jueves, 28 de junio de 2012

Remembranzas

Este último tiempo he andado un poco nostálgica, pero no triste sino más bien contenta al recordar buenos viejos tiempos, viejos amigos y mi vida cuando era mucho más joven que hoy.

Hace unos días un amigo me preguntó si tenía recuerdos de cuando yo era muy pequeña y la verdad es que tan atrás no me acuerdo, así de bebé no, pero si me acuerdo ya quizá de unos 3 o 4 años. Le contaba que recordaba el sabor de la leche con Quick de vainilla que me hacía mi mamá, o cuando mi papá me cargaba si me quedaba dormida en casa ajena, me acuerdo de mi silla alta para comer con mesita integrada, una taza de plástico color beige donde tomaba agua roja hecha de Kool-Aid (deliciosa). Recuerdo algunos juguetes, algunas ilustraciones de libros, casualmente tenia unos libros para aprender inglés, quizá era los que llevé en el kinder porque si alcancé a ir un par de años al kinder privado donde enseñaban inglés y  ahora que recuerdo esos dibujos los amo.

El olor a la plastilina y los huevos estrellados que me preparaba mi mamá, yo les ponía catsup (no sé como es que me gustaba eso) y les reventaba la yema con pan Bimbo. Recuerdo a mis hermanas jugando conmigo a las Barbies y a otras cosas también. Una mayor que yo 3 años y la otra menor que yo 3 años también.

Particularmente recuerdo cuando sacaba de un librero los discos de acetato de mi papá y encontraba unos más grandes y otros más chicos, incluso había unos de colores. Pero lo que si recuerdo muy bien era que había uno que me llamaba mucho la atención porque era de una agrupación cuyos integrantes vestían unas ropas muy extravagantes, trajes coloridos pegados al cuerpo, cabellos con mucho volumen y, lo más llamativo, unos zapatos enormes de plataformas increibles y diseños psicodélicos. Recuerdo estar por lo menos un par de minutos mirando esa portada tratando de, en mi mente infantil, encontrar una razón para tales fachas pues a esa edad, unos 4 años quizá, si me asustaban un poco esas pintas.



Pero mientras yo analizaba esa foto mi hermana que ya iba en la primaria y ya estaba capacitada para esas labores, ponía el acetato en el tocadiscos y recuerdo bien que se empezaba a escuchar una música que me deleitaba. Quizá ya andaría por ahí mi hermanita menor dando algunos pasos y entre las dos o las tres tal vez, armábamos el baile y hasta con concurso integrado.


Me tocaron en mi infancia las reminiscencias de la música disco setentera y deveras que ahora que la escucho me sigue gustando y me sigue invitando al baile como en aquellos años donde convertíamos la sala de mi casa en pista. Terminando la pieza mi hermana volvía a levantar la aguja, la llevaba a la distancia adecuada y la volvíamos a poner. Nos la pasabamos requete bien en esas tardes.


Para ilustrar, una foto mía de aquellos ayeres que creo que sólo he compartido con un par de amigos y una de las cancioncillas que bailábamos y que hoy me siguen poniendo a mover. 


Va un abrazo nostálgico y setentero para todos ustedes ;-)

8 comentarios:

Gamar dijo...

Casualmente, desde hace unos días también estuve haciendo ese desempolvamiento de recuerdos de la infancia.
La verdad es que cuando uno se pone a rememorar, aparecen recuerdos que parecía que ya no estaban.
Es bueno pasar buenos momentos recordando.
Besos.

Myriam dijo...

Si, es muy agradable disfrutar esos ratos en los que nos transportamos a otros lugares y a otros tiempos, sobre todo cuando éramos niños, no nos preocupábamos y todo estaba bien.

Particularmente la música siempre nos va a ayudar a transportarnos como en mi caso que no puedo evitar recordar los bailes con mis hermanas cuando escucho música disco.

¡Abrazo!

Víctor dijo...

jajaja, me juego la cabeza, y no la pierdo, a que la canción que te gustaba era esta:

http://www.youtube.com/watch?v=E5gNYVia2rg

En la foto de niña tienes cara de curiosa y de testaruda, las dos cosas la mismo tiempo, jeje

Besos

Myriam dijo...

¡Jajajaja! yo a esa edad ya bailaba igual que ese morenito del grupo jajaja.

Curiosa si pero testaruda no mucho porque siempre fui más bien tranquila, mi mamá en ese tiempo era de esas mamás que te aplacan con la mirada así que berrinches no hice muchos.

Un beso grande para ti Victorcito.

Levemente dijo...

En esa fotografía estás casi igualita que mi hermana, unos pocos años mayor que tú, estimo. Mismas coletas, misma edad, misma ropa... ¡estás preciosa!

En cuanto al vídeo... ¡madre, no he movido veces el esqueleto al ritmo de esa cancioncita!... Yo es que era de un funki... que superaba cualquier otro género musical.

¡Boney M... qué buenos!... El grupo no habría sido lo mismo sin él; sus coreografías eran esenciales. Myriam... ¿te imaginas a Víctor bailando del "Daddy col"?... es más, ¡¿te imaginas a Víctor bailando?! :-D A mí me cuesta... será que también le imagino tranquilo ;-)

Víctor dijo...

No Leve, Myriam no se imagina nada de eso, ni falta que le hace.. :-)

Myriam dijo...

Victorcito, pues Leve ya puso una imagen tuya en mi mente y estoy empezando a darle movimiento de daddy cool, aunque no sé, yo soy más de la idea que debido a tu formalidad y buenos modales bailas más bien así con ese pasito con la mano en la cintura como el de este video:

http://youtu.be/Jxpe1oSp_sg?hd=1

(Verlo mejor desde el link que sale en el gmail)

Besos para los dos mis chicos superpoderosos reunidos (y peliando) una vez más :P

Levemente dijo...

¡Guaaaauuu... has elegido uno de los primeros singles que compré!... Y sí, veo más a nuestro Víctor en esa actitud coregográfica jejejeje, aunque casi que tampoco jeje...

Aquí... peliando un poco ;-PPPP

Abrazos a ambos dossssss...

Pd. Por cierto, no había reparado en el parecido de la cantante de Blondie con
Michelle Pfeiffer, la cual tampoco lo hace mal delante del micrófono. Véase la prueba en la película "Los fabulosos Baker Boys"...

http://www.youtube.com/watch?v=hwzZ6kb3u9k&feature=fvwrel

Aunque si bien esta escena la catapultó como "símbolo sexual", yo la prefiero en esta tonada...

http://www.youtube.com/watch?v=idu82OU9vdM

¡Que ese tema es uno de mis stantars preferidos!

¡Qué guapas las dos!

Bueno las cuatro, que incluyo a Myriam y a mí misma y mi mismidad.

Bueno los cinco... que, como no, también entra Víctorcillo :-D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...