miércoles, 27 de marzo de 2013

Midiendo bajo el frío

En noviembre fuí a hacer unas mediciones a un laboratorio de alta tensión que se encuentra en el estado de Ontario en Canadá. Tuve aproximadamente dos semanas para diseñar y fabricar un sistema cuyo objetivo era comparar el desempeño en la atenuación del campo eléctrico del silicón puro contra el silicón modificado que yo preparo en el laboratorio.

Fue la Universidad de Waterloo, de momento hay una invitación para regresar pero aún no hay nada confirmado, mientras tanto me he puesto a atender asuntos aquí en México para ir asegurándome un futuro a corto y largo plazo. 

Desde que llegué el paisaje fue blanco. Como quizá saben los que han leído mi blog, yo no conocía la nieve natural, nunca había visto nevar y mucho menos había estado parada bajo la nieve, así que aparte de los "objetivos eléctricos" que perseguí al ir para allá, también ya pude vivir la sensación de estar en una (más bien varias) nevadas.


Del laboratorio no pondré muchas fotos por discreción pero si les puedo asegurar que sea uno Ing. Eléctrico o no, las instalaciones impresionan, todo funciona, todo está impecable y las comparaciones con lo nacional no pueden evitarse: 


¡Ta-raaaán! Les presento a otro de mis "bebés" (lo digo porque lo hice desde cero y lo ví formarse, claro, hubo un tercero involucrado que me ayudó mucho como debe de ser, mi estudiante asignado Daniel al cual le envío desde aquí un saludo).


El extremo cilíndrico transparente está hecho de silicón puro y el blanco es mi material el cual originalmente también era transparente pero tiene integrado polvo muy fino de cerámico que le da propiedades eléctricas ventajosas, a este tipo de materiales que involucran dos fases distintas que no se mezclan químicamente en una sola fase se les llama "materiales compositos" o simplemente "composites".

Al centro hay un disco metálico que está conectado a tierra y el otro extremo largo con núcleo metálico está conectado a un voltaje alto (5-10 kV). La idea es estudiar que tal aíslan y distribuyen el campo eléctrico ambos recubrimientos en igualdad de condiciones.

También me llevé de paseo a mis otras muestras y las medí todas con un equipazo que hasta micrómetro integrado tenía para determinar el espesor de la muestra (...suspiro).


Y bien, una de las funciones de los materiales que yo elaboro es recubrir aisladores cerámicos que originalmente son de porcelana o vidrio. Con el recubrimiento plástico elaborado se pueden proteger mejor ante las condiciones ambientales y se mejora la distribución del campo eléctrico a través del cuerpo del aislador. Este que muestro no lo hice yo, lo hicieron ahí en ese laboratorio, pero es un ejemplo muy claro de la aplicación real del material elaborado, aunque lo ideal es elaborarlos totalmente de plástico modificado con rellenos para evistar esos empalmes metálicos del centro:


¡Y me llevé otras cosas lindas para sentirme acompañada! entre ellas mi libreta de Asturies (que dice "Dame un besín") donde apunté algunos datos importantes.


Paseando por las instalaciones sólo se detectaba frío, frío y nieve. Esta foto es curiosa porque ahí en pequeñito en las bancas se ve a una pareja conversando a la intemperie como si nada ¡eso es estar aclimatado al lugar!.


Una cafetería donde compraba algunas cosillas para no morir de hambre. La verdad es que la comida como que no fue fácil en esos días.


Algo de lo más saludable que hallé, verduras empacadas y una crema de champiñon:


Mientras comía repasaba cada uno de los personajes del "Alumni Wall of Fame" de la Universidad:


Ya de noche, me retiraba a mis aposentos por una puertecilla trasera, y a partir de ahí... frío.


Como a las 8 de la noche el hambre ya era suprema y me iba a buscar algo que comer a una plazita universitaria de por ahí.


Y lo mejor que había eran hamburguesas, comí varias en esos días.


El caminito al edificio donde me hospedé:



Y mucho más paisaje nevado en todas mis salidas al exterior. A las 4 de la tarde se hacía de noche.





Y yo con varias capas de ropa para salir. Por cierto que en la foto estoy usando un gorrito de lana muy lindo que me obsequió mi querido amigo Roberto y que también me hace sentir acompañada cuando lo uso.


