martes, 25 de febrero de 2014

Eco-friendly

(Como que empiezan a leer y como que nadie tiene problema y no me regañan por tener abandonado el blog).

Y todas las veces digo: ¿qué pongo?, ¿qué pongo? y creo que lo que más me entusiasma en estos días es mi proyecto en la universidad o sea que de eso tratará mi entrada de hoy.

Como preámbulo contaré que tuve un inicio de año dificil, si de por si estaba desconcentrada hubo temas personales que me desconcentraron más pero finalmente retomé el trabajo y estoy empezando a producir algunas cosas.

Mi "área de expertise" (según se cuenta) es la ciencia de los materiales. Y después de hablerle hecho modificaciones a mi proyecto inicial acordé con mi tutora en trabajar en materiales compuestos (polímero/cerámico) para aplicaciones de almacenamiento de energía. La cuestión mas interesante fue cuando me dijo: ¿qué tal si pruebas con un polímero biodegradable?.

Acepté el reto y tuve que ponerme a leer desde cero que es eso de un polímero biodegradable (que no es lo mismo que un biopolímero), tipos, características, etc. Después vino la labor de decidirme por uno después de haber encontrado en internet como se puede procesar plástico a partir de vegetales con almidón. ¿Por qué no? vamos a hacer Almidón Termoplástico (o Thermoplastic Starch en inglés) obtenido a partir de la papa.



¡Increible!, después de haber trabajado durante el doctorado con un polímero que costaba casi 1500 dólares el galón, ahora tenía en mis manos la posibilidad de crear un plástico desde cero con materia prima que sólo cuesta una fraccion de un peso mexicano. En primera instancia eso parece sospechoso, pero ¿por qué no? parece una aventura emocionante.

Ya para este momento soy capaz de ir a comprar un par de kilos de papa y obtener con ellos un plástico, pero para ser más práctica no me fui tan atrás. Compré en un supermercado el almidón de papa que se utiliza para cocinar, conseguí un par de quimicos "amigables con el medio ambiente" para complementar mi proceso experimental ¡y me sentí feliz!.

Mucho tuvo que ver en que aceptara ese proyecto mi serie favorita "ever" Breaking Bad. Creo que esa serie es como una serie de culto para los que hacemos materiales ¡ahhhh! es un deleite ver a ese tipo y a su ayudante doctorado en cristalografía haciendo estupefacientes sintéticos con sincera pasión.




Así que me dije ¡que venga la diversión! hay que recrear esas escenas y hacer algo así. Entonces me conseguí mis charolas y me puse literalmente a cocinar.







Y bueno, ya he hecho varias muestras y finalmente empecé a obtener buenos resultados. Estoy obteniendo plásticos que sin mentir me podría comer de tan ecofriendlys que son. Hoy de hecho le quité un pedacito a uno y lo degusté, claro, un trocito miniatura pero de verdad que me lo comí:


Estoy a punto de "amarrar" esa primera parte que es la optención del plástico, despues viene la parte de modificarle sus propiedades eléctricas y esa parte estará buena también. Como sea, he aquí un plástico que no daña la tierra, los animales ni el medio ambiente en general. Mi idea es conseguir tenerlo ensandwichado entre dos placas conductoras haciendo el rol de material aislante con permitividad dieléctrica modificada dentro de un sistema capacitor, así como le explicaba muy técnicamente a un amigo hace poco: "la idea es hacer al plástico conductor, pero nomás tantito", con lo cual quedó muy clara la idea de lo que estoy haciendo.

Y bueno, esas son las novedades. Hay mucho más, claro, pero por el momento aqui lo dejo y aprovecho para enviar saludos a mis lectores (si aún queda alguno rondando por ahí) y comentándoles que dentro de lo posible estoy tratando de hacer algo productivo y trabajar duro.

Saludos para todos, seguiremos en comunicación
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...