada con ansia por todos los que participaríamos, incluso fue un caos pues se les colapsó el sistema de tantas inscripciones que tuvieron en tan pocas horas. Afortunadamente yo alcancé un lugar aunque fui la 5350 como pueden apreciar en esta fotografía:


Una noche antes dejé todo listo para en la mañana darme un baño, vestirme rápidamente y a eso de las 06:00 hrs salir con rumbo al sitio de la carrera. Primero lo de abajo, camiseta dry fit por aquello del frío de la mañana y el sudor, la camiseta del evento y unos pants de licra largos que eran nuevos lo cual resultó un error técnico considerable porque no los había probado en carreras largas ¡y a ratos sentía que se me bajaban! así que durante la carrera tuve que ponerlos en su sitio más de una vez:


Luego los tenis, los cuales han salido bastante buenos y me han protegido de lesiones, la verdad es que me gustan mucho y me pregunto que voy a hacer cuando se me gasten, espero encontrar otros igual de fieles que estos:


Y no podía faltar mi súper bolsa de la suerte. Creo que me ha acompañado desde la segunda o tercera carrera y ahí guardo todo lo necesario, mi número, los seguritos para colocarlo en el trayecto a la carrera, mi toallita para el sudor, papel higiénico, el mapa de la ruta, una botella con agua, dinero, etc. y estoy convencida que me seguirá acompañando durante muchas carreras más:


Y yo con la bandera bien puesta, en realidad sería una carrera bien mexicana que en ese momento aún no sabía que iba a ser de las mejores que he tenido:


El frío de las 06:30 de la mañana se dejó sentir. Como muchas otras ocasiones, fui arrojada sin piedad al frío de la calle mientras mi familia iba a buscar estacionamiento jeje. Subí una calle empinada y llegué al campo militar. Pasé los arcos de detección de metal y finalmente estuve adentro, normalmente uno no pasa a las instalaciones militares pero en esta ocasión si. El ambiente marcial se podía percibir en el ambiente:


Cuando llegué no había aún tanta gente y grupos de soldados en mangas de camisa marchaban por aquí y por allá, me parece increíble como es que los disciplinan tanto y mientras uno echaba brinquitos para empezar a entrar en calor, ellos tenían que andar así bien fresquecitos sin inmutarse mientras los ponían a hacer ejercicio, desde ahí los empecé a admirar:




Al ver tantas cosas militares uno se asombra, normalmente sólo se ven cosas así en los desfiles pero ahora estaban cerca y eran accesibles, incluso me pude tomar una foto cómodamente recargada en un tanque de guerra impresionante:




Se empezó a juntar la gente y ya se veía por todos lados a personas calentando, en esos momentos la emoción sube y uno se pregunta que tan nos irá en esta ocasión:



Y yo veía muchos soldados en la salida, no sabía si resguardando o que, pero ahí estaban:



Empezó a llegar la gente y con ellos personajes curiosos como este que ahora sé que le llaman "El Peluches" y que ya he visto en otras carreras, y otro que también llegó caracterizado. Siempre suele haber personas que van con atuendos llamativos lo cual le da un toque festivo a estos eventos:



La gente seguía llegando, era un mar de gente y aproveché para capturar algunas imagenes, luego le pedí a alguien de por ahí que me tomara una para inmotalizar el momento previo a la salida:



Y ya listos en la línea de salida. No se le veía el fin a la columna de gente esperando ahí:


Y tomé una foto de nuestros pies inquietos ya por correr y por tratar de que no se enfriaran entre aquella multitud que en un momento era tanta que ya no permitía moverse más:


¡Y finalmente un cañonazo anunciando la salida! claro, éramos tantos que yo salí casi tres minutos después de que salió el primero:



El himno nacional previo a la salida:



La carrera había empezado. En esos momentos es impresionante ver a tanta gente haciendo lo mismo, correr:


Lo mejor de la mañana: haber corrido al lado de los soldados. Uno normalmente piensa que son gente tosca y deshumanizada pero al verlos ahí sudando la gota gorda como todos los demás, a un ritmo que no pueden variar y además ¡con botas y cantando! no puede uno menos que admirarlos y brindarles un aplauso:


Tomé un poco de video de las tropas corriendo y cantando. No sé si habrán corrido por gusto u obligación, pero fue muy agradable correr al lado de ellos. Grabé un poco de sus cánticos militares y arriesgando el físico sólo por ustedes y por llevarles la noticia como fue, corrí a su paso y luego los rebasé y me puse delante de ellos para que vieran como sucedieron las cosas en el justo instante en que pasaron jeje:



Cuando pasábamos por la señal de un nuevo kilómetro había soldados tocando música de banda de guerra, y yo ahí como pude los grabé un poco:



Diez kilómetros después, la meta. Es increíble que tan lejos se puede ver una meta a unos 300 metros de distancia y después de haber cruzado la meta uno dice ¿a poco ya se acabó?. Es delicioso ese cansancio que el cuerpo siente cuando empieza a relajarse y los estiramientos nunca saben mejor:


Luego el abastecimientos de líquidos en la zona de recuperación:



Luego yo feliz posando con mi medalla y mi bolsita con agua y fruta:


Ya de salida con mi bolso:


Y el problema fue al final para salir de ahí, éramos una multitud y se congestionó el tránsito peatonal. Luego, otro relajo para salir de ahí con el auto. El estacionamiento de un centro comercial prácticamente estuvo a su máxima capacidad.


Y bien, esta fue la reseña de mi última carrera. La verdad es que esto me hace muy feliz y la medalla en forma de placa me gustó. Esperaré la próxima y si no les he aburrido con mis runner-relatos aquí se los platicaré en breve.

¡Saludos para todos!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...