lunes, 14 de enero de 2013

Mis 5 min de relax

Como les he contado, estoy pasando por un momento de trabajo muy intenso pues ya sólo faltan 4 días para mi tan esperado examen. Es imposible que no lo relacione con algo equivalente a parir un hijo. Que me disculpen las puritanas de la gestación de bebés que dirán de seguro que dar a luz a un hijo es una acción sublime e incomparable con cualquier otra experiencia en la vida de una mujer (es importante esta última especificación).

Estoy más convencida que "desconvencida" que no es así. Si algo te representa un verdadero esfuerzo, una meta o un reto es válido considerarlo también como un evento sublime (si no preguntémosle a los que alcanzan el pico de alguna enorme montaña, ese tema lo discutimos ya en alguna otra ocasión), seas o no seas mujer. Puede que tu logro no le reporte beneficio más que a ti mismo pero, creo yo que, como la vida es tan corta y tenemos una sola, tenemos que valorar completamente nuestras metas, sean las que sean, y esforzarnos por alcanzarlas lo más pronto posible, y en cuanto cumplamos alguna, ir rápido en búsqueda de la que sigue y así, hasta que sintamos que ya es suficiente y estemos en paz. Ese es mi punto de vista sobre el objetivo de la vida, hay que vivirla y no sólo dejarla pasar.

En fin, será que estoy eufórica, cansada, sensible, descontrolada, mal comida o como ustedes lo consideren, pero lo que es cierto es que siento que por momentos puedo tocar esa pequeña campanilla de la felicidad que se encuentra en la cima de cada montaña que elegimos para escalar. Esta que tengo en turno produce un tintineo fino, breve y espaciado que debo disfrutar mientras dure porque pasará de largo en algún momento no muy lejano y en poco tiempo será historia.

Acepto que mi exacerbada visión "gestacionaria antipuritana" quizá es la que en este momento me priva de tener una mano cariñosa que tangiblemente se apoye en mi espalda haciéndome sentir que no estoy pasando por esto sola (aunque físicamente a 10 m a la redonda si lo estoy) y que me diga que todo estará bien (de lo cual en realidad no tengo completa certeza), pero me apoyo en lo bueno que si tengo: entes etéreos que sé que me quieren, que me apoyan y creen en mi, aunque sus "sustratos materiales" pululan, a veces indiferentes, por diversos lugares, algunos completamente lejanos al mío.

Eso es todo, no hay nada más: estoy yo y un conjunto de entes e ideas que van y vienen construyéndose y soportándose progresivamente unas a otras, dándome luego soporte a mi. Como dice esa increíble canción:

"Todo lo que siempre he querido
todo lo que siempre he necesitado
está aquí... en mis brazos".

No hay nada más. Eso es lo único cierto para mi en estos momentos.

Les voy a compartir esa canción en una versión que descubrí hace un tiempo y que ya la he recomendado a algunos. No puedo dejar de verla y escucharla pues ante mis ojos ese es una de tantas salpicadas de lo que yo considero la verdadera felicidad.

Va la canción y va la reflexión. Si me perciben rara es que ya llevo al hilo algunas desveladas jeje.



9 comentarios:

Phy girl dijo...

'Si me perciben rara es que ya llevo al hilo algunas desveladas' jajaja totalmente entendido :)
Me ha gustado mucho esta entrada y la canción también, es muy valiosos que hayas compartidos estos sentimientos previos a un momento tan importante en tu vida.
Tu examen va a salir grandioso!
Ánimo!

Roberto dijo...

Myriam, tómatelo con calma. Estoy seguro de que todo saldrá perfecto.

Besos.

Myriam dijo...

¡Gracias Phy y Roberto!, a mi lo que me mata de todo esto es la incertidumbre.

Como digo yo: "lo que ha de tronar, que truene", lo malo es que aún tengo que esperar para ver el desenlace de todo esto.

Prometo traer más noticias de todo esto.

Besos y abrazos!

Víctor dijo...

Cuatro días antes de la gran prueba, y aquí está Myriam subiendo entradas... ¡Eres una superwoman!

Myriam dijo...

Más bien estoy medio loca, pero creéme, no soy de esas personas súper disciplinadas que pueden dejar de atender a los amigos o la familia por meterse en el trabajo, además, ¿que aburrido sería eso no?, además, como ya lo dijo un gran sabio:

"Si Platón se dio tiempo para escribir sus Diálogos ¡que yo no me de tiempo de escribir una entrada!"

Bien, pues sigo adelante, creo que para sentirme realmente lista necesitaría un mes más pero debo de entenderlo, eso es completamente imposible.

¡Saludos a todos!

Gamar dijo...

Y ahora?
Ya estamos.
Es el día.
Un empujón de fuerza desde acá.
Beso.

Levemente dijo...

¡Ey Myriam... ya pasaron esos cuatro días!... ¿Cómo te fue?

Myriam dijo...

¡Gracias por el empujón Gamar! creéme que si me sirvió mucho.

Te mando un beso :D

Myriam dijo...

Levecita, me fue muy bien, afortunadamente ya pasó todo y aunque aún tengo resaca de las desveladas, ya por lo menos tengo el alma tranquila.

Besos y abrazos para ti.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...