Pues aquí queda la reseña de esa visita, dura por cierto, no es lo mismo ir de paseo que ir de trabajo pero al final la experiencia que queda es la que cuenta. ¡Saludos a todos!

11 comentarios:

Levemente dijo...

A mí también me impresionan esas instalaciones... y hasta envidia me dan :-D... En efecto las comparaciones con lo nacional son inevitables ¡ains!

¡Y la nieve también!... a mí para unos días me parece encantadora.

Se me hace raro verte tan abrigada... aunque en realidad es verte sin verte jeje...

Un abrazo amigüiiiii...

Pd. Estoy pensando en pedirte un poco de uno de tus bebés para protegerme de las condiciones ambientales que me rodean jeje... Eso y que me da alegría ver a tus criaturas viajando por esos mundos universitarios de dios ;-)

angel lago villar dijo...

Ufffff!!
¡¡QUË FRÏO!!!!!

Muy bonito y muy eficiente....pero el Sol....el Calor...no se yo si me gustaría.

Cuando relatas tus experimentos, te veo de agente 007, creando un elemento que nos salvará y que es super-secreto y empleas el blog para dar pistas a la Organización de tus adelantos.....todo en código para que el Doctor Maligno no los pueda copiar y adueñarse del Mundo :D:D:D:D:D: ¡¡¡Cómo se me ha ido la cabeza!!! :D:D:D:D:

Oye, yo no te doy un "besín", te doy cientos, miles....

Un abrazo enorme.

Myriam dijo...

Así es Leve, las instalaciones nacionales como acertadamente también has apuntado tú, están a veces para llorar pero... ¡ahhh! ¡la comidaaa! en esa si nadie nos gana, por lo menos tenemos esa ventaja jejeje.

Y me llevo a "los bebés" de compañeros, lo malo es que no son muy platicadores que digamos :D.

Besos y abrazos!

Myriam dijo...

Angelito, la verdad es que adentro de las instalaciones uno podría andar hasta de sandalias pero nomás era cosa de asomar un dedito a los exteriores y ¡ay nanita!.

Sin embargo yo sentí que era un frío de otro tipo, no sé, como que no era un frío crudo como el que a veces cae en nuestras ciudades templadas, no, era un frío natural, sin maldad (si es que un frío pudiera tener intenciones) o sea, como que hacía frío pero el fin no era enfermar sino simplemente cumplir con el ecosistema y afortunadamente no me enfermé y eso que llevaba antibióticos y todo un botiquín digno para abastecer una clínica, pero no lo utilicé bendito dios.

Me han dicho que les agrada que les hable de mis experimentos y ya hacía un rato que no lo hacía así que hoy disfruté mucho platicarles sobre las últimas novedades.

¡Miles de besines para ti también amiguis!

Roberto dijo...

La verdad es que se ve muy frío todo ese paisaje, lo único bonito es la niña del gorrito.

:)

Víctor dijo...

Muy chula la entrada, Myriam. Me gustan mucho tus reportajes de viajes y de experimentos, y aquí tenemos algo de ambas cosas!

Yo lo que me pregunto es si realmente es TANNN difícil hacer las cosas bien.. si es TANNN difícil actuar de la misma forma que los países serios, o al menos de forma un poco parecida..

Un abrazo


Francisco M. dijo...

Hola Myriam, la verdad es que tiene pinta de hacer bastante frio por ahi. Abrigate hija, que me entra frio de solo ver las fotografias :(
A seguir bien, feliz comienzo de semana :)

Saludos desde felicidadenlavida;
Un saludo,
Francisco M.

Víctor dijo...

Recuerdo que en este blog solían publicarse entradas muy interesantes, qué pena que se encuentre COMPLETAMENTE ABANDONADO..

Roberto dijo...

Adhiero totalmente a lo que dice Víctor.

Entrada, entrada, entrada, entrada, entrada, entrada... pronto, pronto, pronto!!!!!!!!!!!!!!!

Roberto dijo...

... respirar... respirar...

Roberto dijo...

Entrada, entrada, entrada, entrada, entrada, entrada... pronto, pronto, pronto!!!!!!!!!!!!!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...